lamarea.com

sábado 23 junio 2018

Política

“Un ayuntamiento no es un reino de taifas”

El alcalde de Arenys de Munt (Barcelona), Josep Manel Ximenis (CUP), atiende a La Marea días después de que CiU rompa su pacto de gobierno y presente una moción de censura. La CUP ha revelado las condiciones que planteaban los nacionalistas, como llevar a cabo un “pelotazo” urbanístico o colocar a dedo a varios funcionarios

01 septiembre 2013
16:01
Compartir

ARENYS DE MUNT // Josep Manel Ximenis apura sus últimos días como alcalde de la Candidatura d’Unitat Popular (CUP) en Arenys de Munt (Barcelona), después de que esta semana se formalizase una moción de censura presentada por CiU, ERC y el PSC. El nuevo alcalde será el republicano Joan Rabasseda. La CUP mantenía un pacto de Gobierno con CiU que los nacionalistas decidieron romper este verano, denunciando un exceso de personalismo del alcalde y su injerencia en las regidorías que los conservadores mantenían en su poder.

Tras conocerse la noticia de una moción de censura inminente, la formación de la izquierda independentista decidió hacer públicas las exigencias que CiU ponía como condición para mantener el acuerdo. Entre otros aspectos, la CUP denuncia la intención de llevar a cabo un “pelotazo” urbanístico con la construcción de un centro comercial de 1.500 metros cuadrados, el freno a un referéndum ciudadano sobre la financiación de la urbanización de la Riera y la asignación a dedo de varias plazas de funcionarios.

Ximenis acepta con resignación que la nueva mayoría expulse a la CUP de la alcaldía, una de las cuatro que la formación tiene en toda Cataluña. Lamenta que se frene un modelo de gestión centrado en la municipalización de los servicios públicos y una mayor participación de los vecinos. Este modelo, defiende, hace daño a los partidos convencionales porque “están acostumbrados a ir colocándolo todo a empresas privadas, y que estas empresas privadas, después, acaben distribuyendo regalos entre los grandes partidos”.

¿Por qué decidís hacer públicas las exigencias de CiU para mantener el pacto?

Algunas de estas condiciones eran realmente muy cuestionables. Es por este motivo, para que la gente sepa qué es lo que se está trabajando por debajo. Probablemente algunos quieren tener libertad para poder hacer la suya, que sería CiU, y otros, a cambio de tener la alcaldía, aceptan que los otros hagan la suya.

Precisamente con ERC abristeis negociaciones cuando CiU rompió el acuerdo…

La última reunión con ERC fue el 8 de agosto y, a pesar de que había distancia, quedamos en que después de las vacaciones volveríamos a hablar. Durante las vacaciones apareció lo de la moción de censura y creímos que era el momento de hacer público el documento con el que habíamos estado negociando.

Una de las demandas de CiU era la modificación urbanística para construir un centro comercial que incluyera un geriátrico. ¿Por qué os opusisteis?

Impulsamos una unidad de actuación en la cual queríamos hacer un geriátrico, y ellos querían hacer una gran superficie comercial. Decidimos que unos técnicos externos dijeran qué era lo mejor para el pueblo, y propusieron una cosa compaginada: hacer un geriátrico y que debajo tuviese una gran superficie. Lo que sucede es que muchas veces, para intentar conseguir el máximo beneficio, se piden cosas que probablemente sobrepasan los límites legales. Y aquí se sobrepasaba.

¿A nivel económico?

Para recuperar el valor que tenían previsto con la construcción del centro comercial, al incluir el geriátrico, tenían que ampliar el volumen de la construcción, con lo que se sobrepasaba el techo máximo edificable y las plantas previstas en el plan general. Dijimos que no lo veíamos bien, y también hubo un informe en contra de un arquitecto municipal. Además, una gran superficie comercial de 1.500 metros cuadrados entendíamos que es excesivamente grande para el pueblo, porque puede afectar y mucho a los pequeños comerciantes.

¿Es cierto que el promotor que se tenía que hacer cargo de esta construcción, de Joan Edo Construcciones, os advirtió que si vetabais el proyecto os sacarían de la alcaldía?

