lamarea.com

sábado 23 junio 2018

Sociedad

Voluntarios que preparan “tuppers” caseros para paliar el hambre de sus vecinos

Cada vez hay más grupos que se organizan para cocinar y repartir cenas en diferentes ciudades. Atienden a personas con dificultades para acceder a los servicios sociales públicos.

09 marzo 2013
17:51
Compartir
Voluntarios que preparan “tuppers” caseros para paliar el hambre de sus vecinos

[Reportaje gráfico: Fernando Sánchez]

MADRID // Cuando el agua hierve, Jaime mete en la olla dos kilos de macarrones. Como cada martes desde el pasado octubre, cocina 15 raciones de pasta boloñesa vegetal para repartirlas a las 20.30 horas en la céntrica plaza madrileña Tirso de Molina a todo aquel que se acerca a recoger uno de los packs que prepara. Estos incluyen un plato de pasta o de arroz con legumbres, un vaso de caldo caliente y un bocadillo vegetal con una pieza de fruta. Jaime forma parte de un grupo de voluntarios que pone sus recursos y trabajo al servicio de personas anónimas que acumulan problemas. Más de 60 personas cenan los martes y los miércoles gracias a su empuje y altruismo.

Que los cinco años de crisis española están pasando factura a los sectores más vulnerables de la sociedad, que son los grandes olvidados, es un secreto a voces. Cada vez son más lo que pierden su techo, agotan las prestaciones de desempleo o desesperan en la tortuosa labor de encontrar un empleo. Para tratar de paliar los efectos del hambre, el frío y la soledad, están surgiendo en España diversas iniciativas ciudadanas basadas en la solidaridad y la cooperación. Es el caso de la asociación Casa Solidaria, que, inspirada en un proyecto similar en Portugal, hace  poco ha cumplido un año repartiendo comida de forma altruista en Barcelona y Lleida. Y en octubre llegó a Madrid de la mano de una pareja de amigos: Jaime y Ángeles. Valencia y Girona serán las dos próximas ciudades en disfrutar de estos comedores sociales de voluntarios.

En Barcelona (la ciudad en la que Casa está más consolidada) cuentan con el apoyo de restaurantes, panaderías y bares que donan la comida que les ha sobrado ese día. De esta forma, la red de solidaria se ha expandido a gran velocidad, llegando a repartir casi 300 cenas a la semana en Plaza Catalunya y Estació del Nord.

“No sé qué qué historia se esconde detrás de cada persona que viene a recoger la cena, no los voy a prejuzgar”, explica Jaime mientras prepara la cena en su casa. “La misma receta que me hago para mí”, asegura orgulloso uno de los dos impulsores de esta idea en Madrid. Eligieron Tirso de Molina porque era una zona en la que sabían que había “un grupo fijo de ocho o diez personas que vivía a la intemperie”. El primer día que llegaron con la cena solo repartieron diez raciones. Este martes llevaron más de 50.

Son voluntarios que se organizan para cocinar y repartir los martes y los miércoles de cada semana. “No hemos fallado ningún día desde que empezamos”, asegura el joven. Tienen las tareas dividas: uno se encargar de hacer el “plato potente”, otro de los sandwiches, otro de comprar la fruta… Y así hasta 25 personas con “un grado de implicación y concienciación altísimo”. El grupo va creciendo porque la acción se va expandiendo de boca a oreja. “Me ha pasado que me han llamado mis amigos para quedar a tomar algo y les he dicho que no puedo porque tengo que ir a Tirso”, explica Jaime.

Pocos minutos antes de las 20.30 horas, una cola de unas 50 personas esperaba en la plaza Tirso de Molina ante un banco de piedra. Goteaba a intervalos, lo que hacía más intensa la sensación de humedad y de frío de los escasos 8 grados de temperatura. De fondo, una pareja de policías nacionales mirando con atención sin intervenir.

Claudio es un ecuatoriano que acude a esta cita desde hace tres semanas. Como él reconoce, va combinando diferentes comedores sociales. “Que en España se pasa hambre no es ninguna leyenda urbana. Yo hay días que como de lo que encuentro en los cubos de basura de las calles de bares de La Latina”. Pero reconoce que no siente vergüenza al confesarlo. “Yo sé que no he hecho nada delictivo para llegar a esta situación, simplemente he tenido la mala suerte de estar en este país en este momento”. “No me voy a castigar más”, añade.

