lamarea.com

viernes 22 junio 2018

Sociedad

Los desalojados de la nave de Poblenou no logran el arraigo prometido

Entidades vecinales denuncian que las administraciones no están cumpliendo con los compromisos adquiridos. En septiembre, cerca de 200 personas perderán el alojamiento temporal

07 agosto 2013
16:45
Compartir
Los desalojados de la nave de Poblenou no logran el arraigo prometido
Imagen de la nave durante una de las asambleas realizadas antes del desalojo. MYRIAM MELONI

BARCELONA// La Asamblea Solidaria contra los Desalojos del barrio de Poblenou de Barcelona ha denunciado hoy que las administraciones no están cumpliendo los acuerdos alcanzados antes del desalojo de una nave ocupada por centenares de personas en el barrio, la mayoría inmigrantes. Las entidades vecinales denuncian que no se les está facilitando el certificado de arraigo social bajo el argumento de que no tienen contrato de trabajo, una condición que, aseguran los vecinos, el consistorio aseguró que no se tendría en cuenta.

“Quedamos en que a toda la gente de la nave se les aceptaría este informe de arraigo social sin contrato de trabajo, como un caso especial”, ha asegurado Carlota Falgueras, portavoz de la asociación, en declaraciones a TV3. Falgueras ha mantenido que el consistorio se comprometió a concederles el certificado “por el hecho de estar en la nave, por el hecho de que hace años que están aquí, o por traer certificados de cursos que hayan hecho”.

Tras el desalojo de la nave el pasado 24 de julio, de las casi 300 personas que vivían en la antigua fábrica, 190 han sido recolocadas en alojamientos temporales, según cifras del ayuntamiento. El resto pernocta en la calle después de que parte de ellos fueran desalojados de la parroquia Bernat Calvó, donde se refugiaron tras la actuación policial en la nave.

Sin embargo, la solución del alojamiento es únicamente temporal. Las asociaciones de apoyo consiguieron arrancar el compromiso del ayuntamiento de ofrecer alojamiento en albergues y pensiones durante todo agosto a los habitantes de la nave que lo solicitasen, ya que, según explica Homera Rosetti, portavoz de la Asamblea, “el día del desalojo les daban un vale por tres u ocho noches de albergue y tres vales de comida”.

Sin sustento económico

En este alojamiento temporal, por otro lado, no pueden continuar con el trabajo que venían realizando hasta ahora, mayoritariamente en la recogida y venta de chatarra. “Se les ha quitado su medio de vida, que es lo más importante, no solo se trata de dormir bajo techo”, denuncia Rosetti. “En la nave existía una microeconomía, estaba el bar, los que vendían la comida, la chatarra… ahora no tienen ningún ingreso”, explica.

Por eso, las asociaciones de apoyo critican lo que consideran “un parche” del consistorio y reclaman que se cumplan los compromisos adquiridos y se ofrezca una solución a largo plazo para las personas que, a partir de setiembre, volverán a estar en la calle.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Brais Benítez

Brais Benítez

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.