lamarea.com

sábado 20 octubre 2018

Sociedad

Los ecologistas califican de "desastre" la nueva Ley de Costas

El Gobierno prolonga la licencia para las construcciones en el litoral con el fin de crear “seguridad jurídica”. Organizaciones de protección del medio ambiente denuncian que la ley obedece a los intereses de los constructores y del turismo.

05 octubre 2012
17:06
Compartir

MADRID // Esperaban un empeoramiento de la legalidad medioambiental, pero los ecologistas no imaginaban el “desastre” que se ha dibujado ante ellos esta mañana tras la aprobación en el Consejo de Ministros de la Ley de Costas. Bajo la bandera de “conseguir una mayor seguridad jurídica y mejorar la imagen internacional de España”, el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha intentado convencer de que la nueva Ley no supone una “amnistía a las situaciones ilegales” y de que generará “confianza y certidumbre”. Nada más lejos de la lectura que han hecho los ecologistas.

“La Ley es un auténtico desastre que obedece a los intereses privados y de los sectores de la construcción y del turismo. Desprotege más que protege”, lamentó Theo Oberhuber, portavoz de Ecologistas en Acción. Un “oscurantismo” que denunció también Pilar Marcos, desde Greenpeace: “Ha sido preparada a espaldas de la sociedad y los grupos ecologistas. Su único objetivo es perdonar los desmanes urbanísticos que se han cometido y posibilitar que se vuelvan a repetir”.

Según el portavoz de Ecologistas en Acción, la Ley se ha redactado al margen de criterios técnicos y de estudios de impacto socioeconómico y ambiental. Tras la aprobación del borrador (el pasado mes de julio) los ecologistas tan solo se reunieron en una ocasión con el ministerio, cita a la que los primeros acudieron con “propuestas concretas”. Como explica Oberhuber, “poco tardamos en darnos cuenta que no teníamos la oportunidad de debatir nada”.

La nueva Ley, que modifica a la de 1988, amplia de 30 a 75 los años las concesiones para las viviendas y negocios a pie de mar y prorrogará las licencias que estaban a punto de vencer. De esta forma se evitará el derribo en 2018 de 1.100 viviendas, algo que, según el ministro, no estaría bien visto “desde el exterior”.

Como explica Oberhuber la ley se basa en la “arbitrariedad, la inseguridad y los intereses de los de siempre”. Cañete ha insistido en que, para renovar la licencia a determinadas industrias, como las papeleras, el Gobierno estudiará un informe medioambiental emitido por las comunidades autónomas, pero ha evitado concretar cuáles serán los criterios que se aplicarán a casa caso.

¿Y el cambio climático?

Theo Oberhuber no se explica cómo el Gobierno ha aprobado una Ley ambiental al margen de la evidencia de la existencia del cambio climático. “El Gobierno quiere casas y restaurantes a pie de playa. El problema es que ya hay muchos estudios que demuestran que el 70% de las playas de Guipúzcoa desaparecerá en 10 años a causa de la gran subida del nivel del mar”, comentó.

Además, los ecologistas temen que uno de los efectos derivados de la aplicación de la Ley sea la privatización de algunas zonas del litoral español. Uno de los artículos explica que “no pasarán a formar parte de dominio público marítimo-terrestre aquellas zonas que sean inundadas artificialmente o de forma controlada”. Es decir, algunas zonas podrán llegar a ser privadas a través de mecanismos que dependen de la mano del hombre, como son las inundaciones controladas.

Uno de los grandes argumentos de Cañete para justificar la nueva Ley es que supondrá un mecanismo “generador de empleo, negocio y actividad económica”. De nuevo, desde
Ecologistas en Acción, lo ponen en duda: “Parece que la situación económica en la que nos encontramos justifica toda la medida que proponga el Gobierno, incluso si supone invadir el litoral. No han hecho ningún estudio del efecto que esta Ley va a tener sobre otras actividades, como la pesca en los deltas y las rías”, insistió Oberhuber.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Berta del Río

Berta del Río

6 comentarios

  1. Carl11
    Carl11 10/10/2012, 00:18

    En el “exterior” lo que no es bien visto es, más bien, todo aquello que se señalaba en el informe Auken, aprobado en el Parlamento europeo: corrupción generalizada causada por el urbanismo salvaje, por una legislación deliberadamente ambigua, por la nefasta figura del “agente urbanizador” que favorece la más brutal especulación urbanística, por un modelo, en definitiva, ambiental, económica y socialmente insostenible.

    Responder a este comentario
  2. paco
    paco 07/10/2012, 17:46

    Cómo se explica que ganen en Galicia? Hay amaño? La gente dice una cosa y piensa otra? Estamos aborregados?

    Responder a este comentario
  3. Uxío
    Uxío 05/10/2012, 19:08

    El razonamiento de que “demoler los edificios construídos ilegalmente no sería bien visto desde el exterior”,es increíblemente cateto y obtuso,o bien nos toman a los ciudadanos por tales.Peor visto será que vean en el exterior como seguimos haciendo las cosas mal,como no respetamos el medio ambiente,como con la que está cayendo se sigue optando por las corruptelas en la construcción,que seguimos sin aprender de nuestros errores,y que seguimos con una clase política con unos intereses muy…,”particulares”.

    Responder a este comentario
  4. CHIPUDE
    CHIPUDE 05/10/2012, 18:12

    ¡ LEY DE COSTAS: INCENDIARIOS,PROMOTORES,COGAN LA GASOLINA Y LAS GRUAS¡¡ A POR LO POCO QUE QUEDA……

    http://canariasenlanube.wordpress.com/

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM64 – Octubre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".