lamarea.com

martes 14 agosto 2018

Sociedad

Miles de trabajadores sanitarios rodean la Asamblea de Madrid

La ‘marea blanca’ ha querido expresar de este modo su rechazo a los Presupuestos Generales de la Comunidad, que se estaban discutiendo en el interior del edificio, y que marcarán las privatizaciones en el sistema de salud público de la capital.

05 diciembre 2012
21:31
Compartir
Miles de trabajadores sanitarios rodean la Asamblea de Madrid

Mientras en la Asamblea de Madrid se han discutido los Presupuestos Generales para 2013, miles de trabajadores sanitarios se han congregado en los alrededores del edifidio para mostrar su rechazo al plan privatizador del gobierno de la Comunidad. Al grito de “Sanidad pública, no se vende, se defiende”, “Soluciones sí, negocio no” o “Más enfermeras, menos Eurovegas”, los manifestantes han tratado de rodear la Asamblea ante un nutrido cordón policial.

Excepto una pequeña carga que ha tenido lugar al principio de la protesta -que se ha saldado con al menos un detenido-, la convocatoria ha transcurrido en un ambiente pacífico. La policía ha tratado de evitar que la ‘marea blanca’ bloqueara las salidas del edificio, pero los manifestantes han reaccionado rodeando la manzana completa. En la parte trasera, se han vivido pequeñas escenas de tensión, cuando los agentes han comenzado a empujar lentamente a los congregados para alejarlos de la Asamblea. “Qué pena me da, qué pena me da, que un funcionario me tenga que empujar”, han gritado cuando retrocedían, mientras algunos vecinos colgaban sábanas y prendas blancas en las ventanas en señal de apoyo.

Entre pancartas de asambleas de diferentes hospitales, sindicatos y asociaciones de vecinos, Cristina Pérez, médico en el centro de salud de Aravaca, gritaba consignas ataviada con su bata de trabajo. “En nuestro centro, el 90% del personal ha hecho huelga”, ha asegurado. “Es importantísimo salir a luchar por una sanidad pública. Nosotros los médicos no solemos manifestarnos, pero estas privatizaciones han conseguido unir a toda la sanidad. Esto no es una huelga política, que se enteren ya en la Consejería”, ha defendido Pérez.

Con esta acción, los sindicatos de la sanidad pública, las asociaciones de médicos y las asambleas de hospitales han querido poner el broche a la segunda huelga de 48 horas a la que se ha sumado el conjunto de los trabajadores del sistema de salud.

Antonio Tirado, médico, permanecía junto al cordón policial tras tratar, sin éxito, de rodear por completo la Asamblea de Madrid. “La sanidad pública van a privatizarla a costa de dos cosas: del trabajador y del usuario. Por eso tenemos que salir a la calle y defenderla. Se van a relajar las condiciones laborales, se va a bajar el sueldo y va a disminuir la calidad de la atención, porque la empresa tiene que sacar el beneficio de algún lado”, ha denunciado. Tirado se ha mostrado, además, indignado por las bajas cifras de participación que se dan desde la Consejería que, a su juicio, “son una broma”.

Convocada una nueva huelga de 48 horas

Los seis sindicatos de la mesa sectorial (Satse, CCOO, Amyts, CSIT-UP, UGT y USAE), así como la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (Amyts), han convocado este miércoles una nueva huelga total de 48 horas para los próximos 19 y 20 de noviembre.  Por su parte los médicos, encabezados por la Amyt, continuarán el próximo lunes la huelga indefinida que han mantenido por segunda semana consecutiva.

El objetivo de las movilizaciones, que comenzaron con intensidad a partir del encierro en el hospital la Princesa hace más de un mes, es detener el Plan de Sostenibilidad del Sistema Sanitario, que incluye la privatización de seis hospitales y 27 centros de salud. Con este fin, a lo largo de las últimas semanas, se han sucedido los encierros, concentraciones y manifestaciones multitudinarias en defensa de la sanidad pública.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Eduardo Muriel

Eduardo Muriel

3 comentarios

  1. Guepar
    Guepar 06/12/2012, 20:19

    Los servicios básicos ya los pagamos con los impuestos, no son gratis. Tenemos que controlarlos siendo públicos. La empresa privada es opaca, imposible de controlar. Ese poder se lo darían a amigos, familias o grandes multinacionales y la corrupción subiría como la espuma.
    Ni la sanidad ni la educación deben de privatizarse. Adelante con la lucha. Muchos estamos con vosotros.

    Responder a este comentario
  2. Flanagan
    Flanagan 05/12/2012, 23:36

    Bueno, pero estos cerebro patata no os harán jamás caso porque son inconscientes y tan ignorantes que no se dan cuenta de lo que han triturado.
    Ellos creen que están por encima del mal y del mal aunque ellos sean el mismo mal, que son una estirpe superior (complejo de todos los que saben que no son inteligentes) elegida para mirar el mundo desde la gloria del vejete milenario inexistente sin que les afecte el océano de miseria chapapotera que están armando.

    La única protesta que les puede interesar ligeramente es la que vaya acompañada por guillotinas aunque sean simbólicas.

    Pintad guillotinas en vuestras pancartas para que recuerden que quién sembró la miseria en París hace dos siglos lo pàgó muy caro y aquí podría ser incluso con IVA masrianesco incluído.

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

“La violencia es más fuerte que durante el conflicto: ahora cualquiera puede matarnos”

Entrevista con Dora Muñoz, indígena del pueblo Nasa colombiano, defensora de derechos humanos y comunicadora

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.