lamarea.com

domingo 15 julio 2018

Opinión

Unplugged

Bob Pop se desconecta: “Hay días en que no quiero ser más paciente, ni consumidor de dolor ajeno en dosis soportables, ni cómplice de más chistes por no llorar…”

12 noviembre 2012
11:28
Compartir

“Cuanto más intrincada se vuelve la máquina más fácil la manipulación
Más barato se vuelve el trabajo y más intensa la competencia”
EL MANIFIESTO, de Bertolt Brecht

Hay días en que no puedo más, en que me gustaría desconectarme de esta máquina y dejar de seguir respirando el mundo de forma artificial. Días en que querría apagar el ordenador y dejar de ver televisión, de leer Twitter, Facebook, los diarios –este también, lo siento– y detener el bipido intermitente de mi cabeza para escuchar el pitido constante que en las series de médicos y enfermeras da por acabado al enfermo terminal; ese fiiiiiiiiiiiiiin agudo.

Hay días en que no quiero ser más paciente, ni consumidor de dolor ajeno en dosis soportables, ni cómplice de más chistes por no llorar, ni de nuevas pataletas virtuales o mazazos gota a gota en mi ‘timeline’. Días como ayer, como anteayer, como me temo el de mañana.

Quiero desenchufarme, hoy mismo. Marcarme un ‘unplugged’ nada MTV, cero musical. Necesito desconectarme de esta maquinaria que me mantiene con vidas ajenas, pedir el alta y deslizarme desde ella, cuesta abajo por esta colina de mierda hasta el lugar donde está sucediendo todo de verdad: nosotros. Nosotros cara a cara; de miedo, de estupor, de ‘¿qué coño vamos a hacer ahora?’, de impotencia, de horror, de este horror.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Bob Pop

Bob Pop

Crítico televisivo, escritor, columnista, bloguero y mucho más. Además de en La Marea, colabora con Revista Mongolia y el programa A Vivir Madrid, de Cadena SER. También trabaja en Late Motiv de Andreu Buenafuente.

4 comentarios

  1. Margarita F. Zehag Muñoz
    Margarita F. Zehag Muñoz 15/12/2012, 19:25

    Querido Bob Pop: te sigo desde que nació Público. Recuerdo tus suplementos de verano, comentarios en algunas otras revistas… eres tan fresco, calas tan hondo … desconecta, oxígenate… y, VUELVE!!!; verdaderamente, son malos tiempos para la lírica, pero hay que seguir, no sé a dónde, para descansar tú y que nos descanses a los que disfrutamos de tí. Gracias.

    Responder a este comentario
  2. Psicoloco
    Psicoloco 28/11/2012, 15:30

    Aún hay rincones, normalmente fuera de la ciudad, donde la desonexión tecnológica y la reconexión personal son posibles y mur reocmendables.

    Responder a este comentario
  3. Munir
    Munir 15/11/2012, 12:10

    No eres el unico.

    Responder a este comentario
  4. Helgamond
    Helgamond 12/11/2012, 17:44

    Soy seguidora de Bob Pop y entiendo lo que quiere decir, pero espero que por favor no se desconecte. Necesitamos que siga dando su punto de vista.. es tan distinto al de la mayoría. Ánimos, estamos todos igual pero hay que seguir

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.