lamarea.com

Martes 25 Abril 2017

Nos dejan sin palabras, ya a la venta en quioscos y en nuestra tienda online

Son malos tiempos para la libertad de expresión. Con la excusa de combatir el terrorismo, en muchos países se han adoptado medidas legislativas que restringen los derechos civiles. En España se da la particularidad de que la banda terrorista ETA lleva seis años sin matar, pero el número de condenas por enaltecimiento del terrorismo se ha disparado. Asimismo, el Gobierno del PP ha dado una vuelta de tuerca importante con las denominadas leyes “mordaza” y otras medidas que sirven para acallar protestas incómodas. Recientemente, hemos visto a dos titiriteros pasar dos días en la cárcel en régimen de aislamiento por representar una obra de teatro. También juicios a cantantes acusados de enaltecimiento del terrorismo y a una estudiante por humillar a las víctimas al publicar chistes sobre Carrero Blanco en Twitter.

Ante la gravedad de la situación, que ha sido denunciada por la ONU, La Marea dedica un número especial al tema. Hemos ido más allá de los titulares de todos estos casos para hablar en profundidad con algunos de los protagonistas en sus lugares de residencia, desde Madrid hasta Granada, pasando por Vic, Zaragoza, Sevilla, Manresa y Andoain. ¿Cómo se siente una persona cuando el Estado le señala con el dedo acusador por supuesta simpatía con el terrorismo? Las leyes las hacen los políticos pero son interpretadas por la Justicia. Por ello, perfilamos a algunos de los fiscales más destacados de la Audiencia Nacional. El afán censurador también amenaza a la prensa, especialmente medios pequeños y sin apoyo financiero como este.

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.