lamarea.com

jueves 15 noviembre 2018

Cientos de toneladas del agua contaminada de Fukushima se vierten en el mar

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, se ha comprometido a intensificar los esfuerzos del Gobierno para limitar las fugas

08 agosto 2013
11:56
Compartir
Cientos de toneladas del agua contaminada de Fukushima se vierten en el mar

Trescientas toneladas de agua contaminada se derraman cada día en el océano Pacífico desde la central nuclear de Fukushima. El primer ministro japonés ha anunciado este miércoles que las autoridades se involucrarán más en este problema considerado como “urgente”.

El primer ministro, Shinzo Abe, se ha comprometido a intensificar los esfuerzos del Gobierno para limitar las fugas y ha pedido por primera vez a su gobierno que intervenga en las operaciones de limpieza de Tokyo Electric Power (Tepco) en la costa. “Estabilizar la central de Fukushima es nuestro desafío. En concreto, el agua contaminada representa un problema urgente que suscita muchas inquietudes en la población”, ha explicado Shinzo Abe.

Enfrentado a una falta de medios de tratamiento, de almacenamiento y de contención de este agua, Tepco se ha visto obligada a reconocer a finales de julio, por primera vez, que una parte de este agua se ha estado vertiendo en el océano vecino. Mientras las operaciones de enfriamiento de los reactores continúan, el agua sigue siendo inyectada en grandes cantidades en las construcciones. Sin embargo, su sellado no se ha completado aún.

Un responsable del ministerio de Industria ha asegurado que la central comenzará a bombear el agua subterránea para limitar las fugas, con el objetivo de retirar 300 toneladas al día como muy tarde en diciembte. Hace unos días, Tepco juró que el agua contaminada con tritio, estroncio y otros elementos radiactivos se estanca en el subsuelo. Sin embargo, el Gobierno parece creer que estas fugas se producen desde hace dos años.

Subida de las aguas subterráneas

El sábado pasado, el diario japonés Asahi informaba de que las aguas subterráneas situadas bajo la central subían a un nivel demasiado elevado como para que una barrera que se está construyendo pueda contenerlas.

El periódico, que citaba una reunión de las autoridades japonesas sobre la nuclear, explicaba que las aguas subterráneas contaminadas podrían subir a la superficie en un plazo de tres semanas. El agua está ya lo suficientemente próxima al suelo como para que el producto químico inyectado por Tepco para hacer impermeable la roca haga efecto.

En un comunicado en el que se acusa a Tepco de haber “disimulado estas fugas”, Greenpeace a pedido a las autoridades japonesas que “aumenten la transparencia” y “busquen la experiencia internacional con el fin de encontrar soluciones”.

Una posibilidad sería “congelar” el suelo en un radio de 1.400 metros alrededor de la central, a imagen de las técnicas utilizadas por ejemplo en la perforación de los túneles del metro. Pero el proyecto está todavía en pañales.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

L'Humanité

L'Humanité

1 comentario

  1. #jufferve
    #jufferve 09/08/2013, 01:05

    La contaminación radiactiva a bajas dosis es letal para la salud, tal y como está demostrado en distintos estudios. Todo lo que se está enviando al mar y al aire llegará antes o después al final de la cadena alimenticia, es decir, los seres humanos. El negocio de la salud será el mahyor negocio del mundo en breve, si no lo es ya. ¿Se comprende ahora mejor la pasión privatizadora de los neocons como los del PPSOE? http://www.rebelion.org/noticia.php?id=75689

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".