lamarea.com

viernes 20 julio 2018

Política

Oskar Lafontaine: “Capitalismo y democracia no son conciliables”

El histórico líder de la izquierda alemana, Oskar Lafontaine; el griego Dimitris Tsoukalas, de Syriza; y la gallega Yolanda Díaz apadrinan la iniciativa anticapitalista ‘Construyendo la Izquierda. La alternativa socialista’, presentada hoy en Madrid

02 marzo 2013
16:26
Compartir
Oskar Lafontaine: “Capitalismo y democracia no son conciliables”

MADRID // Tanto el alemán Oskar Lafontaine, portavoz del partido Die Linke, como el griego Dimitris Tsoukalas, de la coalición Syriza, tienen un pasado ligado a la socialdemocracia. El primero fue un referente para la izquierda europea en los años 80 y 90, cuando se erigió como contrapeso del canciller democristiano Helmut Kohl. Tras la victoria electoral de su partido, el SPD, en septiembre de 1998, Gerhard Schröder le nombró ministro de Hacienda. Pero no duró mucho. Apenas seis meses después, renunció a todos sus cargos debido a las políticas neoliberales que Lafontaine entendió que quería impulsar el nuevo canciller. Con Touskalas, ocurrió algo similar, aunque él fue expulsado del PASOK por oponerse a los recientes planes de la Troika en Grecia.

Con el tiempo, Lafontaine impulsó Die Linke. Trouskalas recaló en Syriza. Se conocieron ayer en Madrid, donde habían acudido para ejercer de padrinos en la iniciativa Construyendo la Izquierda. La alternativa socialista, cuyo acto de presentación se ha celebrado esta mañana en el Ateneo de Madrid. El objetivo es impulsar un frente “socialista antineoliberal y anticapitalista” en el Estado español.

¿Cuáles son las diferencias respecto al Frente Cívico de Julio Anguita y el resto de iniciativas que han surgido en los últimos meses? No muchas. Quizá, que Construyendo la Izquierda. La alternativa socialista pone el foco en el PSOE, donde pretende “movilizar” a sus militantes anticapitalistas, tal y como hicieron Lafontaine y Trouskalas.

A pesar de no tener un pasado socialdemócrata, el acto ha estado amadrinado también por Yolanda Díaz, coordinadora nacional de Esquerda Unida en Galicia, una de las patas de la formación anticapitalista Alternativa Galega de Esquerda (AGE), que consiguió nueve escaños en las elecciones autonómicas de 2012. Galicia, donde las formaciones de izquierdas lograron crear un frente común para las elecciones, es un ejemplo que desde Construyendo la Izquierda. La alternativa socialista pretenden lanzar al resto del estado.

Priorizar “lo social” frente a otros objetivos

“Desde 2009 empezamos a converger con colectivos de la izquierda nacionalista”, recuerda Díaz, que valora que un nacionalista como Xosé Manuel Hixinio Beiras, punta de lanza de AGE, instase al BNG a priorizar “lo social” frente a las reivindicaciones nacionalistas. “Las diferencias nos enriquecen, pero el enemigo está fuera. Tenemos que encontar un acuerdo de mínimos porque el capitalismo es incompatible con la democracia”, ha defendido Díaz.

Lafontaine respalda el discurso de la dirigente gallega: “Capitalismo y democracia no son conciliables, porque el primero es un orden social en que los intereses de la mayoría se imponen, aunque se llame a sí mismo “democracia parlamentaria”.

La hoja de ruta de Lafontaine para salir de la deriva económica, social y política pasa por “democratizar el sistema financiero”, algo que reclama desde los años 80, cuando empezó a denunciar el papel negativo que tendrían los bancos centrales europeos si no se les ataba en corto. El político alemán señala dos prioridades: conseguir que los bancos centrales den directamente dinero a los Estados, con lo que se lograría una reducción importante de la deuda; y bloquear que los bancos privados puedan “seguir lucrándose de forma ilimitada sin control democrático”. “La democracia debe empezar por una reforma del sistema bancario: ahora no tenemos bancos, sino casinos bancarios. Y debemos cerrarlos”, ha reclamado.

