lamarea.com

miércoles 20 junio 2018

Internacional

“Con nuestras condenas a cadena perpetua, Marruecos quiere amedrentar a los saharauis”

Hassana Aalia es uno de los 24 activistas condenados por Marruecos por haber participado en el campamento de protesta saharaui Gdeim Izik // El joven está refugiado en España

27 marzo 2013
07:02
Compartir
“Con nuestras condenas a cadena perpetua, Marruecos quiere amedrentar a los saharauis”
Hassana Aalia, en una imagen de archivo.

Hassana Aalia (El Aaiún, 1988) conoció las prisiones marroquíes en 2005, con 17 años, cuando la policía lo detuvo por participar en las manifestaciones que luego se bautizaron como Intifada saharaui. Desde entonces, su vida ha sido un entrar y salir varias veces al año de las comisarías de Marruecos, el país que el 17 de febrero lo condenó en ausencia a cadena perpetua. El joven estaba acusado de haber participado en el campamento de protesta Gdeim Izik y de haber provocado la muerte a 11 policías marroquíes, los mismos cargos por los que otros 23 activistas han sido a su vez condenados a durísimas penas en un juicio plagado de irregularidades. Según el sumario al que tuvo acceso La Marea, el tribunal no presentó ninguna prueba de cargo contra ellos. Hassana, que vive refugiado en España, se ha convertido así en un prófugo de Marruecos.

¿Cuál fue su grado de participación en el campamento Gdeim Izik? ¿Por qué la policía marroquí se fijó en usted?

Como muchos otros saharauis, yo tenía una jaima en el campamento con mis amigos e iba y venía de El Aaiún para ayudar a traer a la gente a Gdeim Izik. Había seis controles de policía y no era fácil atravesarlos. Entre esa gente había extranjeros, alguno de ellos periodistas, a los que teníamos que disfrazar de saharauis. También grababa vídeos de la vida en el campamento y el día del desmantelamiento [8 de noviembre de 2010] fui testigo de lo que sucedió. Los saharauis no nos esperábamos una intervención tan brutal como la que llevaron a cabo, sobre todo porque mientras duró el campamento nos habíamos habituado a la libertad que se respiraba en él.

Usted ha denunciado haber sido juzgado y después liberado por los mismos delitos por los que ahora ha sido condenado: ¿Cómo es posible?

Es posible porque, como han denunciado los observadores internacionales, este último juicio ha sido meramente político. Tras el desmantelamiento del campamento, hubo cientos de detenidos y de heridos. Yo me escondí en casa de un amigo y, después de dos meses, decidí salir; ese mismo día me detuvieron. Cuando me arrestaron me dejaron en una habitación con el suelo cubierto de sangre; un militar me dijo entonces que era la sangre de mis compañeros. Me hicieron de todo, me torturaron como siempre cuando me han detenido. Al cuarto día me juzgaron y me condenaron a cuatro meses con la pena en suspenso. Dijeron, entre otras cosas, que yo había tirado piedras a los marroquíes y que había heridos graves. Imagínese mi sorpresa cuando un año después emiten un mandato de busca y captura para juzgarme otra vez por lo mismo.

¿Era cierto que usted había tirado piedras o participado en los enfrentamientos con marroquíes? 

No. Yo no tiré piedras; de hecho me pasé toda la mañana intentando ayudar a los mujeres, los niños y los ancianos que trataban de huir del campamento cuando los marroquíes entraron y empezaron a arrasarlo y quemarlo todo. Después de ese primer juicio y de ser liberado, incluso viajé a Argelia y pasé tres meses en España. En octubre de 2011 volví a El Aaiún y no tuve ningún problema con la policía ni en la aduana. Un mes después, cuando ya estaba de vuelta en España [el joven seguía un curso de formación en el País Vasco], me entero de que hay un mandato de busca y captura contra mí por los mismos delitos por los que ya se me había juzgado y liberado la primera vez.

En el juicio les acusaron a ustedes y a sus compañeros de haber matado a 11 policías, entre otros cargos.

Este juicio fue una farsa. No sólo nos acusaron de haber asesinado a esos policías, sino también de tener secuestradas a las 20.000 personas que acamparon en el campamento. Y ello pese a que en los vídeos se veía que la gente estaba cantando, dando palmas y riendo. Además, ¿con qué íbamos a matar a esos policías? ¿Con los cuchillos de cocina que teníamos en el campamento para cocinar y que enseñaron en el juicio sin rastro de sangre? Yo me pregunto también por qué no hemos visto nunca a las familias de esos policías dar una rueda de prensa diciendo que sus hijos habían muerto; porque las familias de los saharauis que mataron, entre ellos un niño, sí que han salido para denunciar lo sucedido.

¿Qué le parecen los vídeos presentados por Marruecos, donde se ve a supuestos saharauis incluso orinando sobre un cadáver?

Cuando uno ve ese vídeo, grabado desde un helicóptero, la duda que viene a la mente es por qué no cogieron a esa persona que aparece orinando sobre lo que dicen que es un cadáver de un policía. Ese hombre estaba solo en la imagen; no se ve a una multitud de saharauis que pudiera protegerlo ni tenía donde esconderse, pues estaba en medio del desierto: ¿por qué la policía marroquí no lo detuvo cuando no tenía escapatoria? Me parece muy sospechoso.

¿Se esperaba una condena tan dura?

No me esperaba una cadena perpetua. Es evidente que el gobierno marroquí está intentando mandar un mensaje claro a toda la población saharaui que está luchando pacíficamente. Querían dictar una sentencia ejemplarizante y meter miedo a nuestro pueblo.

¿Ha hablado usted con sus compañeros del grupo Gdeim Izik? ¿Cómo afrontan el futuro tras estas durísimas condenas [otros siete de ellos han sido condenados también a cadena perpetua]?

Mis compañeros están muy animados como lo han estado durante el proceso, en el que han dado una lección al gobierno marroquí. Es como si le hubieran dicho: “No importa vuestro juicio porque nosotros vamos a seguir luchando”. Han puesto de relieve la farsa, como han hecho los observadores internacionales que han denunciado la falta de pruebas contra nosotros y el carácter político del juicio.

¿Teme una posible extradición a Marruecos?

No tengo miedo, pese a que en 2009 España firmó un acuerdo en ese sentido con Marruecos. Y si no tengo miedo es porque creo que si el gobierno español aceptara una petición de extradición quedaría en evidencia: todo el mundo sabría que el Estado español está apoyando la ocupación marroquí. Yo, por mi parte, cuando supe que estaba en busca y captura, decidí quedarme aquí para seguir luchando por mis compañeros y denunciar lo que sucede en el Sáhara Occidental ocupado.

Los gobiernos occidentales no han condenado estas duras sentencias: ¿Qué opinión le merece esto?

Es una vergüenza que Francia, Estados Unidos y, sobre todo, España no hayan condenado el juicio. Sobre todo porque España tiene una responsabilidad histórica en todo lo que está pasando en el Sáhara. Pero, claro, hay muchos intereses económicos de por medio. También es una vergüenza que la misión de la ONU en el Sáhara sea la única en todo el mundo que no tiene competencias para vigilar que se respetan los derechos humanos.

¿Tiene la esperanza de poder volver algún día a su tierra?

Duele no poder volver a casa de uno con tus hermanos y tus padres. Pero yo nunca voy a perder la esperanza de poder regresar a un Sáhara libre. Por ello estamos luchando y espero que lo logremos cuanto antes.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Trinidad Deiros

Trinidad Deiros

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.