lamarea.com

sábado 23 junio 2018

Sociedad

Educación se niega a decir al Senado cuánto cuestan las clases de Religión

Los ministerios de Defensa e Interior pagaron 5 millones entre 2009 y 2012 a los capellanes de los cuarteles y las cárceles. Según un estudio, el gasto del de Educación en la Iglesia rondaría los 3.000 millones anuales

26 septiembre 2013
12:47
Compartir

MADRID // La Iglesia Católica ha recibido casi cinco millones (4.841.811,18 euros) del Estado para pagar a sus capellanes y financiar las actividades pastorales en cuarteles y cárceles entre 2009 y 2012. Los ministerios del Interior (2,9 millones) y Defensa (1,9 millones) han sido quienes han corrido con los gastos de la curia en estas dependencias, según ha informado esta semana el Gobierno al senador José Manuel Mariscal (IU).

Mariscal había demandado, a través de pregunta parlamentaria, el desglose por ministerios de los fondos públicos que se dedican a sufragar la actividad católica. A diferencia de Interior y Defensa, el departamento de Educación del ministro José Ignacio Wert echó balones fuera en su respuesta y no respondió sobre los profesores de religión, los colegios concertados y las universidades católicas.

En algunos casos, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte se acogió a cuestiones formales para evitar dar las cifras. Por ejemplo, sobre la partida dedicada a los profesores de religión católica: “Tienen la consideración de personal contratado laboral y como tal reciben directamente sus sueldos sin que los mismos se perciban por la Iglesia Católica”. Esto es, al no ser fondos ingresados directamente en la cuenta de la Iglesia, no se ajustan al objeto de la pregunta del senador.

En cuanto a las convocatorias educativas que ganan centros docentes u organizaciones vinculadas a la Iglesia Católica, tampoco constituyen una “aportación directa a la misma”, justifica el ministerio en su respuesta.

En la aplicación presupuestaria “Compensación a las Universidades por los precios públicos de becarios y alumnos pertenecientes a familias numerosas” también figuran universidades relacionadas con la Iglesia Católica, pero el ministerio de Educación alega que “no pueden considerarse una aportación a la Iglesia ya que dicha compensación se efectúa igualmente al resto de universidades”.

15.000 profesores de religión

A pesar de que el artículo 18 de la Constitución proclama que ninguna religión tendrá carácter estatal, Alfredo Grimaldos, en su libro La Iglesia en España, estima que existen unos 15.000 profesores de religión en España, con lo que su salario anual “cuesta a las arcas públicas en torno a 3.000 millones de euros”, recalca Mariscal. Además, el senador denuncia que, desde 2007, la Conferencia Episcopal “impone requisitos morales y de fe que atañen a la vida privada de estos docentes”.

En su libro, Grimaldos estimó que en el curso 2006-2007, la Iglesia contaba con 2.376 centros concertados (el 80% del total de los privados subvencionados), 1.368.237 alumnos y 80.959 profesores.

En teoría, las relaciones de la curia con el Gobierno están regidas por el Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede, de 1979. Este indica que, a partir del cuarto año desde la entrada en vigor de los mismos, la Iglesia debería de haber comenzado a financiarse con la aportación de sus fieles.

Mil millones por la “X” en la declaración de la renta

Además de las partidas de los ministerios, la Iglesia recibe miles de millones cada año de las arcas públicas. El Gobierno no ha informado nunca de la cantidad total, a pesar de que se ha solicitado en numerosas ocasiones tanto por grupos parlamentarios como por organizaciones sociales. Algunas de estas últimas, como Europa Laica, señalan que la Iglesia católica recibirá en 2013 de las administraciones (central, autonómica y local) más de 11.000 millones de euros (más del 1 % del PIB) de forma directa o indirecta, al dejar de pagar impuestos como el IBI.

Sólo por la “asignación triburaria” (la “X” en la casilla de la declaración de la renta), la Iglesia recibió 1.008 millones de euros entre 2009 y 2012, según el informe remitido por el Gobierno a Mariscal. Y hay que puntualizar, añade el senador de IU, que si un año la Iglesia no recauda un mínimo establecido a través de la asignación tributaria, “el Estado se lo compensa”.

Sobre la institución católica, Mariscal recuerda que “seguimos teniendo la Iglesia que apoyó la causa franquista, los fusilamientos de los rojos y que tuvo un papel particular en la transición” y aboga por que “nadie pueda mandar por encima del pueblo. Ni la Iglesia, ni la banca”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Daniel Ayllón

Daniel Ayllón

2 comentarios

  1. Flanagan
    Flanagan 26/09/2013, 14:41

    Estaría de acuerdo si fuera para lanzarlos sin paracaídas a comprobar si sus dioses y santos de madera a la purpurina son capaces de hacerles levitar.
    Pero con lo que mas de acuerdo estoy es conque se debe acabar ya con los privilegios medievaleds de la secta católica pues nuestra sociedad laica se aproxima cada vez mas a la convivencia entre creencias diferentes así como a las no creencias y entonces deberemos convivir todos,cada uno pagándose el lujo de la adoración a sus falsos ídolos, pero no a costa de todos los demás.
    La secta católica tiene toda la riqueza que ha amasado a través de los siglos robando al Pueblo y además posee productos de su propia elaboración como son misas y demás filfas, muy demandados por la ingente masa ignorante que no dudará en pagarlos caros y con IVA.
    Para empezar pueden cobrar la entrada en las iglesias creando el puesto de trabajo de una señorita taquillera.
    Tendrán derecho a hacer propaganda de sus productos llamados sacramentos a través de sus cadenas mediáticas pero no a hacer en ellas politica contra la inteligencia humana.
    Y mas adelante cuando la Democracia esté perfectamente asentada en España a pesar de la horda pepera, llevar a cabo la limpieza que hizo Napoleón despojándolos de los botines amasados y retirándoles las subvenciones del Estado.
    Tenemos un millón y medio de españoles islámicos y cada día crece mas este número de creyentes mas o menos practicantes. En cuanto a judíos están también muy cerca del millón y después, están las otras creencias que también como en el resto de Europa, hacen cada día mas acólitos.
    Ninguna secta tendrá mas derecho que otra y todas deberán financiarse por medio de sus fieles.
    Pero necesitamos sobre todo una educación laica que muestre también que los dioses no existen para que los individuos tengan opción a escoger lo que mas les parezca inteligente.

    Responder a este comentario
  2. AMADEUS
    AMADEUS 26/09/2013, 13:17

    Cuando se les llena la boca de que hay que cumplir las “reglas de juego” aferrándose a la Constitución para desacreditar cualquier propuesta que no se ajuste a los postulados franquistas de la Continuación (mal llamada Transición), obvian que lo que nunca se cumple es el acuerdo con la Iglesia para que se autofinancie y libere a los contribuyentes de la nacionalización de la fe (privatizan todo menos la Iglesia).

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.