lamarea.com

domingo 24 junio 2018

Opinión

Impuestos, paraísos fiscales, bancos y zonas de libre comercio

El autor, miembro de Attac, opina que en lugar de luchar más contra paraísos fiscales como Suiza, la UE está tomando el paso equivocado al crear una zona de libre comercio con EEUU que facilitará aún más la evasión fiscal.

02 marzo 2013
06:00
Compartir

¿Queremos un estado pequeñito y barato o un estado lo suficientemente grande como para garantizar a la ciudadanía seguridad, justicia, sanidad, educación, pensiones y un mínimo vital para que a nadie le falte lo más básico?

Después de responder a esta pregunta, y no antes, habría que empezar a hablar de cómo financiar ese estado; de fiscalidad, fraude, evasión y, cómo no, de paraísos fiscales. Mi respuesta está clara: yo no creo que el mercado se regule solo. Los estados deben ser lo suficientemente fuertes como para imponer un régimen fiscal que financie los servicios sociales que presta y consiga una justa redistribución de la riqueza, que nada tiene que ver con la caridad o la responsabilidad social corporativa. Al evitar la acumulación de la riqueza en las clases dominantes no se les está librando del pecado  capital de la avaricia; se está salvando al capitalismo de uno de sus  principales fallos de diseño.

Pierre Joseph Proudhon allá por 1840 en su libro ¿Qué es la Propiedad?  afirmaba que “¡La propiedad es imposible!”. Yo no puedo asumir una afirmación tan categórica y contraria a la contumaz  realidad histórica,  pero sí considero que el capitalismo necesita, aunque lo ignora, una  Justicia Fiscal Global (JUFIGLO, eje central en ATTAC) para evitar que la  acumulación de riqueza en una pequeña parte de la población termine parando la máquina. Y es que, además, esta acumulación de riqueza ya no es tan inofensiva como cuando se escondía formando fabulosos tesoros. Enormes cantidades de dinero controladas por un reducido grupo de operadores globales se mueven libremente en el Casino Financiero Global, especulando con una amplísima gama de activos financieros, que van desde las materias primas más básicas (energía, metales, cosechas…) hasta los complicados  productos del surrealista mercado de derivados.

El sentido tradicional de los paraísos fiscales ya no sirve en el siglo  XXI. Los medios tecnológicos y la liberalización de los mercados a escala global, permiten a los bancos ofrecer plataformas de negociación financiera sin intermediación, totalmente opacas a la fiscalidad de los estados. Los bancos llevan los Paraísos Fiscales a las puertas mismas de  todas las grandes corporaciones y fortunas del planeta; y si pongo mayúsculas, es para que, de una vez, dejemos de asociar los segundos con playas paradisíacas y pensemos en lo que realmente son.

Los estados, asfixiados por la deuda, tratan de luchar contra el fraude y la evasión fiscal para cuadrar sus cuentas y no tener que recurrir a más recortes que empeoren aún más su imagen ante los votantes (los acuerdos FATCA entre EEUU, Gran Bretaña, Francia, Alemania, Italia y España, para  intercambiar datos fiscales, entraron en vigor el pasado uno de enero). Sin embargo, la banca ha creado mecanismos de negociación tan complejos (banca en la sombra o Shadow Banking, Dark Pools…) que las agencias  tributarias no pueden hacer casi nada porque la injusta, ineficaz e
insostenible globalización comercial y financiera neoliberal impide un control efectivo mientras existan fronteras permeables.

La Unión Europea, para los euroescépticos, nunca tuvo que ser más que un simple Acuerdo de Libre Comercio, un EFTA (European Free Trade Agreement) similar al NAFTA que comparten EEUU, México y Canadá. Y ahora nos sorprenden con la creación de una zona de libre comercio entre Europa y EEUU; como si no tuviéramos bastante con la competencia fiscal intracomunitaria, el abuso de las multinacionales con los precios de transferencia entre sus sedes y los cambios de residencia fiscal de ciudadanos ilustres a países amigos como Luxemburgo o Rusia con el caso de Gérard Depardieu.

 

El autor es activista de ATTAC. El artículo forma parte del dossier sobre evasión y fraude fiscal en el Nº 3 de la revista de ‘La Marea’, que ya está a la venta en kioskos y online.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Rober Gonpane

Rober Gonpane

4 comentarios

  1. Paraísos fiscales
    Paraísos fiscales 23/03/2013, 23:34

    Que buen articulo, en http://www.paraisosfiscales.org/ también podrás encontrar mucha información sobre paraísos fiscales.

    Responder a este comentario
  2. Flanagan
    Flanagan 02/03/2013, 16:18

    Por favor; avísenme si dimite el Gobierno para solicitar una mesa de doce comensales en el restaurante.
    Voy a echar la siesta. Gracias

    Responder a este comentario
  3. parado
    parado 02/03/2013, 15:08

    Los paraísos fiscales son el resultado del capitalismo, es decir, sin paraísos fiscales no existiría el capitalismo, no se podrían generar beneficios y encima acumularlos. Los paraísos fiscales están en la propia esencia del sistema capitalista.
    El análisis es acertado pero su resolución es un engaño, lógico viniendo de la nueva socialdemocracia, de esa clase media que no quiere dejar de serlo o que no quiere dejar de tener la oportunidad de ser algún día clase alta; vamos, que quiere vendernos que podemos volver al Estado de Bienestar, a un Estado salvaguarda donde los gestores del mismo, se encargarán de controlar las finanzas nacionales y globales, de decirles a los capitalistas ey quieto paraos!, pero siguiendo con el mismo modelo de desarrollo económico basado en la propiedad privada.
    Yo la verdad me he cansado ya de mitos keynesianos, quién por cierto, no quería acabar con el capitalismo sino evitar su caída y destrucción, ante el temor de otros planteamientos supuestamente revolucionarios y anticapitalistas, que bien pronto quedaron en agua de borrajas pero aún hoy, te siguen defendiendo en otras partes del planeta, cuando son diferentes caras de la misma moneda, el capitalismo.
    Mientras no seamos capaces de crear nuevos modelos de desarrollo económico ajustados a las limitaciones del planeta tierra, todo lo demás serán lavados de imagen.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM61 – Junio 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

La incertidumbre en Italia solo acaba de empezar

"Los votantes del Movimiento provenientes de la izquierda ni se movilizan ni parece que vayan a penalizar un entendimiento con la extrema derecha. Unas nuevas elecciones solo servirían para tener que volver a la mesa de negociación con un Salvini muy reforzado".

Los socios/as escriben

Del “No Callarem”, el nuevo gobierno y otros demonios

"Si miramos los índices de desigualdad, pobreza, precariedad y acumulación de riqueza, la situación para la mayoría de la gente es peor y la precariedad laboral está más en auge que nunca".

La Supremacía: quien no triunfa es porque no se esfuerza (4)

"Entretanto, ¿qué es de la que fue la patria de muchos de nosotros, el Gran Chile? Como todas las ecodictaduras, sigue siendo una tierra de cartillas de racionamiento para la leche y los huevos", escribe Álex Gaita en la cuarta entrega de su serie de ficción.