En la cola, aunque no todos, la mayoría son inmigrantes. Y es que, una vez más, son uno de los sectores que más caro está pagando la paralización de la actividad económica, pues a través de la exigencia de unos requisitos mínimos -recogidos en la página web de la Comunidad de Madrid- quedan excluidos de los comedores municipales. Para llegar a sentarse a cenar, la persona en cuestión debe cursar una solicitud acompañada de numerosa documentación, como el DNI o NIE, el certificado de empadronamiento legal, un informe social realizado por el centro municipal de servicios sociales, un justificante de ingresos y otro informe sanitario. Papeles inexistentes o muy difíciles de conseguir para una persona en situación irregular o que vive en la calle.

“¿Qué servicio social les da el Ayuntamiento a este tipo de gente?”, contesta Jaime irónicamente a la pregunta de si esta iniciativa suple una carencia de la administración pública. De hecho, una de las mujeres que espera en la cola cuenta que le resulta imposible acudir a los comedores municipales: “El hambre es algo que tienes hoy y los largos procesos burocráticos van en contra de la necesidad de comer”. Esta mujer critica que hay poca capacidad y muchas dificultades para acceder al servicio. También está la opción de acudir a los comedores vinculados a la Iglesia, como Cáritas, pero “están saturados”, asegura esta mujer.

El dramatismo de la situación ha movilizado a parte de la población. Esta iniciativa no es la única de estas características que se desarrolla en las calles de Madrid. Como el propio Jaime explica, sólo en el centro de Madrid hay otros dos grupos más de voluntarios que reparten comida de forma regular en puntos como las plazas de Ópera, Mayor o Jacinto Benavente. El barrio de Vallecas también cuenta con bares y restaurantes que se han rendido a la situación social reinante y han establecido unos horarios en los que el local pasa de ser un negocio a un comedor social.

“Es mi única comida del día”, confiesa Amalia en la cola del reparto. Esta excamarera española lleva dos años en paro, ha perdido su casa y se siente “una víctima directa de esta estafa”. “Hace 4 años cobraba 2.000 euros; ahora me pego codazos con los mendigos por una taza de caldo, porque compartimos situación”, reconoce emocionada.

La cola la compone gente muy diversa, alejada del estereotipo de mendigo que ha abusado del alcohol. Hay españoles, inmigrantes y personas en riesgo de exclusión social que encuentran en esos dos bancos de la plaza del barrio de Lavapiés una gratificación entre tanto drama personal. Todos de mediana edad, entre 35 y 55 años.

Al recoger la bolsa con la comida y los cubiertos, hay quien prefiere irse rápidamente. En cambio, otros muchos se sientan en los bancos de la plaza, en la salida del metro o en la marquesina del autobús para cenar. “¿Puedo repetir?”, pregunta un hombre a una voluntaria. “No, lo siento: tenemos que compartir”, responde ella. “Lo entiendo, lo entiendo”, contesta el señor con el vaso del caldo vacío en la mano derecha.

Al grupo de voluntarios de Casa Solidaria del martes, tras 20 minutos de reparto, le sobraron ocho raciones. Decidieron coger las bolsas y partir hacia la plaza Jacinto Benavente en busca de otras personas. “Nuestro sueño es llegar a consolidar Tirso de Molina y, en un futuro, repartir todos los días”, apunta Jaime. “Necesitamos manos y gente comprometida porque la necesidad existe”.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Berta del Río

Berta del Río

22 comentarios

  1. Carolina
    Carolina 16/07/2014, 18:52

    Hola. Soy de Venezuela y próxima a mudarme a Madrid. Me pueden informar como les podemos ayudar. Gracias

    Responder a este comentario
  2. Yamilet
    Yamilet 21/04/2014, 20:15

    Hola, felicidades por tan magnifica labor, ya teneis reparto en Gerona, gracias por la respuesta

    Responder a este comentario
  3. Saúl
    Saúl 14/05/2013, 12:51

    Vivo a 50 metros de Tirso de Molina y no me he cruzado con esta gente nunca, pero desde ya voy a ponerme en contacto con ellos y colaborar. Gracias a toda la gente que lucha cada día y comparte.

    Responder a este comentario
  4. MARIA JOSE BUSTOS
    MARIA JOSE BUSTOS 21/04/2013, 00:47

    SABER D PERSONAS ASI ES UN EMPUJE PARA SEGUIR VIVIENDO. NO TODO LAS PERSONAS ESTAN PODRID@S.
    BRAVO

    Responder a este comentario
  5. Gabriela
    Gabriela 02/04/2013, 11:40

    Me podrían decir por favor en donde se ubican en Barcelona? Ojalá pudieran decirme exactamente el punto de entrega, para poder acudir a ayudar. Gracias

    Responder a este comentario
  6. Esther lara
    Esther lara 12/03/2013, 18:03

    Me parece una gran idea y me gustaría enterarme cuando empieze a funcionar en Valencia y colaborar en lo que pueda.

