lamarea.com

domingo 21 octubre 2018

Política

El Borbón que asesinó a su mujer y jamás cumplió condena

Jose María de Borbón y De La Torre, primo del rey Alfonso XIII, mató a su mujer en febrero de 1926.

25 noviembre 2013
17:30
Compartir

Jose María de Borbón y De La Torre nació en Madrid en 1883. Duque de Sevilla, era un reputado coronel de Infantería con un futuro muy prometedor que se labró en las campañas de Marruecos. El militar era tío abuelo del actual duque de Sevilla, Francisco de Paula de Borbón. Pero el parentesco más regio era el de primo del rey Alfonso XIII. Algo que le serviría de mucha ayuda en febrero de 1926. Algunos años antes, en 1909, María Luisa Rich y Carbajo se casó con José María de Borbón y De La Torre sin saber que aquel matrimonio era su sentencia de muerte.

El 5 de febrero de 1926, José María de Borbón y De La Torre, asesinó a María Luisa de Rich en su domicilio de la calle Andrés Mellado de Madrid de tres disparos por la espalda, por una discusión sobre una quemadura que sufrió uno de sus hijos en un pie, según declaraciones posteriores de una criada en las vistas judiciales ante el juez Ruidabert.

El suceso fue relatado así por el diario La Libertad en 1926:

Ayer por la tarde, minutos después de las tres, en el piso segundo izquierda de la casa número 4 de la calle Andrés de Mellado, se desarrolló un drama sangriento, que motivó la muerte de doña María Luisa Ricci Carbajo, de treinta y cinco años de edad, esposa del teniente coronel de aviación d. José María de Borbón y La Torre.

Según la referencia que del suceso nos han hecho, desde hace mucho tiempo entre los esposos existían frecuentes disgustos.

Ayer, después de haber pasado la mañana en Cuatro Vientos, como era su costumbre, el señor Borbón fue a su domicilio muy cerca de las tres y media de la tarde, encontrándose sorprendido al ver que su esposa y sus hijos estaban sentados a la mesa; pero que ya habían terminado de comer.

Se asegura que el sr. Borbón dispuso que tanto sus hijos como las dos criadas abandonasen la habitación encerrándose después de conseguido esto con doña María Luisa en el cuarto de baño.

Nadie sabe ciertamente lo que entre ellos pasó: solo sí que discutieron y que doña María Luisa salió al pasillo con el propósito de ganar la puerta que comunica con la escalera. En ese instante fue alcanzada por el proyectil salido de una pistola que el sr. Borbón empuñaba.

La detonación atrajo la atención de los vecinos y transeúntes, que pronto averiguaron lo sucedido, haciendo diversos comentarios.

Doña María Luisa falleció a los pocos minutos de lo ocurrido el hecho haciendo innecesaria la atención facultativa… poco después de ocurrido el crimen, acudió al lugar del suceso el juez militar de guardia, quien ordenó que el agresor pasase a Prisiones Militares, cosa que realizó acto seguido un automóvil, acompañado por un guardia de seguridad.

D. José María se despidió ayer por la mañana de sus amigos y compañeros de Cuatro Vientos diciéndoles que partía hoy para Cuba. Sobre las dos de la tarde se presentó en la fotografía de nuestro compañero Alfonso, haciendo el encargo de unas fotografías llamadas ‘carnets’ y que se utilizan para los pasaportes mostrando interés en el que el encargo estuviera cumplimentado a las cinco de la tarde. Desde la fotografía, el sr Borbón se dirigió a su domicilio dando lugar al drama que a grandes rasgos hemos relatado”.

El teniente coronel de infantería José María de Borbón y De La Torre jamás cumplió condena por el terrible asesinato. Su parentesco con Alfonso XIII ayudó a que su causa fuera sobreseída por enajenación emocional. Según cuenta José María Zavala en su libro La maldición de los Borbones, Alfonso XIII hizo lo posible para que el caso fuera silenciado y juzgado sin pena alguna gracias a la fuerte amistad que unía al rey con el padre del criminal. El caso desapareció de la prensa de la época en la semana posterior al crimen. José María De Borbón, tres años después del crimen, causó baja indefinida en Marruecos por “incapacidad total”, allí se refugió para huir del terrible asesinato de su mujer.

Al contrario de lo que pudiera parecer no era habitual que estos crímenes quedaran impunes, como demuestra que el mismo día del crimen la prensa de entonces publicara la petición de pena de muerte para otro uxoricida.

José María de Borbón mata a su esposa

En una carta al director de ABC, en 1983, su hija Beatriz de Borbón y Rich, molesta por el trato que se había dado en este periódico a su difunto padre en una información sobre la guerra civil, definía así al que fue asesino de su madre:

“Respecto a mi padre, José de Borbón y De La Torre, fue un buen militar, herido y condecorado numerosas veces en África, y que prefirió pasar dos años largos encarcelados en el Convento de Santa Ursula, en Valencia, antes de servir a la república”.

Fueron los únicos años que pasó en prisión, y no por el asesinato de su mujer, sino por no servir a la República.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

1 comentario

  1. eugenio
    eugenio 26/11/2013, 17:31

    Tampoco necesitaba la República que la sirvieran tipos con la catadura moral de este Borbón.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".