lamarea.com

viernes 16 noviembre 2018

Sociedad

Cayetano Ripoll, el último asesinado por la Inquisición

Un documental recupera la historia de este profesor que fue ajusticiado el 31 de julio de 1826

21 abril 2013
12:02
Compartir
Cayetano Ripoll, el último asesinado por la Inquisición
Cayetano Ripoll en una imagen de archivo.

VALENCIA // Cayetano Ripoll era maestro de escuela. Nació en Solsona (Lleida), vivió en Francia y, a su vuelta, se instaló en el pueblo valenciano de Russafa donde comenzó a dar clase. Cayetano guardaba un secreto: era deísta. Creía que Dios estaba en todas partes y eso para la Iglesia española del siglo XIX era motivo de herejía… y de muerte.

Un documental recupera ahora la vida de Cayetano Ripoll. Creado por la Asociación Valenciana de Ateos y Librepensadores (AVALL), hace un repaso de media hora por la vida y los sucesos que envolvieron la muerte del que fue el último ajusticiado de la Santa Inquisición.

Era el año 1824. Una denuncia anónima llevó a la Junta de Fe de Valencia hasta la puerta de la choza donde Cayetano ejercía como maestro y fue apresado. A continuación, lo llevaron a la cárcel y allí permaneció dos años antes de escuchar su sentencia: condena a muerte por herejía. Durante ese tiempo, la Iglesia envió a un teólogo para hacerle recapacitar, pero él no dio su brazo a torcer.

Los delitos por los que se le acusó fueron cuatro: sustituir en las oraciones de clase la expresión “Ave María” por “alabado sea Dios”, no acudir a misa ni llevar a sus alumnos, no salir a la puerta para saludar el paso de la procesión y comer carne el viernes santo.

Miguel, responsable del documental Cayetano Ripoll y la Iglesia valenciana explica que lo que le llevó a interesarse por su historia fue que es “escandaloso que en el año 1826 se matase a alguien por sus creencias religiosas”. De hecho, Cayetano Ripoll fue el último asesinado por la Inquisición en todo el mundo.

Aunque quien realmente le condenó fueron las Juntas de Fe, “los herederos de la Inquisición”, como explica el ensayista y político Alfred Bosch, fueron “las mismas personas y con los mismos medios”, apunta.

Asesinato grotesco

Gracias al documental, sabemos que la muerte de Cayetano se produjo un lunes 31 de julio. Según una crónica de la época, firmada por Miguel Mendoza, el reo tuvo que recorrer el centro de la ciudad, donde fue increpado por los vecinos a su paso.

Su muerte se produjo de un modo grotesco. Fue ahorcado, aunque el castigo previsto por la Iglesia para casos como el suyo era el de morir en la hoguera. Por este motivo, sus verdugos pintaron unas llamas en el tonel donde cayó su cuerpo tras morir asfixiado.

Grotesco también fue el hecho de que, meses antes de su asesinato, Cayetano estuvo a punto de salvarse porque no encontraban su partida de bautismo. Si no era cristiano, no podía ser hereje. Finalmente, apareció en Solsona. Esa partida de bautismo pasó a ser su partida de defunción.

Las últimas palabras que pronunció el “hereje contumaz”, como se le nombró en la sentencia, fueron: “Muere un reconciliado con Dios y con los hombres”. Después, fue enterrado en la parte del exterior del cementerio.

Su muerte sorprendió a una Europa que despertaba a la Revolución Industrial. Mientras el viejo continente hacía suyos los postulados de la Revolución Francesa, en España se asesinaba a alguien por razones de índole religiosa. No obstante, el de Ripoll fue un caso excepcional, ya que en España hacía más de medio siglo que no actuaba la Inquisición. Fue escandaloso incluso para el rey Fernando VII, que llegó a censurar a la audiencia de Valencia por hacer caso a los mandatos de la Iglesia en este caso.

La larga sombra de Simón López

El responsable de la muerte de Cayetano fue Simón López, entonces arzobispo de la ciudad. Los autores del documental defienden que no es casual que el último asesinato de la Inquisición ocurriese en Valencia. “Aquí la Iglesia ha sido excesivamente violenta y ha tenido (y tiene) mucho poder”, aseguran.

Simón López fue diputado en las Cortes de Cádiz y dejó su escaño para no tener que jurar la Constitución.  En 1826, presidió la Junta de Fe de Valencia, una institución creada para “vigilar la doctrina”. El arzobispo justificó la ejecución de Cayetano con una frase: “Dios quiera que sirva de escarmiento para unos y de lección para otros”.

El responsable de la sentencia a muerte está enterrado en la catedral de Valencia, en la capilla de San José. Curiosamente, el último arzobispo de la ciudad, Agustín García Gasco, pidió descansar a su lado. Cuando falleció, hace dos años lo enterraron allí. Los miembros de la AVALL no creen que esta decisión fuese casual.

Desde la asociación se pide al Ayuntamiento un reconocimiento para Cayetano, quizás una placa en su recuerdo en la Plaza del Mercado, donde fue ahorcado.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

7 comentarios

  1. remigio III
    remigio III 24/12/2017, 20:06

    Aprofite per a recordar-los que, hui en ple segle XXI, el bisbe de València, aprofita el púlpit per a fer proclames franquistes i amenaces, més o menys velades, sobre independències i apologia del franquisme. També, aprofitant l’avinentesa, els recordaré que borbònia, l’hereva de la destruïda espanya, manté presos polítics. En ple segle XXI. I postulant-se com a demòcrata. Trobe molta similitud amb els 1826. No hem avançat molt.

    Responder a este comentario
  2. coco
    coco 11/04/2014, 03:32

    Los integrantes de la iglesia en esa época radicales llegando a un estado de nivles altísismos de criminalidad. Parece que algunos también en este siglo XXI.

    Responder a este comentario
  3. david
    david 26/06/2013, 12:48

    Hola me gustaría saber donde puedo ver este documental porque estoy haciendo un trabajo sobre la inquisición.

    Muchas gracias

    Responder a este comentario
  4. 4lex
    4lex 21/04/2013, 23:46

    Este ayuntamiento no durará mucho más (¡afortunadamente!). Antes del 200 aniversario -espero que bastante antes- hemos de tener en Valencia un equipo de gobierno dispuesto a rendir homenaje a este último asesinado por la Inquisición, y poner esa placa.

    Ya sería mucho pedir que el nuevo Papa (¿o el siguiente?) hiciera algún tipo de gesto en ese mismo sentido, quizá el mismo año del 200 aniversario. Habría muchos sorprendidos, cierto, pero si grupos como los cristianos de base se siguen fortaleciendo, quién sabe hasta dónde pueden llegar. Y tengamos en cuenta que ahora en Roma reivindican a Galileo como uno de los suyos, vivir para ver.

    En cualquier caso, bravo por AVALL y por La Marea, y gracias por este ejercicio de memoria histórica.

    Responder a este comentario
  5. Flanagan
    Flanagan 21/04/2013, 18:46

    -. Oiga ¿está Dios? ¿Podemos subir a hablar con El? ¡Ah que es usted! No, si solo era para hacerle un escrache y enviarle a la mierda.
    Si SE PUEDE.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

“Próximo año en España”, desde Berlín

La asamblea de Izquierda Unida en Berlín organiza un tour para recordar a los brigadistas y exiliados de la guerra civil española.