Además de la pata económica, Lafontaine señala dos claves más: reformar el sistema energético y las estructuras de poder, lejos del capitalismo. “No necesitamos grandes multinacionales europeas, sino sistemas comunales energéticos que suministren energía y gas a las poblaciones. De otra forma es imposible llegar a una regeneración ecológica. Las grandes empresas siempre buscan destruir los pequeños productores de energía”.

Respecto a la organización de las empresas, ha defendido que la riqueza de éstas “debe ser riqueza de los trabajadores, que son quienes deben decidir el destino de ese dinero”.

Grecia, sin dinero “para sobrevivir”

Las consecuencias de este reparto dispar de la riqueza son ya evidentes en Grecia, según Touskalas. “Antes teníamos algo de dinero, ahora no hay dinero suficiente para sobrevivir”. La cohesión social es, para él, la clave que ha permitido a Syriza pasar del 6% de votos, en 2009, al 16%, 2012. Ahora, valora Touskalas, la intención de voto es ya del 27%, por encima de Nueva Democracia. El hundimiento de su antiguo partido y hermano griego del PSOE, el PASOK, se debe a que “está perdiendo fuerza debido a sus políticas neoliberales”.

El capitalismo es un pulpo que abraza una y otra vez la socialdemocracia y la estrangula. La debilita tanto que los partidos se sienten tan a gusto en ese abrazo que no pueden moverse. El pulpo es inteligente, pero el objetivo es escapar de ese abrazo”, ha concluido Lafontaine.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Daniel Ayllón

Daniel Ayllón

7 comentarios

  1. Maria Teresa Mozas
    Maria Teresa Mozas 31/05/2013, 13:13

    Al menos ya se están dando noticias que aclaran la situación. Está claro, que a los 11 millones de personas que poseen un valor conjunto de 42,7 billones de dólares, no les interesa ni la democracia ni nada que ofrezca algún derecho al trabajador. Ademas están todos los estamentos tradicionales para apoyarles. Aquí el dicho de Sun Tzu; “Lo mejor es someter al enemigo sin luchar”, El arte de la guerra. 500 a. C. Viene muy esclarecedor, en este triste y violento caso.

    Responder a este comentario
  2. Vero H
    Vero H 04/03/2013, 14:51

    Esta es la iniciativa más importante que puede hacerse en estos momentos, que formaciones como IU, Equo, Izquierda Anticapitalista, etc, se unan y antepongan el interés común al interés de subir con sus propios grupos, y que se abran a la sociedad. Olvidar por un momento lo poco que los separa y crear a partir de lo común.

    Responder a este comentario
  3. ateo666666
    ateo666666 03/03/2013, 11:00

    Pues ya era hora de que empezaran a darse cuenta, porque el neoliberalismo es simple y pura dictadura de los más ricos para poder seguir manteniendo sus privilegios y la explotación del resto de los ciudadanos. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2013/01/el-desastre-neoliberal-al-que-nos.html

    Responder a este comentario
  4. Javier
    Javier 02/03/2013, 19:22

    Modificad esto: “Lafontaine impulsó Lie Dinke. Trouskalas recaló en Syriza.”

    – Oskar Lafontaine impulsó “Die Linke”

    – Touskalas era del PASOK pero no se si llega a ser Trousko :p

    Gracias por vuestro esfuerzo y dedicación.

    Responder a este comentario
  5. Tinejo
    Tinejo 02/03/2013, 16:39

    Por qué a veces suenan como expiaciones permanentes, como instrucciones que nos tienen que dar para que no discutamos porque hay rostros que se mueven pero no se van de la política? Dejan de hacer una función temporal para convertir en una profesión lo que no lo es, y demuestran que no sabrían vivir de otra manera. Eso sí que es incompatible con un sistema político que aspire a la justicia renovadora.

    http://casaquerida.com/2013/02/27/la-artesania-desahuciada-de-perucha/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.