lamarea.com

miércoles 20 junio 2018

Opinión

Los delitos que se juzgan en el caso de los ‘papeles de Bárcenas’ no habrían prescrito y hay que esperar a que la autoridad judicial se pronuncie sobre la realidad y la autoría de los mismos

08 septiembre 2013
13:47
Compartir

A propósito de los graves delitos investigados en la denominada causa ‘Los papeles de Bárcenas’, venimos escuchando rotundas afirmaciones acerca de que dichos delitos “han prescrito”.

No nos sorprende, en absoluto, que estas aseveraciones provengan de los afectados, aunque no se hallen imputados, y de ciertos voceros del PP, que repiten una y otra vez, como un mantra, la prescripción de los hechos que se instruyen en el Juzgado Central de Instrucción nº 5.

La prescripción es una figura jurídica que permite dejar de perseguir el delito cometido, por el transcurso del tiempo. Es decir, el Estado no está obligado a castigar al delincuente cuando el hecho es antiguo, pues el reproche penal por sus actos habría quedado mitigado o, incluso, anulado, por el paso del tiempo. A salvo, claro está, determinados delitos, como el de genocidio, que nunca prescribe o el delito de homicidio terrorista.

Ahora bien, la prescripción no surge de una estrategia de comunicación determinada ni del capricho de cualquier tertuliano que vague de un programa a otro, repitiendo la misma fórmula, como si de un rezo se tratara. La prescripción, precisamente, nace en un pronunciamiento judicial. Es decir, ha de ser un juez quien, en una resolución judicial motivada, sea auto sea sentencia, determine que el delito cometido ha prescrito.

Así, igual de absurdo nos parecería que dijéramos en estos momentos que “el Sr. Bárcenas ha sido absuelto” como que aseguráramos que “el delito cometido por Luis Bárcenas ha prescrito”, pues tanto la absolución como la prescripción del delito, necesariamente, requieren que un Juez o Tribunal previamente así lo hayan establecido en resolución judicial firme. Además, para que un delito cualquiera sea declarado prescrito por la autoridad judicial correspondiente, se exige un pronunciamiento sobre la realidad del delito y la autoría del mismo.

Es decir, no cabe la fórmula “presuntamente” sino la certeza de que, habiéndose cometido el delito por persona determinada, habría prescrito y no procedería investigar o condenar al imputado o, en su caso, al acusado. Lo cual, no evitaría, en absoluto, la estigmatización social del autor.

Evidentemente, quien insiste hasta la saciedad en que los delitos investigados en la causa ‘papeles de Bárcenas’ están prescritos, no sólo se arroga ilegítimamente el papel de juez, sino que, a la desesperada y como un ruego, únicamente le queda una baza, aunque ésta suponga un reconocimiento de los hechos y la identidad de su autor o posibles autores.

En este procedimiento, donde se investigan los delitos de cohecho, tráfico de influencias, delitos contra la Hacienda Pública y delitos de falsedad contable en campaña electoral, precisamente, lo que no debería plantearse nadie, es la prescripción.

Efectivamente, estaríamos hablando de hechos delictivos cometidos desde el año 1.990 hasta el año 2.008, muy antiguos, por tanto. Sin embargo, la constancia de su antigüedad no daría lugar a la aplicación de la prescripción de forma automática; este no es el espíritu de la ley ni mucho menos.

Cuando el delito es continuado, el plazo de la prescripción no comenzaría a discurrir desde el primer hecho sino desde la comisión del último hecho. Ese es el caso de los delitos de cohecho, tráfico de influencias y falsedad contable en campaña electoral, que no habrían prescrito, por su continuidad.

El delito fiscal, consistente en no haber declarado a la Hacienda Pública las ingentes cantidades presuntamente recibidas de los empresarios imputados, no admite su comisión como delito continuado; sin embargo, tampoco habrían prescrito todos los delitos fiscales presuntamente cometidos porque son conexos con los anteriores.

Lo que venimos diciendo resulta de la aplicación combinada, como una rima perfecta, de los artículos 131 del Código Penal y 17 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.

Cualquier jurista avezado habrá advertido, a estas alturas, que la estrategia de la búsqueda de la prescripción no sólo es técnicamente difícil de enfocar sino costosa socialmente para los afectados por la presente investigación.

No extrañe, por tanto, que la investigación se haya complicado en la búsqueda de la ausencia probatoria mediante la destrucción del libro de visitas a la calle Génova 13 o de los discos duros de los dos ordenadores utilizados por Luis Bárcenas y custodiados en dicho edificio.

Esta última “estrategia” asume plenamente la comisión de otros delitos (destrucción de pruebas, encubrimiento…), aunque también tenga otras ventajas: la investigación principal sobre la presunta contabilidad B en el Partido Popular se desenfoca mediante una cuidadosa maniobra de distracción y se hablaría de “ausencia de pruebas” que permitiría un oportuno pronunciamiento de sobreseimiento o archivo.

Obviamente, las acusaciones personadas no sólo vemos lo que ocurre sino que prevemos lo que pueda ocurrir y nuestra función no es otra que desvelar estos burdos movimientos a la luz de la interpretación jurídica. La destrucción de pruebas y el acreditado pacto de silencio con el imputado principal y con uno de los, todavía, testigos, impediría el cierre de la investigación, pues se ha conseguido el efecto contrario al perseguido: surge con inusitada fuerza la necesidad de continuar la investigación.

Pero este es capítulo aparte que merece otro digno espacio de reflexión…

Isabel Elbal Sánchez, abogada. @isaelbal

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Isabel Elbal

Isabel Elbal

2 comentarios

  1. vicen76
    vicen76 09/09/2013, 08:24

    En el mundo actual, la justicia, ni es universal, ni es justicia.
    Cuando se promulgan leyes ya se dejan las suficientes puertas y ventanas para hacer bueno aquel dicho de “hecha la ley, hecha la trampa”.
    Pero lo realmente vergonzoso en España, es que sean los gobernantes, que en teoria deberian “dar luz”, los que mas tiempo pasen buscando esas puertas y ventanas.
    En mi humilde opinion, para los altos cargos publicos, y en los delitos cometidos durante sus mandatos, no deberian existir “prescripciones” ni demas prebendas. Quizas asi no habria tanto ladron vividor metido en politica, y los que hubiera lo pensarian dos veces antes de meter mano.

    Responder a este comentario
  2. Rosana
    Rosana 08/09/2013, 15:36

    Gracias por explicarlo todo tan clarito. Lo cierto es que han logrado convencernos a la mayoría de que son delitos prescritos y de que, una vez más, se van a librar de cumplir pena de cualquier tipo. Me alegra saber que no necesariamente tiene que ser así.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.