lamarea.com

domingo 20 mayo 2018

Política

Entrevista a Patxi López: “Si el PNV gobierna, no dudará en hacer recortes en la línea de Rajoy”

Patxi López, lehendakari del Gobierno vasco y candidato por Álava en los comicios del 21 de octubre. Sobre el PNV, que lidera las encuestas, advierte: “Prefieren un país arruinado con tal de llegar al poder”.

22 septiembre 2012
12:42
Compartir
Entrevista a Patxi López: “Si el PNV gobierna, no dudará en hacer recortes en la línea de Rajoy”
Patxi López en una imagen de archivo. MÓNICA PATXOT

BILBAO // El lehendakari, Patxi López, se enfrenta a las elecciones vascas del próximo 21 de octubre con unas encuestas que auguran a su partido el PSE-EE una pérdida de 8 escaños de los 25 que tiene actualmente. Ello colocaría a la formación del actual jefe de Gobierno en tercera posición frente a un PNV, que volvería a ganar las elecciones con entre 23-24 diputados y una emergente EH Bildu, que se convertiría en la segunda fuerza, con 22. Por detrás, quedaría el PP, con 12 ó 13 representantes.
El adelanto de los comicios coincidirá con el día en el que se cumple el primer aniversario del comunicado de ETA en el que anunciaba el cese de su lucha armada.

A pesar de los malos pronósticos, López, que se presenta como número 1 de la lista por Álava, elude hablar de posibles pactos y sostiene que se presenta “para ganar”, ya que espera que el electorado reconozca que durante su mandato “se ha acabado con el terrorismo”, al tiempo que expresa su creencia en que “ETA no volverá a cometer atrocidades”. En una entrevista de MásPúblico respondida por escrito, destaca el cambio estratégico de EH Bildu pero les reprocha que una de las razones por las que ETA ha durado tantos años ha sido, precisamente, porque “quienes le han dado apoyo político se negaban a pedirle que cesara la violencia”.

El lehendakari arremete contra el PNV, del que dice que “prefiere un país arruinado con tal de llegar al poder” y del que vaticina que no dudará en aplicar “recortes a la vasca” si llega al Gobierno, en la misma línea de Mariano Rajoy. A éste le responsabiliza de castigar a las comunidades “que hemos gestionado bien” y premiar a las incumplidoras; “curiosamente, aquellas en las que más tiempo lleva gobernando el PP”.

PREGUNTA: ¿Tiene la sensación de que el examen definitivo de su gestión, la primera no nacionalista que hay en Euskadi, va a estar influida por una situación económica desfavorable?

RESPUESTA: Es evidente que la crisis es la preocupación principal de la ciudadanía vasca. Aunque estemos mejor que el resto de comunidades autónomas, aunque la economía vasca esté demostrando una gran fortaleza y dinamismo, la crisis está afectando de forma grave a muchas personas y empresas y esa es una realidad que no podemos obviar. Pero Euskadi ha cambiado profundamente en estos cuatro años. Hemos dado tranquilidad a la vida política y social vasca, hemos acabado con el terrorismo… Euskadi es hoy un país mucho más moderno y libre que hace cuatro años y sólo por eso, creo que ha merecido la pena el Gobierno Socialista en Euskadi. Estoy convencido de que la ciudadanía vasca sabrá valorar en sus justos términos la labor de los socialistas al frente del Gobierno Vasco.

P: En el caso de unos resultados electorales reñidos, en los que el gobierno monocolor sea imposible, ¿qué priorizaría un ejecutivo de izquierda -de estilo al tripartito catalán- u otro más institucional con, por ejemplo, el PNV?

R: No es momento de hacer ese tipo de cábalas. Nos presentamos a las elecciones para ganar y para seguir desarrollando la Euskadi de ciudadanos libres, solidaria, sostenible y competitiva en la que venimos trabajando desde hace cuatro años. Debe ser la ciudadanía la que, con su voto, decida qué tipo de Gobierno quiere para la próxima legislatura, qué modelo social quiere priorizar.

P: Un gobierno con el PP parece imposible, dadas la coyuntura económica del país y los modelos diferentes que defienden para salir de la crisis.

R: La verdad es que estoy muy orgulloso del acuerdo de Bases para el Cambio Democrático suscrito con el PP vasco en 2009 y que dio pie a la conformación del primer Gobierno Socialista de la historia en Euskadi. Creo que ha sido un acuerdo productivo y muy beneficioso para la sociedad vasca. Y quiero recordar que fue el PP vasco el que decidió, unilateralmente, ponerle fin sin que se hubiese incumplido, por parte de los socialistas, ningún solo punto, ninguna sola línea de aquel acuerdo.

