lamarea.com

martes 25 septiembre 2018

Opinión

Antidisturbios en la Complutense, universitarios en la trituradora

El autor pide a la sociedad que no se deja engañar por el neoliberalismo y apela a sumar gente para buscar el cambio

26 abril 2013
14:16
Compartir

Hemos vuelto a ver a los grises en la Complutense. Cuestión de memoria. Lo sabíamos de las fotos, de los relatos de los mayores. Ahora visten diferente, pero es la misma historia. Durante el franquismo, la desesperación de una dictadura que se prometía eterna. Ahora, la desesperación ante una democracia que, más allá del nombre, es una burla. Uno de cada dos jóvenes está en el paro (en realidad, el 57%). Las tasas universitarias se han duplicado. Salir de casa de tus padres antes de los 30 años parece ciencia ficción, aunque salir de “casa de tus padres” cada vez más podría decirse salir de casa de los abuelos, lo que hace la cosa más insultante. Se publican las cifras de paro pero nadie del gobierno comparece. Sabemos que el PP ha ganado las elecciones gracias a la red Gürtel (claro que los errores del PSOE han ayudado, pero ¿podría haber ganado el PP sin la red que le ha brindado Correa, Bárcenas y compañía), pero no hay responsables en la cárcel. El único juzgado y condenado ha sido Garzón. Oímos los relatos de los parados de larga duración. Desesperación. Ana Mato tiene coches de alta gama en su garaje y ni siquiera lo nota. Unos tanto y otros tan poco. El Eclesiastés recuerda que tanta desigualdad es una invitación a un diluvio social.

Urdangarín está en su mansión. Estudiantes universitarios duermen en comisaría. Algo huele a podrido al sur de los Pirineos. ¿Cómo se gestiona la desesperación? ¿Qué caminos están dejando en nuestro país los que están dinamitando el artículo 1 de la Constitución? Decía Oliverio Girondo que conociendo a Van Gogh, lo extraño no es que se cortara una oreja, sino que no se cortara también la otra. Con seis millones doscientos mil parados, ¿lo peor que pasa es que unos estudiantes universitarios, protestando por los recortes en la enseñanza pública, se encierran en la facultad y se ponen gallitos con la representación del poder académico? Unos quizá metan la pata. Otros han diseñado la exclusión de la mitad de la sociedad. ¿Con quién nos enfadamos?

Sin violencia somos más, qué duda cabe. Y las medidas de fuerza que no tienen respaldo popular se convierten en estupideces con alto coste personal. En cualquier lado (basta ver la convocatoria Asedia el Congreso, fácilmente estigmatizable). ¿Contra quién dirigimos la rabia? Si toda la presión que se puede ejercer la sufre un compañero (que está plenamente comprometido con la necesidad de salir de esta patraña de democracia) estamos bien desencaminados. Amanecer Dorado está repartiendo comida y sumando votos. Parece evidente que el cuerpo pide rabia –nos están robando nuestro futuro en nuestras narices- pero la violencia que no sea estrictamente defensiva está olvidando la relación entre táctica y estrategia. Se trata de sumar gente. De hablar con los estudiantes, de construir hegemonía, de salir de los círculos cerrados de los que piensan estrictamente como nosotros. Si repetimos tra vez el sectarismo de la izquierda, si pensamos que tenemos la verdad y los demás son una cuerda de imbéciles, si nos creemos los héroes y los demás los cobardes, no vamos a ningún lado. Un círculo vicioso acariciado siempre por análisis mediocres.

El neoliberalismo ha triunfado porque nos convenció de que no había alternativa. Ya sabemos que eso es mentira. Ahora va a intentar convencernos fragmentándonos. No dejemos que nos separen más. Es momento de hablar. Mucho. Para que el 90% entienda la necesidad de cambiar. Para que el 90% entienda que su silencio es el verdugo que tiene en su cabeza. Sólo así el miedo va a cambiar de bando. Es sensato recordar a cualquier antidisturbios descerebrado que no vivimos en el franquismo. Y es mucho más sensato que cualquier antidisturbios con maneras de matón se sienta tan solo que no le quede otra que salir corriendo de su propia miseria. Reflexionemos todos. Ninguna medida de fuerza contra los iguales puede tener éxito. Llamar a los antidisturbios para que solventen tus problemas es como llamar a la OTAN para que traiga la democracia. Meter a los antidisturbios en la Universidad es una vergüenza. Errores, errores y más errores.

