lamarea.com

miércoles 20 junio 2018

Sociedad

Fin de la huelga de hambre en la puerta del Sol de Madrid

Los huelguistas han denunciado los intentos de censura de los poderes públicos y han hablado de la reforma del Código Penal como de la “culminación del golpe de Estado encubierto que protagoniza el PP“.

21 noviembre 2013
14:28
Compartir
Fin de la huelga de hambre en la puerta del Sol de Madrid
Comunicado en el que Jorge, abandona su huelga de hambre tras 41 dias. FERNANDO SÁNCHEZ

MADRID// Esta mañana, mediante un comunicado, Jorge Arzuaga ha anunciado el fin de la huelga de hambre que comenzó el pasado 12 de octubre en Madrid y a la que se unieron hasta un total de seis personas, cuatro de ellas en la capital. Tal y como ya había adelantado en una entrevista concedida a La Marea, han decidido terminar con este acto reivindicativo por haber logrado “sembrar en la conciencia de las personas que han conocido nuestra causa una semilla de esperanza, de posibilidad de cambio“, así como para evitar poner en peligro la salud de los huelguistas. En su comparecencia pública, Arzuaga ha querido denunciar “la mala praxis de la mayoría de los medios de comunicación masivos“ por haber ignorado esta protesta, y la censura “que en pleno siglo XXI“ han aplicado los poderes fácticos “como manera de silenciar el creciente descontento ciudadano“.

De la misma forma, ha querido advertir de que los motivos por los que comenzaron su reivindicación continúan agravándose, “con la amenaza añadida del proyecto de ley de reforma del Código Penal“, que se debatirá este viernes en las Cortes, y que, de salir adelante, “supondrá la culminación del golpe de Estado encubierto que está protagonizando el Partido Popular desde que comenzó su legislatura“.

Una censura que, según ha explicado, ha consistido en la intención de los poderes públicos de ocultar su protesta con grúas, furgonetas e, incluso, con la inauguración del árbol de Navidad. A esto hay que añadirle las “constantes amenazas de multas por desobediencia civil“ al negarse a retirar carteles informativos del suelo o de vallas “no reguladas por ordenanza municipal alguna“.

El final de la huelga de hambre no supone que quienes han sido partícipes vayan a abandonar la lucha. Además de volver a recordar su rechazo hacia la privatización de los servicios públicos así como su adhesión a las mareas de sanidad y educación, los afectados por los EREs de limpieza y Telemadrid o las familias desahuciadas, Arzuaga ha animado a todos los ciudadanos a participar en la marea conjunta que tendrá lugar el sábado 23 de noviembre.

Antes de leer públicamente el comunicado, Arzuaga ha explicado a este periódico que volverá a su casa, en Bilbao, hasta que se recupere, pero después tiene previsto regresar a Madrid.  Respecto a la vuelta a la normalidad tras la huelga de hambre, Arzuaga ha señalado que “de momento nos quedan unos días sin poder comer nada sólido. Primero empezaremos con zumos, caldos y purés. También nos han recomendado que intentemos hacer una dieta vegetariana durante las primeras semanas y, pasado un tiempo, ya podremos volver a recuperar nuestros hábitos“.

 La Marea es editada por una cooperativa de periodistas y lectores
Suscríbete aquí para ayudarnos a hacer sostenible este proyecto

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Maria Cappa

Maria Cappa

6 comentarios

  1. Dan
    Dan 05/01/2014, 15:27

    ¿Se pondrá a buscar trabajo?

    Responder a este comentario
  2. federal
    federal 24/11/2013, 19:35

    El primer nacimiento de una conciencia colectiva ha sido anunciado por jorge arzuaga en el portal de SOL.. Alegría.alegría.alegría para los hombres de buena voluntad.

    Responder a este comentario
  3. EMIL
    EMIL 21/11/2013, 22:39

    tenemos que aprender a ser solidarios,sois un ejemplo de seguir…..GRACIAS,por vuestra fuerza….de luchar con un enemigo tan fuerte “la clase politica “

    Responder a este comentario
  4. Rugoso
    Rugoso 21/11/2013, 18:54

    Una pena ver como la sociedad se movilizó “tan poco” tras el ejemplo de un joven con semejante valor y los 6 que se unieron. Y no se olviden por favor de la Marea Naranja por los Servicios Sociales, la más desconocida y con menos apoyos. Y tan necesaria como las demás. O Quizás más, por estar destinada para apoyar a los más indefensos.

    Responder a este comentario
  5. jonerramun
    jonerramun 21/11/2013, 18:35

    Extraordinario ejemplo, que devuelve la esperanza en que SI SE PUEDE. Si se puede cambiar un sistema prevaricador, inhumano e insostenible. Se podrá cuando unos cientos de miles tengan la convicción de que pueden derribar este régimen para construir un sistema basado en el bien común y cuando esos mismos consigan despertar de su letargo y movilizar a los millones de españoles que viven en estado zombie

    Responder a este comentario
  6. Xabier
    Xabier 21/11/2013, 14:37

    Bueno, buen momento para seguir con la dieta vegetariana, para no contribuir a la explotación injustificada e inhumanamente cruel de los animales no humanos.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.