lamarea.com

jueves 19 julio 2018

Internacional

El gobierno tunecino denuncia a una bloguera que destapó un supuesto caso de corrupción

Justo dos años después de la caída de Ben Ali, un juez ha prohibido a Olfa Riahi salir del país después de que divulgara un escándalo que implica al ministro de Exteriores del Ejecutivo tunecino.

15 enero 2013
12:50
Compartir
El gobierno tunecino denuncia a una bloguera que destapó un supuesto caso de corrupción
Olfa Riahi durante una entrevista para la radio en Túnez.

TÚNEZ // Túnez ya tiene su primer gran escándalo de presunta corrupción desde el fin de la era de Ben Alí, el presidente autoritario que fue expulsado del poder por la primera onda de la primavera árabe hace ahora dos años. La periodista y bloguera Olfa Riahi reveló que el ministro de Exteriores. Rafik Abdessalem, había pasado siete noches en el último medio año en el lujoso hotel Sheraton de la capital a coste del erario público.

Riahi publicó en su blog tobegoodagain.wordpress.com las facturas correspondientes pagadas por el ministerio que incluyen, además, las estancia de una mujer que acompañaba a Abdessalem. El dinero salió de una cuenta en la que el gobierno chino había ingresado previamente un millón de euros.

El Gobierno ha demandado a la periodista por perjudicar la imagen del ministro con acusaciones “falsas”. En opinión de las autoridades, Riahi “ha intentado sembrar la discordia entre el pueblo tunecino” a través de “la difusión de documentos sin autorización del propietario”, lo cual puede alterar el orden público. Un tribunal ha prohibido a la bloguera abandonar el país. Este martes compareció por primera vez en calidad de testigo ante el juez que instruye el supuesto caso de corrupción.

Los argumentos en defensa del ministro no acaban de convencer. Abdessalem alega que durmió en el hotel porque está cerca del ministerio, donde había trabajado varias veces hasta bien entrada la noche. Pero Riahi contesta que del ministerio al domicilio del ministro se tarda solo tres minutos en coche. Respecto a las facturas a nombre de la mujer que pagó el Estado, el ministro alega que se trataba de una “prima” que había venido a la capital para “hablar de problemas familiares”.

El caso, ya conocido como “Sheratongate”, ha escandalizado a la sociedad tunecina. No se trata de un político cualquiera. Abdessalem es el yerno de Rachid Ghannouchi, el líder histórico del partido islamista Ennahda que gobierna en el país, quién le nombró jefe de la diplomacia a pesar de su nula experiencia en política exterior. Un escándalo de corrupción que podría cuestionar el discurso de transparencia y de lucha contra la corrupción que esta formación mantiene ante su electorado.

Riahi dice que no tiene miedo ante una posible condena a prisión. “Se trata de derrumbar los muros del miedo”, dijo la joven periodista. “Incluso si me encarcelan, vendrán otros que se atreverán a seguir investigando”.

La bloguera, la oposición y parte de los medios exigen una investigación parlamentaria y otra judicial de los hechos que denuncia.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Etiquetas

Valora:

(Ninguna valoración todavía)
Cargando…
Reiner Wandler

Reiner Wandler

5 comentarios

  1. Tunecina
    Tunecina 16/01/2013, 13:49

    Se ruega rectificar la información. La bloguera ha acudido como testigo y no como acusada. Los medios de comunicación tienen que asegurarse de la veracidad de la información antes de publicarlas. Es una responsabilidad pública y ética.

    Responder a este comentario
    • La Marea
      La Marea 16/01/2013, 14:25

      Estimada lectora:
      Efectivamente, la información contenía un dato erróneo: la bloguera ha declarado como testigo. Te agradecemos que nos lo hayas hecho notar. Bien es cierto que Olfa Riahi ha sido objeto de una denuncia por parte del Ministerio de Exteriores, por la que puede ser juzgada, y también que se le prohibido abandonar Túnez. De cualquier manera, corregiremos la información.
      Redacción de La Marea

      Responder a este comentario
  2. Susana
    Susana 15/01/2013, 22:10

    Segundo párrafo: “gobierno chino”…

    Responder a este comentario
  3. jubilado
    jubilado 15/01/2013, 14:18

    Mal pinta el asunto si se intenta matar al mensajero, en esa nueva democracia nacida de una revolución popular.
    Como decía trotsky , la revoluciones son permanentes o no lo son.

    Responder a este comentario
  4. Morrigan
    Morrigan 15/01/2013, 14:08

    Hayy¡¡ Que bonito aquello de la primavera arabe… Desgraciadamente todo a quedado en nada, solo se han sustituido unos tiranos laicos por otros revestidos de “divina religiosidad” pero el fondo es que los ciudadanos siguen tan jodidos o mas que antes,admiro a la gente como Olfa Riahi, que se lo juega todo por perseguir la verdadera democracia (verdadera, no lo de europa…)
    Me parece que los europeos vamos a rener que tomar nota o vamos de culo….

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.