lamarea.com

lunes 23 abril 2018

Los socios/as escriben

Espiar enemigos o al menos disimular mejor

Si tuviéramos un gobierno que se creyera la pregonada defensa de la Constitución estaría montando un estupendo follón internacional, dado que un gobierno extranjero habría violado en territorio español nuestra Carta Magna.

31 octubre 2013
14:14
Compartir

“Se garantiza el secreto de las comunicaciones y, en especial, de las postales, telegráficas y telefónicas, salvo resolución judicial”

(Constitución Española, artículo 18.3)

“El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales o intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses”

(Código Penal, artículo 197.1)

Estados Unidos ha espiado a sus aliados, que es el eufemismo que se usa ahora para denominar a los gobiernos títeres. Parece que en España el objeto principal del espionaje era, como en la mayoría de los gobiernos europeos, de carácter empresarial: es decir, el gobierno estadounidense espiaba lo que nuestros gobiernos hacían con las grandes empresas españolas y se supone que con ello daban información privilegiada a las empresas estadounidenses para que fueran más competitivas. Un ejemplo de la indisoluble unidad entre gobiernos y grandes empresas aquí y allí: nada nuevo, es el capitalismo con o sin disfraz democrático.

Si tuviéramos un gobierno que se creyera la pregonada defensa de la Constitución estaría montando un estupendo follón internacional, dado que un gobierno extranjero habría violado en territorio español nuestra Carta Magna. Y no en un apartado cualquiera sino en un artículo ubicado dentro de los derechos fundamentales y las libertades públicas. Si no se puede perseguir penalmente a los autores de tal violación de derechos fundamentales (que lo desconozco), sí se podría reaccionar política y policialmente. La obligación del gobierno (que juró ante Biblia y crucifijo cumplir y hacer cumplir la Constitución) sería, como mínimo, haber mandado a la policía a cerrar la oficina que la NSA y la CIA tienen en Madrid desde el gobierno de Aznar.

Cada día parece más evidente que los derechos fundamentales (y los derechos sociales) son el MacGuffin de la Constitución: un instrumento de guion para distraernos mientras nos cuelan el meollo de la historia, la monarquía y la unidad de España, que es en lo que ha quedado la Constitución de 1978.

Más que una violación grave (y evidentemente ilegal) de derechos humanos parece que EEUU haya cometido una travesura, que no afecta tanto a los derechos violados como a la confianza. Esto no se hace entre aliados, escuchamos por doquier.

No nos vamos a escandalizar ahora porque el gobierno de EEUU viole derechos humanos. Es la práctica que ha seguido para consolidar su hegemonía mundial. Asesinatos, golpes de Estado, campos de concentración, vuelos de la CIA, invasiones, bombardeos… y, vale, también violación del secreto de las comunicaciones. No les puede escandalizar a quienes han acompañado a EEUU en todos esos crímenes un delito más. Si éramos aliados con todo eso, quedaría un poco raro que ahora pasemos de una simulación de sorpresa.

Si de verdad nos importara lo de la legalidad y los derechos humanos no nos preocuparía a quién espía EEUU sino que EEUU espíe. Leo a Javier Solana que “al espiar aliados se pierde el sentido de la legitimidad”; no sé muy bien qué significa el sentido de la legitimidad; no sé si da por hecho que la legitimidad la perdieron hace tiempo o que ni esto les hace perder legitimidad; tampoco sé a qué legitimidad se refiere; pero es Javier Solana. Lo interesante es que parece que por ser aliados, esto es súbditos, no deberían violar nuestros derechos. Como si los países que han decidido ser soberanos supieran que el precio a pagar es ser pisoteados por EEUU sin que eso menoscabe el sentido de la legitimidad. Parece que  EEUU podría legítimamente (o al menos con sentido de la legitimidad) violar las comunicaciones de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Cuba… (que, por cierto, no salen en las listas de países espiados, como si hubiera un espionaje en A y otro en B y estuviéramos conociendo la lista B). Es todo un retratito: avala la violación de derechos y sólo pide que a cambio de nuestra continua humillación y comprensión (cuando no colaboración) con los crímenes de Washington se disimule un poco. Porque además lo que está mal no es que nos hayan espiado sino que se haya sabido: por eso estos gobiernos que se dicen enfadados no conceden asilo político a Snowden e incluso agredieron a Evo Morales impidéndole volar a su país al sospechar que llevaba a Snowden en su avión.

El caso del espionaje está revelando con más claridad la humillación de nuestros gobiernos títeres en una patética interpretación de dignidad que de las formas usadas por Estados Unidos, que ¿han sorprendido a alguien?

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Hugo Martínez Abarca

Hugo Martínez Abarca

Blog de política del diputado autonómico de Convocatoria por Madrid (Podemos) en la Asamblea. Hugo es licenciado en Derecho y Economía, y en Ciencias Políticas.

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

_blank

LM59 – Abril 2018

mi master - la marea

Última hora

Tus artículos

Aumentar la masa de borregos

¿Te molesta que Cristina Cifuentes haya obtenido su máster con una 'ayuda' que tú no has tenido? En 'La Marea' queremos escucharte y darte voz. Estas son algunas historias.

Los socios/as escriben

Voces de los migrados y migradas desde Berlín

Algunas reflexiones en un acto organizado por el círculo de Podemos Berlín y Podemos Andalucía.