lamarea.com

Viernes 18 Agosto 2017
Amparo Ariño

Amparo Ariño

redaccion@lamarea.com

Artículos de Amparo Ariño

  Lumi Dolls: ¿Mujeres de silicona?

Lumi Dolls: ¿Mujeres de silicona?

"No hay mujeres objeto. El que busque una, que se alquile una Lumi Doll, y deje a los seres humanos mujeres tranquilos", opina la profesora Amparo Ariño.

  La gestación subrogada

La gestación subrogada

"El vientre alquilado supone la utilización del cuerpo de la mujer como mero instrumento, deshumanizado, para la procreación", afirma la autora.

La impureza del clítoris

Porque la mujer es poderosa. Por eso el patriarcado quiere mutilarla física y psicológicamente, por eso la acusa de bruja, de puta... Por eso, a veces -muchas veces- la mata.

 
  ¿Una misa en Nôtre-Dame es la respuesta correcta?

¿Una misa en Nôtre-Dame es la respuesta correcta?

Los parisinos deben acudir a la Universidad de la Sorbonne, a la Bibliothèque National, a l'Ècole Normale Superieur, a los museos, a los centros punteros de investigación científica, a las librerías del Boulevard Saint Michel...

 
  Prostitución femenina: la violencia de género socialmente aceptada

Prostitución femenina: la violencia de género socialmente aceptada

Una reflexión acerca de la prostitución como legitimización de la violencia machista

 
  Carta a los políticos sobre la relación entre el Estado y la iglesia católica

Carta a los políticos sobre la relación entre el Estado y la iglesia católica

Desde AVALL piden que los partidos políticos garanticen la independencia de los servicios e instituciones públicas y se opongan a la intromisión en ellas de la Iglesia Católica y a la de cualquier otra confesión religiosa.

 

El peligro de vincular racionalidad y machismo

En un comentario a un artículo de Toño Fraguas se vinculan "racionalismo" y "machismo", lo que nos puede hacer renegar de la razón en favor del sentimiento al defender los derechos de la mujer

 

Todo integrismo es un mal en sí mismo

"El fanatismo religioso quiere aniquilar el antidogmatismo, porque las religiones, todas, nos quieren sometidos, acríticos, estúpidos e irracionales"

 
  Podemos, o tal vez no

Podemos, o tal vez no

Para la autora "sería una pena que un error de estrategia o un exceso de ambición dividiera este proyecto y acabara con este movimiento"

 

La imagen de la mujer en la publicidad

La autora analiza el tránsito que se recorre del "desprecio de género" al "género despreciable"

 

Palabras y conceptos. Lenguaje y pensamiento crítico

Para la autora el plan Bolonia busca "menos pensar y más entrar en el molde en el que nos quiere encajar el sistema"

 
  Atrévete a saber

Atrévete a saber

Y es que saber, conocer la realidad, la auténtica (no hay otra) puede no resultar grato

 

¿Por qué nos quitan la filosofía?

Conocer en qué consiste la actividad y la actitud filosófica hace posible que comprendamos lo que diferencia lo mítico de lo científico y de lo racional, nos permite reconocer un sofisma, un razonamiento engañoso con apariencia de verdad, una incoherencia lógica, una mentira, un engaño, en definitiva.

 

¿A quién pertenece el cuerpo de las mujeres?

¿Les pertenece a ellas mismas, como sujetos que son? ¿Pertenece sus parejas? ¿Pertenece a su familia, a la sociedad? ¿Son entonces realmente sujetos, y sujetos de derecho las mujeres, o son sólo objetos y objetos para otros?

 

La vergüenza de ser mujer

La medicalización de la mujer se apoya en una concepción de la mujer que subyace al prejuicio de que su cuerpo es, respecto al del hombre, sucio, defectuoso, enfermizo, débil, inferior en suma

 

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

¿De quién es la Universidad?

"Estoy orgullosa de mi pasado y de mi presente, mucho. Pero yo soñaba con ser médico y creo que mi madre también lo soñaba", escribe Noelia Ordieres