lamarea.com

domingo 22 julio 2018

Internacional

El Parlamento alemán intenta evitar el rodillo de una gran coalición

El presidente del Bundestag promete cambiar el reglamento del parlamento para que Die Linke y los verdes tengan capacidad para controlar a un probable gobierno de CDU y SPD.

22 octubre 2013
18:45
Compartir
El Parlamento alemán intenta evitar el rodillo de una gran coalición
Imagen del Reichstag, sede del Parlamento Alemán.

Este martes arrancan oficialmente las negociaciones entre los democristianos (CDU) de la canciller Angela Merkel y los socialdemócratas (SPD) para formar un gobierno de gran coalición en Alemania. Sería la tercera vez que los dos principales partidos del país comparten el poder, más por la aritmética electoral que por ganas de hacerlo.

Con el muy probable pacto de CDU y SPD, Die Linke, la formación de izquierdas, sería el principal partido de la oposición en Alemania, ya que le saca un escaño a Los Verdes (64 y 63 respectivamente). Es un matiz de gran importancia simbólica, pero lo que más preocupa a estas dos fuerzas ahora mismo es su escaso peso frente a los dos grandes que podrían imponer el rodillo.

Die Linke y Verdes juntos suman solo el 20% de los 631 diputados del nuevo Bundestag, la cámara baja del Parlamento alemán. Sin embargo, hace falta un 25% de los escaños para mecanismos fundamentales de control como pedir una comisión de investigación parlamentaria o llevar leyes de la Cámara ante el Tribunal Constitucional, entre otros.

Ante este escenario, los dos grupos que formarán la oposición han pedido un cambio en el reglamento del Bundestag. “Advierto de que durante cuatro años no podremos exigir que las leyes sean revisado por su constitucionalidad”, dijo el portavoz parlamentario de Die Linke, Gregor Gysi.

Necesidad de una oposición “fuerte”

Norbert Lammert de la CDU, que este martes fue reelegido como presidente de la Cámara, entiende también entiende este peligro y promete reforzar el papel de la oposición parlamentaria. Tras obtener el respaldo convincente del 95% de los diputados, Lammert anunció que revisaría el reglamento del Bundestag para garantizar que la oposición pueda ejercer su función de controlar al gobierno. El presidente aseguró que los dos grandes partidos comparten esta visión.

“Una democracia parlamentaria no solo necesita un gobierno fuerte sino también una oposición fuerte”, admitió Thomas Oppermann, secretario del grupo parlamentario de los socialdemócratas.

En España, se suele imponer el rodillo de la mayoría, como está demostrando el Partido Popular en esta legislatura. Así por ejemplo, antes de verano la Mesa del Congreso de Diputados rechazó las interpelaciones de PSOE e Izquierda Unida al presidente del Gobierno por el caso Bárcenas. Mariano Rajoy finalmente compareció “a petición propia”, pero solo después de que los socialistas amenazaran con pedir una moción de confianza.

Entre los cambios del reglamento en Alemania que piden Die Linke y Los Verdes está también el reparto proporcional del tiempo de intervención en la tribuna de oradores. Conforme la composición actual a las dos formaciones les corresponderían 12 minutos la hora, mientras los diputados de los partidos del gobierno podrían hablar durante 48 minutos. “Antes te que nos toque el turno ya nos habremos dormido”, advirtió Gysi.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Thilo Schäfer

Thilo Schäfer

2 comentarios

  1. Loren
    Loren 22/10/2013, 19:03

    En España, se necesitan 50 diputados para presentar un recurso de constitucionalidad.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.