A partir de aquí, es evidente que con la deriva adoptada por el Gobierno de Rajoy, su actitud errática ante la crisis y el seguidismo por el que ha decidido optar el PP vasco se hace difícil pensar que podamos coincidir en un proyecto compartido para defender el Estado de Bienestar y nuestros servicios públicos.

P: En este sentido, ¿se fía del PNV?

R: El PNV está jugando a la confusión en este tiempo. Decidieron, desde el primer día de legislatura, plantear una oposición hostil e irresponsable que no ha dudado en recurrir a la mentira con tal de desgastar a este Gobierno. Y ahora, cuando nos encontramos a las puertas de unos nuevos comicios autonómicos y el PNV tiene ya en funcionamiento toda su maquinaria electoral, cuesta saber cuál es su verdadera propuesta económica, más allá de las divagaciones que el señor Urkullu nos deja periódicamente en su blog.

Están engañando a la ciudadanía vasca. Están diciendo que las cifras no nos dan, que tenemos facturas en el cajón, que no pagamos a los proveedores, que estamos en riesgo de quiebra… Todo mentira. Prefieren un país arruinado con tal de llegar al poder.

Pero al margen de esta actitud irresponsable, lo realmente preocupante del PNV es que, en cuanto tenga ocasión, aplicará las mismas políticas que el PP desde La Moncloa. Critican los recortes de Rajoy, porque vienen impuestos desde Madrid, pero el señor Urkullu no tendría reparo alguno en aplicar en Euskadi “recortes a la vasca”.

Cuando Urkullu dice estas cosas está dejando bien claro cuál es su modelo para hacer frente a la crisis: el de la derecha neoliberal, el que consecuencias tan negativas está provocando en toda Europa. Recortes en el gasto público, austeridad expansiva y ninguna apuesta por el mantenimiento de nuestros servicios públicos, por la inyección de liquidez en nuestras empresas, por la generación de empleo, para la reactivación del consumo y el crecimiento económico.

Es la receta de la derecha pura y dura: no al endeudamiento controlado, no a la lucha contra el fraude, no a la reforma fiscal para mejorar la recaudación, no a la revisión de nuestro modelo de país y del entramado de empresas públicas, para evitar duplicidades y solapamientos… No dice que recorta, pero, a la larga, no deja otra salida.

P: ¿Qué opinión tiene del mensaje que intenta trasladar a la ciudadanía la candidata de EH Bildu, Laura Mintegi, de cara a las elecciones?

R: A estas alturas de la vida, después de tantos años ejerciendo la política en Euskadi, uno tiende a mirar con cierta distancia los “proyectos ilusionantes” que nos plantean desde el mundo de Batasuna. Por enésima vez nos presentan pretendidas caras nuevas para nuevos tiempos, pero a poco que se rasca se ve que son los mismos de siempre, proponiendo las cosas de siempre.

No seré yo quien niegue el beneficio de la duda a Laura Mintegi, pero algunas de las declaraciones realizadas este verano (como las relativas a los presos de ETA) me han recordado peligrosamente a tiempos pasados no tan lejanos.

P: Sinceramente, si estuviera en su mano ¿pondría en libertad a Otegi?

R: Esa pregunta no me corresponde responderla a mí, sino a la Justicia. Yo defiendo la separación de poderes y no como una mera pose. Creo, sinceramente, que durante muchos años en Euskadi las instituciones democráticas se han visto fuertemente deslegitimadas. Respecto a Otegi, me hubiese gustado que aquellas cosas que dijo en su declaración final ante la sala que lo juzgaba (que ETA sobra y estorba) las hubiese dicho antes y en otros foros que no sean el tribunal que le está juzgando. Una de las razones por las que ETA ha durado tantos años ha sido, precisamente, porque quienes le han dado apoyo político se negaban a pedirle que cesara la violencia. Lo han hecho ya, bienvenido sea, pero que asuman también que la Justicia tiene sus tiempos y sus procesos y que no todo se paraliza en el momento que ellos digan.

P: ¿Cree que ETA volverá algún día a asesinar?

R: Creo que no. En Euskadi hemos cruzado ya la frontera con nuestro pasado. El terrorismo, tal y como lo hemos conocido en las tres últimas décadas, ha desaparecido para siempre. Y lo ha hecho porque entre todos (partidos democráticos, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, jueces, la ciudadanía resistente) hemos conseguido retirar ese apoyo social que gozaba, la enorme presencia que ETA tenía en Euskadi. No sé que será de ETA en unos años, pero, desde luego, estoy convencido que no volverá a ser el monstruo de hace unos años.

