lamarea.com

miércoles 18 julio 2018

Opinión

Para superar las limitaciones que supone el paradigma de todos los derechos reservados son cada vez más populares, sobre todo en internet, nuevas licencias con “algunos derechos reservados”.

05 noviembre 2012
15:47
Compartir

Aunque la más conocida es la impopular Sociedad General de Autores y Editores – SGAE-, hay en total ocho entidades de gestión de derechos en nuestro país. AIE, AGEDI, AISGE, CEDRO, DAMA, EGEDA y VEGAP son las restantes. Estas entidades velan para que los derechos de explotación u otros de carácter patrimonial permanezcan en el paradigma de “todos los derechos reservados”. Ya saben, el ubicuo aviso de “queda prohibido copiar, reproducir, volver a publicar, descargar, enviar, transmitir o distribuir…” que hemos visto primero en infinidad de discos y libros, y ahora en numerosos sitios web.

Aunque hay que resaltar algo importante pero poco conocido: la LPI tiene excepciones y límites claros, como el préstamo en bibliotecas o el poder distribuir material con derechos de autor con fines educativos y/o académicos. O incluso el crear y comercializar parodias (mientras no implique riesgo de confusión ni se infiera un daño a la obra original). Aunque cada vez menos gente se atreve a utilizar las excepciones que permite la LPI a las obras con todos los derechos reservados, estas están ahí y son totalmente legales.

Precisamente para poder superar las limitaciones que supone el paradigma de todos los derechos reservados son cada vez más populares, sobre todo en internet, nuevas licencias con “algunos derechos reservados”.

Estas licencias más flexibles -las Creative Commons son las más populares- se impulsan desde un heterogéneo movimiento por la cultura libre, que busca que haya un mayor equilibrio entre el remunerar a las personas que crean y el acceso a la cultura. Para este movimiento, extender a nivel internacional cada vez más la duración de la propiedad intelectual e iniciativas como la Ley Sinde van totalmente en contra del acceso al conocimiento y la cultura.

En Holanda, Dinamarca, Suecia o Francia ya se ha tomado buena nota de muchos de los planteamientos del movimiento de cultura libre. En esos países algunas de sus entidades de gestión van permitiendo que se registren obras con licencias más flexibles, y que faciliten así su difusión sin ánimo de lucro a través de la red. Y en Alemania se está impulsando una entidad de gestión específica para las Creative Commons, la nueva Cultural Commons Collecting Society .

Por desgracia, de nuestras entidades de gestión sólo VEGAP, relacionada con los artistas plásticos, reconoce explícitamente las licencias Creative Commons en sus contratos de adhesión. Y luego está además el peculiar caso de CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos, relacionado con el mundo literario). Esta entidad permite tácitamente el registro de libros y obras con este tipo de licencias, aunque no lo explicita en sus contratos.

A pesar de que durante la campaña electoral en las elecciones a la SGAE Reixa habló de las Creative Commons y, posteriormente, habló de que en la SGAE pudiera “convivir el sistema de gestión colectiva con el de Creative Commons” todavía no se han dado pasos efectivos. ¿Es el de las entidades de gestión y las licencias libres un amor imposible?

(David García Aristegui – Asociación Cultura Libre)

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

David García Aristegui

David García Aristegui

5 comentarios

  1. Marta
    Marta 06/11/2012, 14:42

    Hola.
    Desde lo personal. Pienso que deberíamos llamarles entidades de RECAUDACIÓN , y no de Gestión. Ya que sólo gestionan aquellas obras que les repercuten económicamente.
    ¿Quien protege el procomún? Si yo licencio una obra en CC By Share Alike, ¿quien protege esa licencia, para que nadie la viole? En España Nadie.
    Me alegra escuchar lo de Cultural Commons Collecting Society en alemania, y espero que pronto tengamos algo así aqui.
    También decir que las entidades de recaudación de España tienen contratos abusivos, con clausulas INFAMES, como Vegap, que si te das de baja tienes que devolver el dinero recaudado y además se quedan con los derechos de las obras que te han “gestionado”. Vamos, una sinvergüencería, y un abuso hacia los creadore.
    El reparto NO equitativo de las ganancias de derechos es algo también preocupante.
    De Sgae ya ni hablo, lo que no sé es como siguen ahí, que caradura.

    Y otra cosa terrible es que la ley diga que sólo puedes recaudar tus derechos si estás afiliado a una entidad de “gestión”. Y así VEGAP cobra por sus socios y los no-socios, de tal forma que si no estás asociado NO puedes cobrar los derechos que te pertenece.
    En fin, un escándalo, que pasa desapercibido.
    En nuestro blog http://www.insultarte.blogspot.com, denunciamos malas prácticas y damos consejos sobre Licencias y Derechos a los creadores, investigadores y productores culturales.
    Saludos y gracias por el artículo.

    Responder a este comentario
    • DGA
      DGA 06/11/2012, 15:03

      “Vegap, que si te das de baja tienes que devolver el dinero recaudado y además se quedan con los derechos de las obras que te han “gestionado””.

      No tenía ni idea… ¿en que cláusula de los contratos de adhsesión vienen esas claúsulas tan abusivas? es para analizarlo y denunciarlo.

      Gracias por tu comentario, un abrazo.

      Responder a este comentario
  2. Mario Pena
    Mario Pena 06/11/2012, 13:08

    Hola Aitortilla, soy Mario, de Safe Creative. Nuestra empresa no es una entidad de gestión colectiva de derechos sino más parecido a lo que sería el Registro de la Propiedad Intelectual, un lugar donde especificar quién se dice autor de una obra y qué derechos se reserva o cede. Tenemos algunas herramientas de gestión pero enfocadas a la autogestión, no la gestión colectiva. En ese sentido somos compatibles con cualquier entidad de gestión pudiendo complementarnos por un lado y ofrecer servicios a éstas para su adaptación al entorno digital en lo que a información de derechos online se refiere, incluyendo, naturalmente, las licencias de carácter abierto o libre, como las Creative Commons (que se pueden expresar en nuestra plataforma).

    Responder a este comentario
  3. Aitortilla
    Aitortilla 06/11/2012, 11:52

    Y qué diferencia hay entre estas entidades y servicios como Safe Creative?
    http://www.safecreative.org

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

El circo de la miseria

Jon Baldwin reflexiona sobre los medios de comunicación de masas en el caso de los seiscientos inmigrantes que llegaron a bordo del Aquarius: "estos seiscientos son los primeros seiscientos, que yo recuerde, convertidos en atracción de circo, en carnaza mediática".

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.