lamarea.com

miércoles 14 noviembre 2018

Política

La justicia busca dar caza al ‘camaleón valenciano’

La juez imputa al portavoz popular en las Cortes Valencianas, Rafael Blasco, y le cita a declarar por el caso Cooperación que investiga el presunto de desvío de ayudas a países no desarrollados.

02 octubre 2012
14:29
Compartir
La justicia busca dar caza al ‘camaleón valenciano’
Rafael Blasco en un acto de partido.

VALENCIA // Dicen los que han trabajado con Rafael Blasco que controla todo. De él, cuentan que es el primero en entrar a los despachos y el que apaga la luz, un método de trabajo que le hace exigir mucho a su equipo pero con el que forma una piña indisoluble que va pasando de gabinete en gabinete. Por eso, desde que estalló el caso de la presunta trama corrupta para desviar fondos de la ayuda de cooperación, su nombre era manejado por todos, ya que el presunto delito se produjo cuando éste era conseller de Solidaridad y Ciudadanía.

Este mismo martes, la magistrada instructora Mª Pía Calderón Cuadrado ha dictado una providencia por la que imputa al portavoz (cargo al que renunció temporalmente hace meses) del grupo parlamentario popular. La imputación se enmarca en el Caso Cooperación donde se investigan delitos de fraude de subvenciones, prevaricación, cohecho, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y falsedad. Todo ello con las ayudas a ONG valencianas como telón de fondo.

Blasco ha presentado su dimisión como portavoz del grupo popular en la Cortes valencianas y el partido le ha abierto un expediente.

¿Pero quién es Rafael Blasco? Doctor en derecho por la Universidad de Valencia, tiene un Máster en Administración, Contabilidad y Auditoría del Sector Público. Su carrera política comenzó hace más de 40 años con su militancia en el Frente Revolucionario Antifascista y Patriótico (FRAP) y unas excelentes relaciones con la Albania comunista, según recuerdan camaradas suyos de aquella época.

Paso por el PSOE

Unos años después, con la llegada de la democracia a España, Blasco se afilia al PSOE y ya con los socialistas gobernando, conoce los beneficios del poder. En 1983 es conseller de presidencia y dos años después de Obras Públicas. Es la primera época dorada de Rafael Blasco. En esa época conoce a su actual esposa, Consuelo Císcar, directora del Instituto Valenciano de Arte Moderno (IVAM) y hermana del ex secretario de organización del PSOE, Ciprià Císcar.

Esta época dorada concluye en 1989 cuando una funcionaria le implica en un asunto de sobornos a cambio de recalificación de terrenos. Blasco es destituido de su cargo y apartado de las filas socialistas, aunque logra eludir la justicia al invalidarse unas grabaciones que, presuntamente, le implicaban. El encargado de su defensa fue el abogado Javier Boix, curiosamente el mismo que libró a Camps de la carga del delito de cohecho pasivo impropio ante el jurado popular y que muchos aseguran que volverá a defender al mismo Blasco 21 años después.

El “centro reformista” de Zaplana

Desde ese momento ya planea su vuelta a la actualidad política. Esta vez dará un nuevo giro y tras pasar por el marxismo y el socialismo, abraza el nuevo proyecto que se presenta como “centro reformista” de Eduardo Zaplana. Él será su gran baza para dar la sensación de proyecto abierto, con él Zaplana llegará a la presidencia de la Generalitat Valenciana y le premiará con hasta tres consejerías distintas y con un gran poder en el gobierno. Cuentan los que convivieron con él durante esa época que nada sucedía en torno al gobierno valenciano sin que Blasco lo supiese.

Un poder que le coloca en la pista de salida cuando, con el fin del zaplanismo, vuelve a reinventarse para abrazar la ‘vía Camps’. Con él vuelve a regir los destinos de territorio en el País Valenciano (coincidiendo con los años del boom inmobiliario), bienestar social y sanidad. Además Camps se pone en sus manos para gestionar el ‘Caso Gürtel’, e incluso después de su dimisión, Blasco continúa junto a él, de hecho es de los pocos políticos de peso, junto a Cotino, que acuden varios días al ‘juicio de los trajes’ para mostrar su apoyo al ex President.

La llegada de Fabra

Pero la llegada de Alberto Fabra como sucesor de Camps le ha dejado tocado y descolocado. Sin cartera que gestionar tras la última remodelación del Consell y sin un peso específico en el partido actual en manos de corrientes ajenas a él, la labor de Blasco se limitaba a ejercer de portavoz del grupo parlamentario, un lugar donde su peso era cada vez menor.

El próximo día 18 de octubre el ‘camaleón’ valenciano deberá acudir al TSJ valenciano para dar explicaciones. La justicia parece que le señala como conocedor de lo que estaba sucediendo en torno a esa presunta trama de desvío de fondos de cooperación. Por ahora, el camaleón valenciano, aquel que ha sido conseller con todos los presidentes, hace bueno, aquello que le dijo a Augusto César Tauroni, presunto cabecilla de la red que desviaba dinero público, “lo importante es resistir”. En eso está.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Toni Martínez

Toni Martínez

2 comentarios

  1. pepe
    pepe 03/10/2012, 19:12

    es un verdadero chorizo. si hay justicia que pague con carcel.patrimonio,ostracismo.

    Responder a este comentario
  2. 4lex
    4lex 02/10/2012, 16:57

    Doctor derecho -> Doctor en derecho

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM65 – Noviembre 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Quorum Global o cómo construir en común

"Las recetas aplicadas hasta ahora no han conseguido el giro de timón que necesitamos. Debemos aprender a escucharnos y a detectar temas, valores y actitudes colectivos", asegura el autor

Los socios/as escriben

Nicaragua: La corrupción de lo mejor

"Durante estos años en España se hablaba muy poco de Nicaragua. Sólo llegaban el color de las banderas rojinegras y el discurso revolucionario de Ortega".