P: Ustedes han promovido encuentros privados entre víctimas de la violencia y verdugos, una metodología que tuvo un cierto éxito en la Italia postbrigadas rojas, ¿cree que en Euskadi también es aplicable? Hay víctimas, como Consuelo Ordoñez, que ve estas medidas como una trampa etarra.

R: Sí, y de hecho los casos que se han dado en Euskadi han sido ciertamente ejemplares. Puedo entender el rechazo de algunas víctimas a participar en encuentros de este tipo, pero no por ello debe despreciarse una experiencia de gran valor para muchas personas. Lamento, además, que se haya generado tanto ruido en torno a una cuestión, cuya principal virtud está en la discreción con la que se había gestionado en los últimos tiempos.

P: La situación económica de España es casi insostenible. El Gobierno está decidido a que todas las comunidades autónomas apliquen la misma política de austeridad que han diseñado los tecnócratas neoliberales. ¿Cómo encara un dirigente socialdemócrata como usted semejante decisión antes las próximas elecciones?

R: El Gobierno de Rajoy está intentando derogar el Estado autonómico, quitando responsabilidades a las comunidades autónomas y obligándonos a aplicar recortes en servicios que son de nuestra competencia. Mi Gobierno ha demostrado que existe otra forma de enfrentarse a la crisis sin debilitar el Estado del Bienestar: aplicando reformas que garanticen la sostenibilidad del sistema, eliminando gastos superfluos, acabando con las duplicidades. Con la excusa de ajustar el gasto público, lo que realmente pretende es recortar los servicios públicos y de paso tapar el enorme agujero de las comunidades autónomas que han gobernado ellos.

Y hay cosas flagrantes, como que se castigue a las comunidades que hemos gestionado bien y se premie a las incumplidoras (curiosamente, aquellas en las que más tiempo lleva gobernando el PP). Daré un dato: en Euskadi, que estamos a la cabeza en la contención del gasto, se nos permite un endeudamiento del 11,7% sobre el PIB para 2013. Pues bien, a la Comunidad Valenciana, que está siendo rescatada, se le autoriza endeudarse en un 23%. Es incomprensible.

Por ello nos oponemos a estas políticas del PP. Por ello hemos interpuesto recursos de inconstitucionalidad contra los recortes en Sanidad y Educación que impuso hace unos meses el Gobierno de Mariano Rajoy, por entender que son un ataque a la línea de flotación del Estado de Bienestar que hemos construido entre todos.

P: Usted se ha convertido en una de las referencias prácticas, en una de las esperanzas reales al oleaje neoliberal, de lo que la socialdemocracia intenta levantar en España. ¿Qué principios considera irrenunciables para hacer frente a esta situación de desmantelamiento público?

R: Creo que hay dos máximas que todo dirigente, sobre todo uno socialdemócrata, debe tener en mente a la hora de gobernar o ejercer de oposición. La primera es que el objetivo primordial de la política es proteger al más débil. La segunda es que la economía deber servir para mejorar la vida diaria de las personas, tal y como decía Paul Samuelson.

No podemos permitir que los mismos que provocaron la crisis inmobiliaria y financiera de 2008, los mismos que suplicaron al sector público que les salvara en aquel entonces, ahora nos estén imponiendo una agenda brutal de recortes y desmantelamiento del sector público.

P: Una de las consecuencias de esta recesión es la pérdida constante de confianza en la clase política. Como lehendakari y miembro del comité federal del PSOE, ¿en qué puede desembocar esta dinámica?

R: Ciertamente, me preocupa. No tanto por esa creciente masa crítica generada en torno a los políticos y su gestión, que de por sí no es negativa, sino por lo que todo ello tiene de deslegitimación del sistema democrático y de sus instituciones. Eso sí que es peligroso. Entiendo la indignación de muchas personas, víctimas de una crisis que ellas no provocaron, mientras los verdaderos responsables se retiran con millonarias jubilaciones. Entiendo la desazón ante una clase política que no sólo no ha sabido controlar los impulsos de los mercados, sino que, en ocasiones, ha sido agente activo de su voracidad.

Pero ello no puede derivar en un abandono del sistema democrático, que es el más garantista y avanzado que ha conocido la humanidad. No debemos caer en el rechazo generalizado a las instituciones democráticas, haciendo tabla rasa sobre todos los políticos.

Al contrario. Es necesario que esas miles de personas encaucen su indignación hacia las urnas, que refuercen con su voto ese sistema democrático, que es hoy una de las principales víctimas de la crisis.

