lamarea.com

jueves 23 noviembre 2017

Opinión

De acuerdo, ¿qué más está pasando?

Como dijo Marx, tenemos un “dinero sin mercancía” que crece sin inflación. Tenemos unos mercados yonkos enganchados a los bancos centrales y una inaprensible sensación de falta de sentido.

26 agosto 2013
14:46
Compartir

“La economía necesita la historia mucho más de lo que la historia necesita a la economía”. Kindleberger

Todos somos conscientes de que la llamada Gran Recesión no fue un accidente. Y si lo fue, estuvo poderosamente inducida y jugosamente aprovechada por las fuerzas del capitalismo financiero global. Como ya describió la Biblia en el libro de Miqueas: “Y codiciaron las heredades, y robáronlas: y casas, y las tomaron” (cap. 2 ver. 1). Sabemos que se trata de un expolio masivo del rico a la clase media, del norte al sur, de lo privado a lo público. Eso es lo que hemos visto a diario y lo que denunciamos con más impotencia que efecto. Hasta aquí bien, pero…¿Es eso lo que pasa? O mejor, ¿sólo es eso lo que está pasando?

Porque la dinámica de esta escandalosa revolución de los ricos contra los pobres nos ha llevado a, como dicen los economistas anglosajones, unos “territorios desconocidos”. La crisis que desde el sur de Europa nos parece un estado claro y meridiano ha generado terribles brumas en la ortodoxia académica tanto en economía como sociología. No pasa lo que se supone que debería.

Saskia Sassen lo define mejor que un servidor: “Ésta es una era de tendencias conceptualmente subterráneas. No es que estén debajo de la tierra, es que no las vemos. El ojo del Estado, el ojo de la ley o el ojo del teórico no las ve”.

Vamos a los ejemplos. A pesar de que afirmamos rotundos el triunfo del neoliberalismo, estos últimos años se han sostenido gracias a las inyecciones masivas de dinero por parte de los bancos centrales, la Q3 de Ben Bernanke, las compras de bonos de Draghi y la marcianada de la temporada: el Abenomics. Es decir, el plan japonés para doblar su masa monetaria dirigido por el primer ministro Shinzo Abe. Una solución que ya les funcionó muy bien a los japoneses en… ¡1937!

Es decir que el neoliberalismo necesita de trucos keynesianos para mantener su triunfo… Y si se inyecta tanto dinero, ¿por qué no se dispara la inflación? ¿O lo hará de aquí unos años? Como ya advirtió Nouriel Roubini en 2009: “Nos estamos quedando sin municiones de políticas fiscales y monetarias que aguanten el sistema financiero” y, este mes, Mario Draghi insistía en la idea de “tomar medidas no convencionales”. Territorios desconocidos, medidas imprevistas.

Y el milagro alemán, que todos debemos copiar aplicadamente, se basa en una brutal precarización y empobrecimiento de los trabajadores, que en el caso de Alemania ya afecta al 22% de la población. Una chinificación del centro europeo que ha llevado a Bélgica a acusar de dumping laboral a Alemania, como si los germanos fuesen una nueva Taiwán con sombrero tirolés.

Dicho de otra manera, se ha tratado de conseguir los efectos de destrucción creativa de una guerra pero ahorrándose las balas. Otro territorio desconocido. Porque no es lo mismo empobrecer Europa a base de bombardeos que a través de el embrutecimiento de las relaciones sociales.

Según el relato de lo que parece que está pasando, el relevo de las viejas potencias pertenece a los BRIC y los países emergentes. Ellos tirarán del carro del capitalismo global a partir de un crecimiento brutal y del consumo interno gracias a unas nuevas clases medias.

Y sin embargo, ese crecimiento lo que ya ha traído son revueltas en Brasil, Turquía, oleadas de huelgas en China y quejas por el colapso medioambiental (han desaparecido 28.000 ríos en el último medio siglo), revueltas en los felices Países Emergentes mientras que en la saqueada España, la Roja continúa siendo líder de audiencia y las calles siguen tranquilas. Parece, pues, que el recambio natural que el relato sistémico nos tenía preparado colapsa antes de hacerse el relevo.

Entonces, ¿qué tenemos? Como dijo Marx, tenemos un “dinero sin mercancía” que crece sin inflación. Tenemos unos mercados yonkos enganchados a los bancos centrales y una inaprensible sensación de falta de sentido, de colapsos continuos, es decir, de agonía.  Rece.

Hay más detrás de lo que nos empobrece. El problema es que ni los que nos roban saben lo que están haciendo. Hay algo oscuro e inaprensible en este tiempo. Y raro. Y nuevo.

[Artículo publicado originalmente en el número 7 de La Marea, disponible en kioskos hasta el jueves 29 de agosto]

Antonio Baños

Antonio Baños

5 comentarios

  1. 2
    2 28/08/2013, 18:54

    Ahora estamos en la etapa informativa. La gente es dura de mollera y le cuesta, pero dentro de poco se verá si queremos desequilibrar la balanza o no. Hay que combinar todas las formas de lucha, violentas y pacíficas. Señalemos al enemigo con nombre y apellidos y a por ellos en todas las vías posibles.

    Que los que nos pisan se pongan nerviosos.

    Responder a este comentario
  2. Mario
    Mario 28/08/2013, 14:43

    vamos, que ni puta idea de lo que está pasando, es lo que parece decirnos el artículo…Con el catedrático Vicens Navarro me aclaro un poco mejor la verdad.

    Responder a este comentario
  3. Jbadoch
    Jbadoch 27/08/2013, 12:42

    Resistir, sera lo que nos queda, contra el aislamiento con solidaridad y cohesión, contra el consumismo con consumo solidario y consciente, contra la precariedad con solidaridad y lucha obrera, contra la oligarquia con solidaridad y levando la democracia a su maxima expresión (cada cual que dirija su energia hacia donde estime mejor)

    Responder a este comentario
  4. Gómez
    Gómez 27/08/2013, 08:04

    Es para echarse a temblar, sin duda

    Responder a este comentario
    • Pintaius
      Pintaius 27/08/2013, 12:22

      Eso es, precisamente, lo que el sistema persigue: atemorizar al personal, hacernos creer que no hay otro camino, resignación…

      Es para echarse a la calle y luchar.

      Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM55 – Diciembre 2017

Tus artículos

Elecciones presidenciales en Chile: lo que está en juego

"En este momento ningún candidato puede sentirse realmente vencedor, por más que proclame lo contrario en su cierre de campaña". Manuel-Fabien Aliana analiza el panorama político de Chile a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Los socios/as escriben

La gran guerra mundial

La guerra global de los ricos contra los pobres es silenciado y minimizada, sostiene el autor