lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Política

Prevaricación, malversación y delitos contra el medio ambiente, los más indultados

Aunque no son los más habituales en términos globales. sí son los delitos que, en porcentaje, acumulan el mayor número de medidas de gracia sobre las condenas totales.

30 junio 2013
19:39
Compartir
Prevaricación, malversación y delitos contra el medio ambiente, los más indultados

Este artículo ha sido publicado en el nº 7 de La Marea, ya a la venta en quioscos

MADRID // En cada listado de reales decretos de indultos publicado en el BOE destacan, por encima del resto, las medidas de gracia concedidas a condenados por delitos contra la salud pública. En total, de los 10.158 indultados desde 1996, 2.845 habían sido condenados por ese delito. Para muchos jueces, esta es una muestra del uso del indulto como paliativo contra unas penas demasiado severas en estos delitos, que a veces simplemente consisten en el menudeo de drogas. Le siguen, de cerca, los delitos por robos (2.005 indultados en las fechas que abarca el análisis de El Indultómetro). Pero estos datos tienen trampa: también son los más habituales en las listas anuales de condenados.

Entonces, ¿qué crímenes son los que más se indultan? Delitos contra el medio ambiente, prevaricación de funcionarios públicos, delitos cometidos por funcionarios contra la libertad individual y malversación suman los porcentajes más altos de medidas de gracia por condenas. Tres de esos cuatro delitos tienen que ver, directamente, con el ejercicio de un cargo público o la sustracción de dinero de las arcas de las administraciones.

Entre 2007 y 2010, 49 personas fueron condenadas por delitos cometidos por funcionarios contra la libertad individual. Tres de ellos han sido indultados hasta el momento. Este epígrafe incluye alargar ilegalmente la privación de libertad o la incomunicación de un arrestado o utilizar un “rigor” innecesario en el trato a los presos por parte de funcionarios de prisiones o trabajadores de centros de menores, tal y como se recoge en el Código Penal. El porcentaje, un 6,12%, puede parecer poco determinante debido al pequeño  número de casos registrados, pero veamos un delito con mayor incidencia, como la malversación de fondos públicos: cinco de los 227 condenados en esos cuatro años ya han sido indultados, un 2,2%.

Otra de las categorías con mayor porcentaje de indultados es la que engloba los delitos de prevaricación de los funcionarios públicos (emitir una resolución o nombrar a alguien para un cargo de manera arbitraria a sabiendas de que es injusto). Seis de los 138 condenados entre 2007 y 2010 han sido indultados a día de hoy, un 4,35%.

Durante esos mismos años, fuera ya del ámbito de las administraciones públicas, un total 191 personas fueron condenadas por delitos contra los recursos naturales y el medio ambiente. Hasta el momento, diez de ellas han sido indultadas, un 5,24%. Se trata de condenas por provocar o realizar emisiones, vertidos, radiaciones, extracciones o ruidos que  puedan “perjudicar gravemente el equilibrio de los sistemas naturales”.

Todos estos crímenes recibieron la medida de gracia en un porcentaje de casos superior al 1,07% (517 indultos sobre 48.222 condenas) de los delitos contra la salud pública. En casos especialmente llamativos, como los de las torturas, encontramos porcentajes mucho menores pero que muestran el uso de esta prerrogativa: de las 10.046 condenados por torturas entre 2007 y 2010, 22 han sido indultados a día de hoy (un 0,22%).

Otro ejemplo de diferencias entre términos absolutos y relativos: los hombres se benefician de más indultos (880 en esos cuatro años frente a 228) porque también son mayoría aplastante entre los condenados (1.722.419 frente a 162.245). Pero, en proporción, las mujeres reciben en más ocasiones esa medida de gracia (14 de cada 10.000 condenadas frente a 5 de cada 10.000 condenados).

Junto a los delitos contra el medio ambiente, son justo aquellos cometidos por funcionarios públicos los que han sido indultados en una proporción más alta que cualquier otro crimen. Son aquellos en los que la administración, desde el poder Ejecutivo, se perdona a sí misma sus faltas.

 

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eva Belmonte

Eva Belmonte

3 comentarios

  1. womanwithframe
    womanwithframe 02/07/2013, 12:30

    Afecta de lleno a sus amos, especuladores y empresarios sin escrúpulos, por tanto nada nuevo, si acaso , la pasmación de la caradura de todos los implicados, sin distinción. Ay, indultos a precio de donativos, como siempre, una mano lava otra mano. Sin verguenza posible.

    Responder a este comentario
  2. antonio
    antonio 01/07/2013, 13:31

    10.046 condenados por torturas entre 2007 y 2010 !!!. Me quedo alucinao. Perdonar pero me cuesta muchisimo creerlo. Tiene que ser un error seguro o quizás yo lo he entendio mal. Si esto es cierto …de verdad que me habeis metio el miedo en el cuerpo.

    Responder a este comentario
  3. jubilado
    jubilado 01/07/2013, 11:30

    Hay que sacar de la trena, a los amigos del alma y de sobre.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.