lamarea.com

Miércoles 23 Agosto 2017

Sociedad

Diez caballos muertos en El Rocío

La Junta de Andalucía gastó 6.249 euros en la retirada y destrucción de equinos muertos el pasado año, 533 euros más que en 2015. La Consejería responsable asegura que son los dueños quienes corren con los gastos, pero no detalla el procedimiento.

02 Junio 2017
18:26
Compartir
Diez caballos muertos en El Rocío
Una romera con su caballo en la romería del Rocío. Foto: A. Vicente Gil.

Aproximadamente 20.000 caballos, mulos, burros y bueyes recorren cada año la romería del Rocío. Se trata de animales domésticos registrados a nombre de su propietario, es decir, disponen de un responsable legal. Entre 2007 y 2016 murieron al menos 120 equinos en esta romería, según un informe de PACMA, 13 de ellos en 2016. Ese año la Junta de Andalucía gastó 6.249 euros en la “retirada y destrucción de animales equinos muertos en la romería del Rocío 2016”, 533 euros más que el año anterior, tal y como reflejan los contratos que publica el proyecto de investigación Los Papeles del Cortijo. Este año han muerto diez caballos y un buey, según el dispositivo del Plan Romero*.

Desde la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural explican que “los servicios veterinarios de la Junta tienen una presencia especial en El Rocío” y aseguran que después de la recogida y destrucción del cadáver de un equino, “es su dueño quien corre con los gastos” y “se realizan las comprobaciones necesarias para determinar las responsabilidades”. No da detalles de cómo procede al respecto ni del número de sanciones por maltrato animal durante la romería, un delito recogido en la Ley de Sanidad Animal y la Ley de Protección de los Animales de Andalucía.

En conversación con La Marea, la compañía de recogida de animales muertos Francisco Barreco SL, adjudicataria del gobierno andaluz para esta labor durante el Rocío, explica que los equinos son desplazados hasta un centro de incineración después de ser revisados e identificados por un veterinario de la Consejería.

Javier Sanabria, coordinador provincial de PACMA en Sevilla, asegura que cuando el animal muerto está identificado (es obligatorio poner chip a los equinos), la Junta adelanta el dinero y actúa por diligencia de salud para después requerir la suma al propietario. Sin embargo, un elevado número de animales no consta en ningún registro o no lleva chip, por lo que cree que las autoridades deberían hacer más controles. “El 80% de los caballos maltratados son alquilados, a veces no tienen ni papeles ni entrenamiento”, lo que, sumado al desconocimiento de quienes los arriendan, da lugar a problemas e incluso la muerte de esos animales, destaca.

Asociaciones como PACMA o El Refugio del Burrito acuden cada año a la romería para supervisar que los animales están en buenas condiciones y prestar asistencia veterinaria a los que lo necesitan. Entre las causas de muerte más frecuentes están el agotamiento, la inanición, la avanzada edad de muchos animales, el desconocimiento y falta de empatía de quienes los dirigen e incluso la falta de alimento. Sanabria detalla que la veintena de agentes del Servicio de Protección a la Naturaleza de la Guardia Civil (Seprona) que moviliza el gobierno andaluz son insuficientes debido al número de animales que participa en la peregrinación -además de dejar con pocos efectivos al resto de las provincias de Huelva y Sevilla- y pide que la Junta tome un papel más activo.

Este 2017 el Seprona ya ha imputado a ocho personas por supuesto maltrato animal. El Gobierno andaluz tendrá que aclarar el número de denuncias y explicar los procedimientos actuales para evitar el maltrato y abandono de animales en la romería del Rocío de este año y de 2016, en respuesta a la pregunta formulada este martes por el grupo parlamentario Podemos Andalucía.

Durante la romería del Rocío de 2016 El Refugio del Burrito atendió a más de 200 equinos heridos en el recorrido y recibió siete animales por parte del Seprona, de los cuales cuatro siguen en sus dependencias en Málaga, pues no pudieron localizar a sus dueños. Rosa Chaparro forma parte esta asociación, que cada año monta un hospital móvil para prestar servicios veterinarios en la romería y prevenir el maltrato de animales. “Parece que este año la gente está más concienciada”, explica a este medio, “aunque los días fuertes están por llegar”, dice en referencia a este fin de semana, en el que se espera la mayor afluencia. Tanto Chaparro como Sanabria subrayan que la mayoría de los peregrinos muestran respeto por sus animales.

La muerte de caballos y otros equinos en la romería sigue siendo un problema de considerable magnitud. Tanto es así que la compañía de seguros Montepío de Conductores lanzó a finales de mayo una oferta especial para retirar cadáveres de caballos por 26 euros al año. “Disfruta el Rocío con tu caballo y deja que nosotros te aseguremos tu tranquilidad”, rezaba el eslogan de esta campaña antes de ser retirada tras el revuelo que despertó en las redes sociales.

“Aninamos a todos los romeros a unirse al carro del respeto a los animales, como cada vez hace más gente”, concluye Chaparro, un llamado de sensibilización que también cuenta con el respaldo, al menos retórico, de la Junta de Andalucía.

*Actualizado el 06/06/2017.

José Bautista

José Bautista

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

Terroristas haciéndose ‘selfies’: de qué hablamos cuando hablamos de la ideología del terrorismo yihadista global

"El “integrista” islámico no es íntegramente islamista; su particular islamismo sólo puede sobrevivir, como si dijéramos, mezclado con el elemento que lo niega, empotrado en una subjetividad neoliberal que impera globalmente y que hace de su necesidad goce. ¿Cómo explicar, si no, el 'selfie'?", argumenta el profesor Víctor Pueyo