lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Sociedad

Cive Pérez: “Hay que desbordar la Ley Mordaza a través de la desobediencia civil”

El periodista, ensayista y agitador Cive Pérez nos presenta ‘¿Qué es la Desobediencia Civil? Preguntas (y respuestas) más frecuentes’, editado por el Viejo Topo.

06 diciembre 2013
14:37
Compartir
Cive Pérez: “Hay que desbordar la Ley Mordaza a través de la desobediencia civil”
Cive Pérez en una imagen de archivo.

El periodista, ensayista y agitador Cive Pérez (Madrid 1948) retorna a uno de sus temas más significativos, la desobediencia civil, empeñado en “reforzar la respuesta ciudadana ante un contexto global caracterizado por la ruptura del consentimiento democrático y la eliminación de derechos fundamentales”. Por ello ha presentado ¿Qué es la Desobediencia Civil? Preguntas (y respuestas) más frecuentes, editado por el Viejo Topo.

¿Qué aporta este pequeño libelo sobre desobediencia civil?

Se trata de un breviario que pretende ser esencial y pedagógico a propósito de una de las grandes herramientas de transformación política con que cuenta la ciudadanía.

Defina la desobediencia civil.

Alguien comete un acto de desobediencia civil cuando actúa de manera ilegal, pública, sin violencia y conscientemente, con la intención de frustrar las leyes, políticas o decisiones de un gobierno.

¿Está justificada la desobediencia civil en el contexto actual?

En estos momentos de ataque a todos los derechos, de involución democrática y de ruptura del pacto de consentimiento, la gran herramienta de transformación política de los ciudadanos es la desobediencia civil. Los recortes sociales, económicos y de libertades deben ser respondidos por una sociedad cargada de razones y con herramientas de transformación que no sólo signifiquen pataleo, sino realmente cambios sustanciales.

¿Cabe una nueva lectura de la desobediencia civil en el actual contexto de crisis sistémica, donde lo público está siendo usurpado por el poder privado transnacional?

Si nos ceñimos exclusivamente a la definición clásica de desobediencia civil, podemos estar permitiendo que los poderes paraestatales dicten leyes fácticas de obligado cumplimiento. Como ejemplo de lo anterior, sólo debemos recordar las presiones del mercado para que se modificara la Constitución española a fin de amoldarse a los intereses de esos mercados. De ahí la necesidad de superar las formas clásicas de desobediencia civil, respetando, eso sí, dos componentes fundamentales, como son la no-violencia, que confiere legitimidad ética, y  la acción pública a cara descubierta, lo que significa el ejercicio de la política, con mayúsculas.

¿Se puede considerar, bajo esa perspectiva, que el anticonsumismo es otra forma de desobediencia?

Cuando todo está dispuesto para generar una inercia de comportamientos sumisos, dejar de apoyar oligopolios, como el energético, o culturas de depredación del planeta, debe ser considerado como la articulación de nuevas formas de desobediencia civil.

¿Cuáles son los campos en los que podemos aplicar procesos de desobediencia civil?

Aquellos donde se produzca un acto de injusticia o se prime el interés de unos pocos por encima de la salvaguarda de valores universalizables. Pero concretando, me viene a la cabeza el nombre de Bob Black, cuando dijo aquello de que tu supervisor o tu capataz te da a ti más órdenes durante una semana que toda la policía durante una década.

¿Qué ejemplos actuales de desobediencia civil podría destacar?

El paradigma actual de desobediencia civil en nuestro contexto es el que está  desarrollando la PAH. Es un proceso no-violento, colectivo, público y con gran capacidad de trasladar al conjunto de la sociedad la injusticia de los desahucios. Otro ejemplo que comienza a andar es la campaña de DeSolbediencia desarrollada por la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético. Pero hay infinidad de luchas que están desarrollando procesos de esta naturaleza.

¿Qué hacer cuando los poderes responden a la eficacia de la desobediencia civil con normas represivas como la Ley Mordaza?

Hay que desbordar la Ley Mordaza a través de la desobediencia civil, asumiendo el precio, pero teniendo en cuenta que ese precio, siendo muy doloroso, será inferior al desastre que significaría para la sociedad admitir una ley profundamente represiva, injusta y antidemocrática.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

J. V. Barcia Magaz

J. V. Barcia Magaz

6 comentarios

  1. pepito grillo
    pepito grillo 10/12/2013, 07:40

    Y Darles donde mas duele.EL BOLSILLO.
    Dejar de pagar 3 meses los recibos de luz (aumento constante de tarifas)teléfonos (caros y mal servicio)
    ¿Nos cortarian el suministro a todos?

    Responder a este comentario
  2. María
    María 07/12/2013, 22:25

    Tenemos que empezar a prescindir del sistema, así es. Además de Zara, El Corte Inglés tambien deja mucho que desear como empresa respetuosa con el medio-ambiente y los derechos humanos en países llamados del tercer mundo.
    ¿Y que decir de Mercadona? El empresario ejemplar, el humanista ejemplar, el español ejemplar, el valenciano ejemplar, el miembro de esa secta gris o más bien negra que es el opus mei.

    Responder a este comentario
    • Yves
      Yves 02/01/2014, 01:27

      El Opus Dei, más que negro, es negro oscuro. Para quien quiera informarse, no perderse el libro “Opus Dei, Así en la Tierra como en el Cielo”, de Jesús Ynfante (sí, con ‘y griega). Es una empresa mafiosa y muy mafiosa que participa de lleno en el PP.

      Responder a este comentario
  3. J.A.O.
    J.A.O. 07/12/2013, 21:36

    Además de la desobediencia civil,no somos conscientes del poder que tenemos como consumidores, por ej.:
    No comprar en las tiendas de Inditex (Zara). Tiene trabajando en el planeta y en condidiones infrahumanas a miles de humanos…

    Responder a este comentario
  4. María
    María 06/12/2013, 22:16

    Está claro que cuanta más gente desobedezcamos leyes injustas se lo ponemos difícil para detenernos a todxs.
    A ver si vamos despertando y nos vamos sumando a la muy justificada desobediencia.

    Responder a este comentario
    • Yves
      Yves 02/01/2014, 01:34

      Aquí EL DESOBEDIENTE ES EL GOBIERNO. No obedece a las leyes ni a la ética democráticas, ni en la esencia ni en la praxis. La democracia no les importa lo más mínimo. Van a lo suyo caiga quien caiga, y quien cae somos nosotros.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

‘La vida nueva que empieza en el territorio’, por Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso

Jorge Sharp, alcalde de Valparaíso (Chile), reflexiona sobre el gobierno local y el movimiento municipalista global, y defiende que "es allí donde podemos avanzar de forma más clara en la reconstrucción de la comunidad".

Los socios/as escriben

Actas de asamblea: ¡tenemos un infiltrado! (5)

En la quinta entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Libro de Actas del Departamento Itinerante "Paulo Freire" de la Universidad Libre, en Nuevo Tecpatán.

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".