Sí, una amenaza directa, sí. En una reunión aquí mismo, en el ayuntamiento… Eso fue antes de que CiU se fuese del gobierno. Manifestamos que estábamos de acuerdo con el geriátrico y con una superficie comercial de cómo mucho 800 m2, y que aquí debía haber compensaciones para el pueblo, como hay siempre en cualquier proyecto urbanístico. Ellos lo encontraron excesivo, y en lugar de entrar en una negociación optaron por amenazas directas, “os echaremos y cuando vosotros no estéis podremos tirar esto adelante”. La regidora de CiU se fue de la reunión con ellos…

Una de las acusaciones que hace CIU es que había demasiada injerencia del alcalde en las regidorías…

Sí, probablemente responde a que les gustaría trabajar con mucha más libertad para poder ir haciendo lo que ellos consideraban que tenían que hacer. Los regidores actúan por delegación del alcalde, pero el responsable de todo lo que pasa siempre es el alcalde. Cuando te piden una cierta carta blanca para hacer lo que quieran en sus regidorías te cuestionas si realmente se ha entendido bien como funciona un ayuntamiento. Un ayuntamiento no es un reino de taifas para la defensa de determinados intereses, sino que debe ser una forma de gestionar el bien público con la máxima eficiencia.

También denunciáis que querían colocar a dedo el jefe de brigada…

Querían que un servicio externo gestionase la Brigada. Un servicio externo no puede ser el jefe de Brigada. Debe ser un trabajador del ayuntamiento, un funcionario, y tiene que haber accedido a este lugar a través de una oposición. Que se ponga un servicio externo a hacer de jefe de Brigada es una irregularidad grave.

Desde fuera puede sorprender que la CUP estuviese gobernando con CiU…

Curiosamente, con quien estábamos más cerca programáticamente era con CiU. Con ERC fue casi imposible poder llegar a hablar, para empezar a hablar ponían como condición que rechazásemos a CiU de entrada, y compartir la alcaldía dos y dos años. La CUP de Arenys de Munt siempre habíamos dicho que la alcaldía la tenía que tener la formación más votada, fuera quien fuese, y no compartirla, porque da la imagen de que te estás repartiendo las sillas. La Asamblea de la CUP dijo que para Arenys de Munt lo que quería era un gobierno unitario independentista, en el que estuviera ERC y CIU. Es curioso, ahora se ha formado un gobierno unitario del cual se nos excluye… Son estas paradojas de los partidos tradicionales, que procuran por ellos y a veces no por el pueblo.

Esta semana se ha formalizado la moción de censura, ¿Qué sensación os queda?

En estos tres días da tiempo a todo, pero últimamente mucha gente nos está transmitiendo su apoyo, porque no entienden que se produzca una moción de censura. Aquí no ha habido corrupción, no ha habido malversación de fondos, tampoco una mala gestión…La deuda a los proveedores se ha reducido a cero y se les está pagando a 30 días, se ha reducido la deuda municipal en dos millones de euros… Es que además la gestión en todos los gastos estructurales se está reduciendo tanto que ahora presentábamos una rebaja del IBI del 10%…

Habéis municipalizado muchos servicios…

Hay una cuestión que es importante, que es el modelo de pueblo. Para poder bajar el IBI lo que estábamos haciendo era municipalizar servicios. Hay una dinámica en todo el país de que se deben externalizar, porque mejora la eficiencia, se reducen los costes… Hicimos lo contrario. Municipalizamos el agua, la guardería, el vertedero, el mantenimiento de la luz e íbamos a municipalizar las basuras. Con eso hemos podido reducir el coste de los servicios, porque los beneficios que se iban a las empresas privadas ya no se iban, nos podíamos ahorrar el IVA, y además tienes una gestión directa del servicio, por lo tanto lo puedes mejorar de una forma muy rápida sin que te suban los costes.

¿Este modelo puede suponer un peligro para algunos sectores?

Para los partidos convencionales, que están acostumbrados a ir colocándolo todo a empresas privadas y que estas empresas privadas, después, a saber qué regalos acaban distribuyendo entre los grandes partidos, pues les hacía daño. Si este modelo se hubiese extendido, dejaban de ganar un dinero…

Y esto ahora se rompe.

Pues sí. Este modelo de gestión no es demasiado distinto al que se está efectuando en Francia o Alemania. En Francia, los servicios básicos los gestiona directamente el municipio, por lo tanto no es una cosa nada extraña. Probablemente esto es España y se tienen que dar los servicios a las empresas privadas.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

1 comentario

  1. Yd
    Yd 06/09/2013, 03:35

    Màxim suport, Ximenis. Tendríais que haberle preguntado por la operativa de participación ciudadana en los presupuestos municipales y el asamblearismo pionero y único que estaba desarrollando. Gracias por la entrevista cupera, Marea!

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.