lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Tus artículos

Carta de un privilegiado a Wert

MARTÍN GIL // Estimado Wert, Va a permitirme que pese a mis 22 años de edad me vuelva un poco nostálgico y cuente esta historia como el abuelo cebolleta, pero considero que

11 noviembre 2013
10:26
Compartir

MARTÍN GIL // Estimado Wert,

Va a permitirme que pese a mis 22 años de edad me vuelva un poco nostálgico y cuente esta historia como el abuelo cebolleta, pero considero que es necesario hacer un poco de memoria histórica, sobre todo teniendo en cuenta que en este país sus compañeros de partido viven con amnesia crónica. Corría el año 1999 cuando en la ciudad de Bologna (preciosa localidad donde resido actualmente como estudiante Erasmus) se gestaba el proyecto educacional denominado Espacio Europeo de Educación Superior, más conocido por todos como el plan Bolonia. Este nuevo marco educativo que se aprobaba sin ningún consenso, se impuso por el gobierno del PSOE con el beneplácito de su partido. En esos años nos vendieron que era una oportunidad excelente para equiparar los títulos universitarios a nivel europeo y de esta forma poder favorecer la movilidad dentro de la Unión Europea. Pese a todas las bondades que esbozasteis, los pupilos por entonces tuvimos claro que dicha aprobación conllevaría un aumento de tasas de la matrícula universitaria, esto efectivamente con el paso de los años ha quedado más que demostrado y actualmente algunas comunidades han visto como de un año para otro el precio de la primera matricula incrementaba en un 35% con respecto al curso académico anterior. Por otro lado, la incursión de las empresas dentro de la universidad, con las necesarias prácticas no remuneradas por parte de los alumnos para la obtención del título académico, garantizaba según ustedes un futuro laboral notable, pero años más tarde nos encontramos con una tasa de paro juvenil en nuestro país de las más altas de toda Europa rozando ya el 54’37% de parados menores de 25 años.

Y es que si alguna virtud ha tenido siempre el movimiento estudiantil es la previsión de las consecuencias futuras. Por ello, su última actuación ministro Wert no es condenable solo a efectos falaces, puesto que estamos acostumbrados a que hagan de la mentira una enfermedad con metástasis que se expande rápidamente entre todos los de su partido. Además en las numerosas movilizaciones que se llevaron a cabo para frenar el Plan Bolonia se denunció que las ayudas mermarían, y como buenos previsores (que no confundir con videntes ya que nuestra base es empírica y no divina) que fuimos, a los hechos me remito; primero recortaste las ayudas de las becas de carácter general, luego restringiste la movilidad interior con la eliminación de la partida económica de la beca Séneca, y ahora por si no estaba usted lo suficientemente contento reduce a los beneficiarios de la ayuda Erasmus con la nueva restricción.

Por este motivo, a día de hoy no me basta solamente condenar la constante mentira que maneja usted y sus colegas de partido. Lo realmente deleznable de su última coronación José Ignacio (espero que a estas alturas del texto me permita el trato cercano, ya que yo le permito que se cague en mí y en todos los estudiantes a diario) es la utilización de la traición por bandera. Esa alevosía tan vil para anunciar unos días atrás en el BOE que para la obtención de la ayuda Erasmus se ha de haber disfrutado en el curso académico 2012/13 de una beca de carácter general le termina caracterizando como una persona ruin y mezquina. El argumento que usted emplea es que de esta forma realmente se destina la partida económica a aquellas personas que lo necesitan. Entonces es cuando yo me pregunto si con los 145 euros mensuales que disponemos gracias a la ayuda brindada por la Unión Europea y a nuestra universidad de origen, podemos hacer frente al alquiler abusivo de más de 300 euros mensuales y al de la comida. En este punto podrá decir que habérnoslo pensado antes de irnos, pero también antes de ser un auténtico recortador podría habérselo pensado usted para que ahora muchos estudiantes no tengan que volver a España debido a no poder complementar la ayuda económica con la partida del gobierno. Podrá argumentar también que los estudiantes se van de Erasmus para vivir de fiesta y no hacer nada, pero permítame la licencia de que al menos le refute esa idea tan banal cuando tenemos por dirigente a un señor que no sabe pronunciar ni una sola palabra en inglés debido a su escasa formación académica. Cuando además, han sido ustedes los primeros que no han hecho ni una sola medida política para paliar la situación actual. Nos vendisteis, sin que nadie lo quisiese comprar, el plan Bolonia como una oportunidad de movilidad exterior y ahora no solo nos echáis de España sino que además nos echáis del extranjero. Le pediría que recapacitase sobre su medida pero es evidente que el raciocinio y su persona son términos antagónicos por antonomasia.

Sin más reciba un cordial saludo, porque aunque me viva despojando de mis derechos la dignidad aún nadie me la ha quitado y gracias a la magnífica educación pública que he tenido he aprendido a ser siempre muy educado.

Atentamente; uno de los pocos privilegiados que obtendrá la ayuda Erasmus este año.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carta a la redacción

Carta a la redacción

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.