lamarea.com

jueves 20 septiembre 2018

Política

Carlos Fabra: “¿No puedo donar a mi partido lo que quiera?”

El expresidente de la Diputación de Castellón califica a Bárcenas como un “sinvergüenza como la copa de un pino”

09 mayo 2013
17:45
Compartir
Carlos Fabra: “¿No puedo donar a mi partido lo que quiera?”
Carlos Fabra en una imagen de archivo.

Ha vuelto Carlos Fabra. El expresidente de la Diputación de Castellón, expresidente del PP en esta provincia y exdirector del aeropuerto “para las personas” ha vuelto a hablar, esta vez como secretario general de la Cámara de Comercio castellonense.

El caso Bárcenas, el PP, el aeropuerto, los ERE o el New York Times han sido analizados por la peculiar oratoria de Fabra. El político admitió ante los periodistas que donó durante dos años 5.000 euros al Partido Popular para hacer frente a una situación financiera “delicada”. “¿No puedo donar a mi partido lo que quiera?”, se justificó.

Fabra también reconoció que al año siguiente aportó 500 euros y que le pidió a “casi todos los parlamentarios” que hiciesen su aportación al partido. “Si éramos 50 cargos electos, hubo una aportación de 25.000 euros”, señaló.

Respecto al caso Bárcenas, calificó al extesorero de “sinvergüenza como la copa de un pino” y defendió que las cuentas del partido “están auditadas por el Tribunal de Cuentas y todo está claro”, aunque a continuación admitió que “en todas las partes cuecen habas”.

En este sentido, opinó que “los medios de comunicación hablan muy poco de los cerca de 1.000 millones de euros de los ERE de Andalucía” de los que, a su juicio, “no sabemos dónde están ni lo sabremos nunca, aunque sabemos que una parte importante está en putas y en cocaína porque se ha declarado en sede judicial, pero el resto de millones no sabemos dónde están”.

“El NY Times me la trae al pairo”

Pero las críticas de Fabra traspasaron fronteras y llegaron hasta los Estados Unidos, en concreto hasta la sede del New York Times y su reportaje sobre el despilfarro y el ejemplo del aeropuerto de Castellón. Un reportaje que calificó y resumió en cinco palabras: “me la trae al pairo”.

En ese sentido, aseguró que el aeropuerto es una infraestructura “esencial” para Castellón, ya que sin ella la provincia “no tiene futuro porque no podemos vivir sólo del azulejo”.

Sobre su dimisión al frente del aeropuerto de Castellón, lo justificó con una discrepancia “profunda con la línea del presidente Alberto Fabra”. Al respecto garantizó tener “la conciencia muy tranquila de no ser el responsable de que ese aeropuerto no esté funcionando”. “Cuando llegue el momento, si llega, yo diré lo que tenga que decir, pero le garantizo que no soy el responsable de que el aeropuerto no esté funcionando”, concluyó.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

La Marea

La Marea

2 comentarios

  1. Flanagan
    Flanagan 09/05/2013, 22:08

    Es que lo tuyo no es *donar*. Lo tuyo es reparto de botín.

    Responder a este comentario
  2. ManuelTolosana
    ManuelTolosana 09/05/2013, 20:53

    Estallido social. Revolución. A juzgar por lo que escucho eso es lo que muchos añoran. Unas cuantas guillotinas en la Puerta del Sol o en la Avenida Diagonal. http://www.elsenorgordo.com/2013/05/algo-hay-que-hacer_9.html

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".