lamarea.com

Domingo 23 Julio 2017

Tus artículos

Infancia y tauromaquia

“Presenciar violencia real hacia los animales, como una forma de entretenimiento, es deseducar la empatía y normaliza la violencia. Una sociedad emocionalmente sana no puede querer eso”, reflexiona Carmen Ibarlucea, activista por los derechos de los animales.

10 Julio 2017
12:38
Compartir
Infancia y tauromaquia

CARMEN IBARLUCEA* // Si hay algo que repetimos incansablemente en el mundo adulto cuando hablamos de educación, es que las niñas y los niños aprenden de nuestro ejemplo. En las últimas décadas, desde la educación infantil hasta la secundaria no obligatoria, las instituciones educativas han tomado conciencia de su papel en la educación moral. Ya no hay nadie que no haya escuchado hablar de educación en valores, de educación moral o de inteligencia emocional. Desde la prensa, de forma continuada nos mandan mensajes para educar en positivo, fomentando la autoestima y la empatía de nuestras niñas y niños.

¿Y para qué? ¿De qué sirve la empatía? Pues básicamente para dos cosas complementarias. La primera, para ser más felices; la segunda para crear sociedades cooperativas, respetuosas de la diversidad y no violentas. O sea, sociedades más felices. Ser empáticos nos hace madurar, salir del mundo de la primera infancia donde somos el centro y descubrir que no somos los únicos seres capaces de tener sentimientos y emociones. Por eso, las personas empáticas se relacionan mejor con los demás, y eso sucede porque las personas empáticas son capaces de escuchar sin juzgar.

El Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas, que es el máximo órgano para la protección de la infancia, nos insta a preservar la natural sensibilidad infantil protegiendo a los niños y niñas de la violencia física y mental. España es uno de esos países que han firmado la Convención de los Derechos del Niño; y, sin embargo, una y otra vez nos encontramos con iniciativas que contradicen esa firma. Como estos días en la ciudad de Badajoz, donde nos anuncian un palco infantil con monitoras especializadas para explicar lo que está pasando en el ruedo a niños y niñas de 7 a 12 años. O en Coria, donde promueven “encierros didácticos” para menores de 16 años.

Desde el comité de Derechos del Niño han llamado a los países donde se permite la tauromaquia a “proteger a la infancia de la violencia física y mental de la tauromaquia”. Países como nuestro vecino Portugal, o Colombia, México, Francia y Perú han recibido comunicaciones al respecto, instando a los gobiernos de estos países a respetar esta convención y limitar la presencia y participación de menores en eventos de tauromaquia.

Presenciar violencia real hacia los animales, como una forma de entretenimiento, es deseducar la empatía y normaliza la violencia. Una sociedad emocionalmente sana no puede querer eso. Vemos cada día cómo los valores de la violencia y la dominación nos pasan una grave factura, la violencia hacia las mujeres está enraizada en la falta de empatía, en la falta de respeto por las emociones y los sentimientos de las otras personas, que empiezan por romper nuestro vínculo con nuestras propias emociones. Considerar cosas a las otras personas, comienza por considerar cosas a los animales.

Quien me lee puede pensar que no me gusta la tauromaquia porque no fui educada en el ambiente correcto; sin embargo, yo estuve en Las Ventas cuando tenía 10 años. Y 40 años después aún recuerdo el olor a sangre y arena, la emoción de la gente cuando el toro era castigado, mi incomprensión al sentir la alegría de la gente a mi alrededor. Y quien me lea puede pensar que soy excepcionalmente rara, pero en realidad era una niña absolutamente normal. Porque incluso los toreros reconocen que han llorado o se han entristecido al matar a su primer toro. El niño Michelito, que comenzó a torear muy chiquitito, cuenta que su madre tuvo que consolarlo la primera vez que mato a un becerro porque no podía dejar de llorar.

Lo normal, en cualquier persona, en cualquier niña o niño, es sentir compasión ante el sufrimiento. Silenciar esa emoción, negarla, es negarnos el derecho a crecer equilibradamente, negarnos el derecho a disfrutar de un entorno seguro y armonioso, donde sean los cuentos y no la realidad quien nos prepare para afrontar las dificultades de la vida, cuando llegue el momento.

Exponer a las niñas y a los niños a la violencia real, a la tortura y muerte en directo, es ejercer violencia psicológica sobre ellos. Les dice a las claras que la sensibilidad, el cuidado y la empatía no son valores reales de nuestra sociedad. Decir que un torero es valiente, es mantener un esquema patriarcal de dominación de unas personas sobre otras a través de la violencia. El valor no tiene nada que ver con la dominación, ni con el maltrato, ni con sentirnos por encima de los demás. El verdadero valor es el de abrir fronteras, el valor del amor sin poseer, el valor de cuidar.

Y todo eso para “salvar” un negocio que va en declive en todo el Estado, para festejos a los que el 90% de los españoles jamás ha ido, pero se subvenciona y promociona con dinero público. Afortunadamente, el maltrato ya no es atrayente para la mayoría de nosotros, sin embargo, guardar silencio ante la manipulación que se está promoviendo hacia la infancia nos hace cómplices.

* Carmen Ibarlucea es activista por los derechos de los animales.

Tus artículos

Tus artículos

LM51 – Julio/Agosto 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La errática política migratoria italiana

"Las ventas de armamento de Italia aumentan a un ritmo vertiginoso, lo que alimenta las guerras olvidadas que llenan las pateras".

Tus artículos

Alsasua: resucitar a ETA a toda costa

"Con ese caldo de cultivo no es extraño que organismos judiciales aporten su grano de arena en esa cerrazón por resucitar a ETA", escribe Gonzalo del Campo.