    Responder a este comentario
  7. Curro Martinez Avila
    Curro Martinez Avila 12/03/2013, 15:20

    Impresionante!!! Me ha conmovido…Aunque mi pareja y yo tenemos poquito (sólo yo trabajo y soy mileurista y mi pareja no recibe nada de nada) nos encantaría poder realizar algo así donde vivimos (Fuengirola, Málaga) aunque no sabemos cómo. ¿Nos podéis echar una mano comentándonos cómo por favor? Mil gracias

    Responder a este comentario
  8. Ariadna
    Ariadna 12/03/2013, 13:51

    Sin palabras , se que mucha gente ayuda con lo poco que tiene , ojala los politicos y lo “poderosos ” hicieran algo como esto deberia estar en algun plan de gobierno obligatorio ya que tienen plantes estupidos que no sirven para nada . Chicos/cas sigan asi que mas vale la satisfaccion personal que nada en el mundo mucha suerte desde uruguay

    Responder a este comentario
  9. Anna
    Anna 11/03/2013, 19:08

    En Reus tenemos una iniciativa “El banc d’aliments” o Banco de alimentos. Varios supermercados y mayoristas ceden los productos que están a punto de caducar a esta iniciativa. Los alimentos se reparten entre los más necesitados.
    Por cierto, vuestra iniciativa me ha encantado!!! Enhorabuena!!!

    Responder a este comentario
  10. jorge
    jorge 11/03/2013, 18:59

    EXTRAORDINARIO¡¡¡¡POR FIN, ALGO QUE NOS HACE HUMANOS, SOLIDARIOS, COMPARTIENDO EL MAL AJENO, HECHO POR PESIMOS GOBERNANTES. FELICITACIONES, COLABORADORES CON LOS INMIGRANTES Y CON EL MISMO PUEBLO ESPAÑOL.eSTE HECHO NO PASARA POR CRISTO, VOSOTROS SOIS LO QUE EL MUNDO NECESSITA: BRINDAR AMOR.

    Responder a este comentario
  11. Carmen
    Carmen 11/03/2013, 16:14

    Brillante. Gracias.

    Responder a este comentario
  12. Marc
    Marc 11/03/2013, 15:20

    Maravilloso artículo, maravillosa gente y puta realidad. Mañana me pasaré por Tirso para ofrecer mi ayuda en lo que necesiten.

    Responder a este comentario
  13. Mónica Lanzman Farber
    Mónica Lanzman Farber 11/03/2013, 12:52

    Vivo en Valls, Tarragona, Catalunya. Quiero contactar con vosotros y ver cómo puedo colaborar.( Conozco inmigrantes africanos, sin papeles, que se les niega ayuda, por falta de documentación ).
    Un saludo y vuestra respuesta.
    Mónica

    Responder a este comentario
  14. José Luis
    José Luis 10/03/2013, 11:59

    Gracias por el artículo y por el corazón empeñado en la noticia. Falta nos hace. Y no todo puede ser llorar.

    Me encantaría saber cuáles son los bares comprometidos de Vallecas que se citan en el artículo o aquellos otros que existan en Madrid y que cierren también su local a una hora determinada para transformarlos en comedores sociales. Es para planificar mi ocio gastronómico y dejar el dinero a quiénes de verdad lo merecen. Ellos sí que son emprendedores y patriotas ¡ !

    Un saludo,

    Responder a este comentario
    • Juan Alvarez
      Juan Alvarez 11/03/2013, 23:34

      Jose Luis, muy buena idea la tuya, asi deberiamos actuar todos.
      Gracias 😉

      Responder a este comentario
    • Sonia
      Sonia 14/03/2013, 14:35

      Enhorabuena por la iniciativa y bien visto, José Luis! Apoyando a los que sí nos van a sacar de esta, la gente comprometida, emprendedora y con valores.

      Alguien se mueve en Burgos??
      Saludos,

      Responder a este comentario
  15. Armando
    Armando 09/03/2013, 23:22

    Ejemplo de cómo trasladarnos a quienes no hemos estado allí y vivir lo que la periodista ha visto. Sencillamente buenísimo. Creo que no he leído nada de esto en otros medios, no? Queremos más.

    Responder a este comentario
  16. DateCuenta
    DateCuenta 09/03/2013, 13:36

    Nuestra más sincera enhorabuena a los compañeros Berta del Río y Fernando Sánchez por este reportaje que pone la vista en lo que más importa en las noticias: las personas. Seguimos!

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.