lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Opinión

Cuando Olga se convirtió en Vera

Olga, que nació en Rusia hace 52 años, vivía con su pareja en Galicia y una noche fue violada y golpeada. Su situación irregular la llevó a estar retenida 48 días en el CIE de Madrid “por inventarse una agresión sexual para conseguir los papeles”

La conocíamos como Olga hasta el miércoles. Sabíamos que había nacido en Rusia, que tiene 52 años, que vivía con su pareja en Galicia y que una noche de marzo, cuando regresaba a casa, dos hombres la habían agredido a punta de pistola. Tras violarla y golpearla, la habían dejado en un monte desnuda. Cuando la encontraron aún estaba aturdida y llegó al hospital en ambulancia. Olga denunció la violación pero en cuanto la Guardia Civil la conoció sus problemas se agravaron. Estaba en situación irregular y esa situación la convirtió inmediatamente en sospechosa. Paso de víctima a culpable en cuanto no pudo presentar unos “papeles”. La violación dejó de tener importancia para las autoridades españolas. Lo único que le preocupaba a la administración es que esta mujer no estaba en situación regular.

Denunciar la violación le supuso a Olga una detención “por inventarse una agresión sexual para conseguir los papeles” y 48 días retenida en el CIE de Madrid. Se presentó ante el juez con las marcas de la paliza aun en la cara, pero el juez no las vio. No levantó los ojos de los papeles, Olga solo era unos “papeles” para el juez, solo fue unos “papeles” para la fiscal.

Sabíamos todo eso porque Olga a pesar de todo, continuó siendo valiente y su testimonio fue recogido en el informe “Violadas y expulsadas” con el que la Fundación Aspacia ha sacado a la luz la situación de las mujeres víctimas de violación en situación irregular. Un informe en el que se relata sin edulcorar cómo el Estado no protege a estas mujeres, cómo se extiende la impunidad de los violadores ante la falta de diligencia de la justicia que convierte en culpables a las víctimas.

Diez días después de presentarse públicamente el informe, el miércoles día 4, en la Fundación Aspacia recibían la llamada de la pareja de Olga, un ciudadano español que les relataba que estaba siendo llevada hacia un avión que la expulsaría, esa misma mañana, a su Rusia natal. Ese día, el nombre de seguridad, Olga, se esfumó. Vera, que así se llama realmente, iba a pagar las consecuencias de su valentía. Ante tanta denuncia, las autoridades decidían que era mejor echarla, no oírla más, que enmendar todas las violaciones, las físicas, las legales, las que se habían cometido contra sus derechos… que Vera había sufrido.

La expulsión se paró 24 horas después gracias a la intervención de la Defensora del pueblo, que remitió de madrugada una petición a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras para que se estudiase con detalle todo el caso y se aplazase mientras tanto la expulsión. Pero la orden de expulsión sigue vigente. De hecho, Vera tendrá que presentarse semanalmente en la comisaría como medida cautelar para asegurar su expulsión. Esto significa que tiene el riesgo de ser expulsada durante cualquiera de esas comparecencias. Esto significa que hay una mujer a la que se le han robado todos los derechos mientras hay unos violadores reforzados en la impunidad. Vera, una mujer pero también un nombre tras el que se encuentran todas aquellas que no conocemos.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Nuria Varela

Nuria Varela

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.