lamarea.com

sábado 22 septiembre 2018

Internacional

Turquía, un punto de inflexión

Las revueltas que comenzaron en Estambul a finales de mayo y se extendieron por todo el país tienen un origen tanto económico como político.

05 junio 2013
12:35
Compartir

El viajero que haya visitado recientemente Estambul se habrá encontrado con una ciudad en profunda transformación, cuya silueta está siendo modificada a un ritmo vertiginoso por gigantescos proyectos de construcción, que han hecho proliferar imponentes edificios inteligentes y enormes centros comerciales de lujo.

Si bien la ciudad precisaba de reformas arquitectónicas, sobre todo de cara a proteger los edificios en peor estado frente a la amenaza de un posible terremoto, los cambios están promoviendo un fenómeno de gentrificación, es decir, amplios sectores del centro están experimentando una drástica remodelación para ser posteriormente ocupados por clases de mayor poder adquisitivo, expulsando, a su vez, a las clases más desfavorecidas a la periferia.

La batalla de Taksim de estos días se libra en lo económico y en lo político. No en vano, Taksim, centro neurálgico del lado europeo, es un lugar de alto contenido simbólico, tanto popular como político, que acoge el Monumento a la República y tiene un especial significado para la lucha obrera, especialmente desde que en 1977 murieran más de treinta personas en la manifestación del 1 de mayo.

La plaza se conecta con la peatonal calle Istiklal atravesada por su icónico tranvía, que en los fines de semana se nutre de mareas de gente de todas las partes de la ciudad y de diferentes países del mundo. Taksim e Istiklal atraen tanto la convocatoria de manifestaciones políticas, como las celebraciones más populares.

Las reformas urbanísticas que están afectando los edificios de Istiklal y sobre todo, a la plaza, suponen una alteración radical de un paisaje cargado de simbolismo para los “estambuliotas”. La propuesta de remodelación prevista antes de las protestas favorecía la construcción de otro centro comercial que excluía, de nuevo, a las clases populares y se acercaba más al turismo de lujo proveniente de los países del Golfo.

Junto a ello, en el proyecto se encontraba la construcción de una mezquita, lo que se ha considerado por muchos como un símbolo de revancha frente al férreo laicismo del legado kemalista. El proyecto urbanístico, en cualquier caso, promovía tanto la despolitización de la plaza como la pérdida del contenido popular que siempre ha tenido. Todo ello reflejo de un tipo específico de modelo económico.

En lo político, el AKP se presentó a sí mismo como un partido demócrata-conservador al comienzo de su primera legislatura en 2002 y desde entonces se ha convertido en el partido predominante del sistema de partidos turco, muy alejado de sus rivales, lo que le ha conferido tres mayorías absolutas consecutivas en el Parlamento.

El tono conciliador de la primera legislatura fue dejando lugar a un discurso menos incluyente a partir de la segunda. Si bien fue un partido capaz de mostrar un gran impulso reformista y de abrir negociaciones con la UE, favoreciendo un clima de cambio y apertura política, en los últimos años, tanto por razones internas como externas (aquí habría que mencionar la posición negativa de países miembros de la UE a la candidatura turca) el discurso y la estrategia se han visto alterados, y prueba de la erosión del proceso de democratización es la cada vez peor posición que ocupa Turquía en los ranking internacionales de libertad de expresión.

Las limitaciones a las que se ha visto sometida la oposición al gobierno a la hora de expresar su descontento, así como la aprobación de legislación, como la referida a la limitación en el consumo de alcohol, han causado una enorme inquietud en importantes sectores de la población turca. Tras las protestas, el propio presidente turco Abdüllah Gül declaraba que el mensaje había sido escuchado, que la democracia no sólo pasaba por las urnas, y que un país en democracia debía permitir que diferentes estilos de vida tuvieran cabida.

Por su parte, el primer ministro Tayyip Erdogan ha visto su imagen seriamente dañada por la brutal contención de las protestas tanto en el interior como en el exterior. Este será sin duda un punto de inflexión en el que el Gobierno turco podrá optar por una mayor represión de manera formal o informal o bien por mostrarse sensible a las demandas de los grupos que no se sienten representados por su partido. Las elecciones locales y presidenciales de 2014, así como las posteriores elecciones generales nos darán la medida del impacto, a medio plazo, de las revueltas.

 

Carmen Rodríguez López es investigadora especializada en Estudios Turcos Contemporáneos en el Taller de Estudios Internacionales Mediterráneos de la UAM. También es autora del libro ‘Turquía.La apuesta por Europa’, Madrid, La Catarata, 2007.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Carmen Rodriguez Lopez

Carmen Rodriguez Lopez

1 comentario

  1. Entretierras
    Entretierras 05/06/2013, 19:27

    Imágenes, simbología y cartelería del movimiento … http://entretierras.net/2013/06/05/las-pancartas-y-pintadas-de-gezipark/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".