En los últimos años hemos visto como la política cedía paso ante la voracidad de los especuladores. Hemos visto cómo decisiones que correspondían a los gobiernos han sido adoptadas en función de intereses oscuros y poco identificados.

P: Euskadi es una de las pocas comunidades, quizá la única, que está logrando mantener el tipo ante el desastre financiero y los recortes. El Gobierno que usted preside ha decidido no aplicar el copago, el nivel de ayudas a colectivos desfavorecidos no se ha resentido sustancialmente, la educación, etc. ¿Cuáles son los motivos principales de esta resistencia, de esta contención del déficit?

R: En Euskadi nos resistimos a aplicar las recetas que vienen desde Madrid, porque no nos parecen las adecuadas para enfrentarse a la crisis. Nosotros hemos aplicado durante los últimos cuatro años un modelo que funciona y que ha conseguido que tengamos la mitad de paro que la media española o que durante 2011 batiéramos nuestro record histórico de exportaciones.

Ésta es nuestra apuesta y nuestra obsesión, enfrentarnos a la crisis con propuestas que promuevan el empleo, defiendan los servicios sociales y no carguen los costes sobre las espaldas de los más débiles.

P: ¿Corremos el riesgo de que el próximo inquilino de Ajuria Enea, si se da el caso, se encuentre las arcas vacías, como dice el PP que ha ocurrido en el Gobierno de España, donde el gasto fue muy superior al ingreso hasta debilitar al Estado?

R: En absoluto. Y es algo que quiero dejar bien claro. Esos anuncios de falta de liquidez, de endeudamiento desmesurado, que se realizan desde algunas formaciones de la oposición, son rotundamente falsos. Sólo pretenden confundir y provocar miedo entre la gente, pero a la vez crean un gran perjuicio a nuestra economía y a nuestras empresas.

Daré varios datos. Nuestro gasto financiero en 2011 fue menos de la mitad del gasto financiero del anterior Gobierno el año 2001. El año pasado, la carga de la deuda (lo que pagamos por intereses y amortizaciones) supuso un gasto de 312 millones sobre un Presupuesto de 10.400 millones, El Gobierno anterior pagó 475 millones de gasto financiero en 2001 sobre un Presupuesto de 5.700 millones. Euskadi es la Comunidad Autonoma más solvente.

Efectivamente, hemos recurrido al endeudamiento en medio de una crisis atroz para ayudar a las empresas vascas y para pagar a los médicos y personal sanitario, para pagar los sueldos de los profesores y dar becas a los estudiantes vascos. Ese es nuestro “gasto corriente”. A quienes, como el señor Urkullu, tanto les preocupa la deuda, habría que preguntarles cuál de esos gastos le parece mal, en qué partida recortarían. Si alguien dice que ocultamos información, es que no sabe leer o quiere engañar a la gente.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Gorka Castillo

Gorka Castillo

5 comentarios

  1. JuanPiedras
    JuanPiedras 21/10/2012, 19:44

    Este señor no sabe ni por donde anda en politica.
    El PNV es una derecha situada más a la izquierda que el propio P$OE.

    Ojalá tuviera el P$OE en españa los criterios de solidaridad que tiene el PNV.

    La unica diferencia entre P$OE y PP es que unos rechazan abiertamenente a Franco y los del PP le añoran. Son ambos hijos de terratenientes.
    En el Pais vasco solo engañas a pocos como verás el 21-O

    Responder a este comentario
  2. Koldo
    Koldo 26/09/2012, 12:39

    estrategia del miedo. volverán a pactar con el PP si pueden. hoy huelga general en euskadi. seguimiento mayoritario en el sector público y la industria. patxi deja de vender humo.

    Responder a este comentario
  3. Alvar
    Alvar 23/09/2012, 14:10

    Bildu presidencia!!

    Responder a este comentario
  4. 3republica
    3republica 23/09/2012, 09:10

    Teneis que dar el apoyo a bildu para que gobierne solo sin condiciones SI REALMENTE QUE NO ME CREO NADA PORQUE SOIS IGUALES LO QUE DICES DEL PNV

    Responder a este comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

LM60 – Mayo 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Las CUP, Torra y los carnés de izquierdista

La prioridad de las CUP no es la investidura de un presidente los textos del cual han causado náuseas a la mayoría de sus integrantes, como se pretende. La prioridad de las CUP, junto a ERC y Junts per Catalunya, es la lucha contra un estado y una mayoría política que tiene fobia a la diversidad existente en su propio territorio.

Los socios/as escriben

“La imagen se ha convertido en una obsesión, el contenido se ha quedado a un lado”

El escritor y músico Iñaki Domínguez lanza su nuevo libro sobre “visionarios, locos y criminales del siglo XX”.