lamarea.com

sábado 21 julio 2018

Opinión

Si esto es una democracia

Cuando el poder quiere mantener un privilegio, coloca una ficha en el gobierno. Cuando los trabajadores quieren defender un derecho, o ponen el pecho o se convierten en estadísticas de paro o precariedad (…)

27 junio 2012
04:20
Compartir

Cuando el poder quiere mantener un privilegio, coloca una ficha en el gobierno. Cuando los trabajadores quieren defender un derecho, o ponen el pecho o se convierten en estadísticas de paro o precariedad.

A la industria de armamento le basta colocar a un ejecutivo suyo en Defensa para conseguir millones de indemnización (mermó el negocio de la muerte con la prohibición de las bombas de racimo) o se sirven de las monarquías como intermediadoras perfectas para vender motores, balas o ruinosos eventos deportivos.

Lehman Brothers ocupa Economía con el encargo de buscar los 300.000 millones fallidos de los balances inmobiliarios (ya han recuperado más de la mitad). Las constructoras, siempre con litigios pendientes con la administración, ponen de Abogada General del Estado a la que fue su principal asesora legal y personal, y no dudan en invitar a los palcos de los estadios a políticos de todo signo que entiendan de concejalías de urbanismo susceptibles de estar en nómina.

El río de la red de financiación valenciana suena cuando el agua aliviana al nuevo presidente del CGPJ, el mismo que fungió de conseller de Francisco Camps en los años luminosos en los que la Gürtel apretaba pero no ahogaba.

El modelo neoliberal –huida hacia delante tras la quiebra del keynesianismo–, solo puede sobrevivir desconstitucionalizando la democracia. Ahora ha estallado la mentira, pero fue incubándose mientras Curro estaba de vacaciones. El Tratado de Maastricht o el de Lisboa –dos actos de barbarie por los que todavía no piden perdón los eurocretinos– daban por disuelta la política y reducían a los trabajadores a mercancías. Banqueros sabios e independientes (que, sin excepción, habían tenido algún encontronazo con Hacienda o con la justicia en sus trayectorias) terminarían por cambiar el derecho al trabajo por el derecho a buscar trabajo.
Cuando el PP y el PSOE cambiaron la intocable Constitución para dar prioridad al pago de la deuda, dinamitaron el artículo que abre la ley máxima.

El que dice que somos un Estado social –con 160 desahucios diarios, 5 millones de parados, una universidad para ricos, repago sanitario, cierre de camas hospitalarias y una escuela pública que se quiere por los suelos; democrático, pero que no consulta ni el pago de la deuda ni qué Constitución queremos, y de derecho, con la judicatura y la división de poderes reducidos a cenas para dos en la kitsch Marbella o a la justificación de la violencia de policías lobotomizados. (¿No sería más creíble el neoradicalismo del PSOE en la oposición si exigiera regresar al viejo artículo 135?).

Nunca entendí la pasividad de los campos de concentración. ¿Ponerse de lado esperando que el Kapo no te viera esa tarde cruzar el patio? Hay más humanidad en el levantamiento del gueto de Varsovia. Si te van a gasear, háblale de tú a tú a tus asesinos. EnParaguay, en Bolivia o en Egipto, la democracia se salva en la calle.

Los mineros aquí están defendiendo lo pactado -pacta sunt servanday un puesto de trabajo digno. Si cada colectivo hiciera lo mismo con tanta convicción, los que están encerrando a la ciudadanía en modernos campos de exterminio tendrían que sentarse a negociar una solución que, de verdad, implicara a todos.

El capitalismo siempre se ajusta por el eslabón más débil. Lo extraño es que el eslabón más débil sea el 99%.

¿Sabes que 'La Marea' rechaza la publicidad sexista y la del Ibex35?

Un medio debe ser tan libre como coherente.

Protege nuestra independencia.

SuscríbeteHaz una donación

Juan Carlos Monedero

Juan Carlos Monedero

1 comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

LM62 – Julio/Agosto 2018

Cómprala 4 €

Última hora

Tus artículos

Pasaporte no reconocido

"España sigue siendo la potencia administradora del Sáhara Occidental, mis abuelos tenían DNI español y toda mi familia es descendiente de españoles. Además, llevo más de 18 años en España. Pero resulta que no estoy reconocida como ciudadana de ningún lado", explica Basma Mulay, refugiada saharaui.

Los socios/as escriben

A quienes están por venir: ¡salud y revolución! (y 7)

En la séptima y última entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Información y Logística del colectivo Shevek de preparación para el Servicio Exterior.

Ya tenemos anarquismo, ¿cómo repartimos los cuidados? (6)

En la sexta y penúltima entrega de su serie de ficción, Álex Gaita nos trae unos extractos del Cuaderno de Convivencia de la biblioteca y centro social Emma Goldman, en Nuevo Tecpatán.