lamarea.com

lunes 24 septiembre 2018

Internacional

Touré, azote de los corruptos, jefa de gobierno de Senegal

El presidente senegalés nombra primera ministra a la hasta ahora ministra de Justicia// Touré se hizo popular tras mandar a la cárcel al hijo del expresidente Wade

02 septiembre 2013
14:18
Compartir

MADRID // A Aminata Touré (Dakar, 1962), la hasta ahora titular de Justicia que desde este domingo es jefa de Gobierno de Senegal, la revista Jeune Afrique la bautizó la justiciera. Touré se ganó este apodo cuando promovió la investigación judicial que mandó a prisión a Karim Wade, hijo de Abdoulaye Wade, el que fuera presidente del país hasta 2012. Al delfín del poderoso clan de los Wade los senegaleses lo llamaban el Superministro del Cielo y de la Tierra, después de que su padre lo pusiera al frente de un ministerio de nombre interminable cuyas atribuciones abarcaban de verdad desde el cielo a la empobrecida tierra de Senegal.

El odiado Wade pisó la cárcel el 15 de abril. De ella saldrá para comparecer ante un tribunal para explicar dónde están los 400 millones de francos CFA (unos 609.000 euros) destinados a proyectos que gestionaba su ministerio y que no aparecen por ningún lado. Ese día, Touré demostró que no le temblaba la mano a la hora de poner en práctica la que es una de sus máximas: que, para avanzar, África debe romper el círculo vicioso que forman “la corrupción, la pobreza y el subdesarrollo”.

Quizás por ese carácter firme que se le atribuye, además de por su cercanía al presidente del país, Macky Sall, de la que es una de sus más cercanos asesores, Touré ha sido promovida al cargo de jefa de Gobierno, en la que es la segunda vez que una mujer desempeña esta labor en Senegal (la primera fue Mame Madior Boye que fue primera ministra durante algo menos de dos años  entre 2001 y 2002).

Touré sustituirá a Abdoul Mbaye, un tecnócrata sin adscripción política, cuyo gabinete, que incluía a personajes muy conocidos como el cantante Youssou N’Dour, ha caído en pleno sin que se conozcan oficialmente las razones. La única que no ha sido destituida, sino ascendida, es Touré, que deja el cargo de ministra de Justicia para ser jefa de Gobierno.

El reto del desarrollo

Cuando se conoció la destitución de Mbaye, probablemente porque los resultados económicos de Senegal no están a la altura de las expectativas que había generado su perfil técnico, todos los ojos se volvieron a esta economista formada en Francia a quien se considera la mano derecha del presidente Sall, cuyo programa electoral corrió a su cargo.

Touré arranca con buen pie: ha enviado a la cárcel a Wade y, además, el hecho de que su exmarido y padre de sus tres hijos se encuentre entre los investigados por casos de corrupción da una idea de su independencia. La ahora primera ministra de Justicia no tuvo tampoco reparo en hacer pública una declaración de patrimonio, en la que se recoge que sus propiedades están valoradas en algo más del equivalente en francos CFS de 117.000 euros.

Su perfil de exalta funcionario de Naciones Unidas especializada en Derechos Humanos -trabajó en cuestiones de salud reproductiva y luego dirigió el departamento de Derechos Humanos del Fondo de Naciones Unidas para la Población (UNPA)- dota además a Touré de un bagaje importante en cuestiones claves para el desarrollo del país porque el reto en Senegal es precisamente ese: salir del subdesarrollo. El país africano ocupa el puesto 154 de los 187 países incluidos en el Índice de Desarrollo Humano de la ONU, que mide cuestiones, no sólo económicas, sino también de salud reproductiva, alfabetización y acceso a la educación y a los servicios básicos. Sigue pues entre los países considerados de “desarrollo humano bajo”.

El nombramiento de esta economista que en su juventud militó en la Liga Comunista de los Trabajadores engrosa la magra lista de mujeres en la cima del poder en el continente africano, un elenco en el que sólo figuran a su vez la presidenta de Liberia, Ellen Johnson Sirleaf, y Joyce Banda, su homóloga de Malaui. En 2010, Senegal adoptó una ley de igualdad que recoge la paridad absoluta entre sexos en las instituciones electivas del país.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
La Marea

La Marea

3 comentarios

  1. LOREM
    LOREM 24/11/2014, 22:28

    Estoy desesperada , pues recibi un emal que me habian dado una herencia de 75000 dolares americanos ninah zair, me los dejo con el reverendo paul phipip, y he mandado $9000 dolares para pagar el impuesto pero quieren mas ahora quiero que por favor me ayuden , hta la corte a ido el reverendo, quiero que si no me dan el dinero heredado que me envien el dinero que cobro el gobierno de senegal, ayudeme soy na madre desesperada del paie el salvador de centr america

    Responder a este comentario
  2. Darío Fortún Fernández
    Darío Fortún Fernández 05/09/2013, 16:52

    Me alegra mucho esta noticia, sobre todo porque intenta acabar con la currupción en Senegal.
    Ojalá aquí aprendiésemos algo.

    Responder a este comentario
  3. Julián
    Julián 02/09/2013, 22:38

    Lo mismo es sólo un cambio de imagen pero es un gustazo ver a una mujer de primera ministra en un país africano algo que, por cierto, en España parece imposible.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".