Para que el miedo cambie de bando, pensemos mucho antes de levantar la mano, de dejarnos llevar por la rabia, de equivocarnos con lo que corresponde ahora. A día de hoy, les ha asustado más expropiar siete carritos de un supermercado que vapulear a ningún Robocop. Hacer política implica un nivel más alto de conciencia. Leamos la historia. Están deseando que nos equivoquemos.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Juan Carlos Monedero

Juan Carlos Monedero

6 comentarios

  1. Rafael
    Rafael 01/05/2013, 12:54

    Buen comentario, Pintaius.
    Estoy convencido que somos muchos los que pensamos y sentimos de esa manera, más o menos. El neoliberalismo (que así llaman tanto al capitalismo presentable como al impresentable fascismo) entró en plena decadencia, contestado por amplias mayorías en Latinoamérica y cuestionado en toda Sureuropa. Las derechas políticas tendrán que reinventarse a sí mismas y pasar de una vez a la Historia como o hizo el esclavismo, el feudalismo,… Y a la izquierda toca reubicarse sin complejos en sus espacios creativos alternativos. Con más conciencia colectiva y menos liderazgos personalistas, con más peso de lo común por puro instinto de supervivencia. Ellos abandonarán el barco a su suerte cuando algunos latigazos barran el templo de la esperanza. Que el pueblo reoriente su organización y asuma sus obligaciones para negar la mayor a los cuentistas de cuentas disfrazadas de cuentas.
    Salud y Libertad

    Responder a este comentario
  2. rik
    rik 30/04/2013, 15:53

    Pintaius, no te engañes, syriza y front de gauches se basan en el modelo de IU. Otra cosa es que lo implementen mejor o peor, pero el modelo se creo aqui, asi que tampoco creo que estemos tan lejos.

    Responder a este comentario
  3. nasi
    nasi 28/04/2013, 15:48

    Antidisturbios a la trituradora !!

    Responder a este comentario
  4. Pilar
    Pilar 27/04/2013, 15:56

    Es que no hemos salido del franquismo. Estaba agazapado preparando a conciencia su vuelta y ha regresado con los aires de sus mejores tiempos. En pequeñas capitales de provincia que en las últimas elecciones han cambiado de signo político se percibe ésto con claridad.
    El pueblo, en su gran mayoría, sigue todavía en la siesta y en la fiesta de la España zafia, cutre y de pandereta a la que sutilmente nos han devuelto, sobre todo gracias a los medios de comunicación y otros entretenimientos al servicio del sistema y que por desgracia son, según veo, por donde se informa la gente.
    Es preciso despertar de este letargo y parece que esto está sucediendo a cuentagotas. Tan lentamente que me tiene preocupada.

    Responder a este comentario
  5. Pintaius
    Pintaius 27/04/2013, 09:13

    «Hacer la revolución con el estómago lleno da muchísima pereza», y en este país aún son mayoría los que tienen cosas que perder (trabajo, vivienda…).
    La gente intuye que, para que las cosas cambien de verdad, habría que dejar de apoyar a los partidos que defienden el sistema, es decir, a los dos partidos mayoritarios PP y PsoE, e irse un poco más a la izquierda. Luego mira desde el balcón del 25% de sociedad que consume el 80% de la riqueza, y ve a miles de millones de personas que viven mucho peor, y se acojona. «Fuera del corral hay lobos asesinos» nos dicen los medios de comunicación/propaganda, silenciando que las bestias más crueles y miserables son las que dirigen el cotarro.
    Pero es que a la izquierda del PsoE tampoco hay un «Front de gauche» o una «Syriza», sino más bien un batiburrillo de «frentes populares de Judea» más pendientes de protagonismos y de odiarse entre si, que de hacerle frente al sistema con un mínimo de probabilidad de vencer.
    Es más necesario que nunca, surja alguien con la capacidad de unir a todas esas formaciones políticas y movimientos sociales bajo un único programa electoral. «Para los cargos públicos, elegid a los mejores y más capacitados… y vigiladlos como si fuesen canallas» que decía Pablo Iglesias. Gobernantes que no mientan jamás a su pueblo, que expliquen claramente lo que hay: las presiones y amenazas de lo banca, de los lobbys, del empresariado, de la Iglesia… y de ese modo pueda el pueblo decidir en referendum lo que más convenga. Políticos que no necesiten analistas que nos digan lo que quiso o no quiso decir en tal o cual frase.
    La mentira es inherente al neoliberalismo… hay que vencer con la verdad pura y dura por bandera.
    Unidos podemos, cada cual por su lado está visto que no.
    Salud.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM63 – Septiembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

10 años después de la crisis financiera: nuestros ‘dirigentes’ nos han fallado, el futuro depende de nosotros 

"El 15 de septiembre se cumplirán 10 años desde que la quiebra de Lehman Brothers abrió una caja de Pandora", afirman.

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".