lamarea.com

Opinión

Pablo Iglesias censura un artículo en el diario ‘El Economista’

El diario ‘El Economista’ censuró de su web un artículo que se mostraba crítico con la APM por la denuncia que realizó contra Podemos.

14 Marzo 2017
13:23
Compartir
Pablo Iglesias censura un artículo en el diario ‘El Economista’

MADRID // El diario El Economista ha censurado un artículo sobre Podemos por hablar de la denuncia de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) contra la formación morada. Antes de seguir, quisiera pedir perdón por el clickbait. Hablando de las miserias del periodismo era una manera de traer a colación una de ellas y, de paso, poder atraer a lectores de extremo centro ávidos por ver noticias contra Podemos. Sigamos.

No, Pablo Iglesias no ha censurado ningún artículo porque aún no tiene el poder para hacerlo. Lo han hecho los directivos del medio. Así que la frase con la que comienza este texto es cierta. El diario El Economista ha eliminado de su web un artículo titulado No nos representan: lo que ha hecho Podemos para enfadar a la APM —muy crítico con la Asociación de la Prensa de Madrid por el comunicado que lanzó hace algunos días en el que acusó a la formación morada de presionar a periodistas— y que incidía en los verdaderos peligros que tiene hoy en día la prensa. El artículo, que fue ampliamente difundido en redes sociales,  no gustó a la dirección del diario económico y fue fulminado.

Días después de que el artículo desapareciera, Amador Guerrero Ayora, director de El Economista, se puso muy digno contra Podemos por el riesgo que, según él, representa este partido para la libertad de prensa. El periodista escribió un artículo de opinión en el que alertaba del peligro que suponía Pablo Iglesias para los periodistas intentando causar polémica en redes y así recibir críticas pero con escaso, más bien nulo, éxito.

En el texto, en el que no podía faltar una referencia a los nazis, Amador Guerrero presenta a Pablo Iglesias como un líder totalitario que quiere acallar a la prensa en general, y a El Economista en particular: “Voy a hacer un paréntesis sobre los asuntos económicos para defender una de las libertades esenciales, la de expresión, recogida en la Declaración de Derechos Humanos. En El Economista respaldamos el comunicado emitido por la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), que preside Victoria Prego, en referencia a las amenazas y presiones coordinadas desde Podemos contra varios grupos de periodistas. Las sufrimos en nuestras carnes, cuando en los orígenes de la carrera política de Pablo Iglesias desvelamos la financiación irregular de su programa La Tuerca en una televisión iraní”.

Decía Ayora en su artículo: “No voy a negar lo evidente, la existencia de presiones por parte de las empresas editoras de medios de comunicación hacia sus plantillas. Pero en democracia, la verdad siempre resplandece por algún lado”. Eso es cierto. En este caso ha resplandecido por la caché de Google, que permite ver cómo ha eliminado del medio que dirige un artículo por atreverse a opinar de manera distinta y no seguir la consigna de su mandato contra Podemos.

No nos creamos que el director fue el único directivo de El Economista haciéndose cruces por el peligro contra la libertad de prensa que representa Podemos y cómo ellos, los directivos de los medios, están para protegernos a los redactores y periodistas de la censura comunista y podemita. El director adjunto de El Economista, Juan Carlos Lozano, llevó aún más lejos la vergüenza ajena cuando enarboló la bandera de la deontología después de haber liquidado un artículo incómodo en su propio periódico. En su texto titulado La vergüenza del periodismo acusa a algunos medios de haber dejado desprotegidos a los redactores que pidieron amparo: “Si el medio no defiende a sus periodistas en el ejercicio de su trabajo, en el ejercicio de informar desde la libertad, ¿a qué se dedica realmente ese medio?…¿Quién puede estar interesado en pagar por esa información si le consta que no se elabora desde la libertad, o que está elaborada bajo el miedo y las amenazas?”. El director adjunto del medio que escribe estas líneas después de haber borrado un artículo de su web por criticar a la APM está hablando de Podemos y no de su propio diario. El titular de su artículo no podría ser más atinado.

En el artículo censurado bajo la dirección de Amador Guerrero Ayora se hablaba del verdadero peligro para los periodistas. El de los editores y jefes que pagan 600 euros a redactores como falsos autónomos, o el del freelance que se juega la vida sin ningún tipo de cobertura para cobrar 30 euros por una pieza en los medios de cabecera de la APM. Una de las frases del texto censurado resultó premonitoria: “Una amiga que aún tiene trabajo pero me dice que no le llegan las presiones [de Podemos], que su director le tiene dicho que escriba lo que él le diga. ‘No estás aquí para pensar’, creo que son las palabras exactas”.

Y, como el artículo fue borrado, cedo el final del mío con las letras eliminadas: “Hoy me enfada más la APM que Podemos; a los que solo reciben presiones de sus jefes, Podemos les hace un favor; a los que están asqueados de firmar titulares que solo representan la ideología de su director, les hacen un favor; a los que pagan con su precariedad los sueldos de esos que reciben las presiones, les hacen un favor”.

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

Última hora

LM47 – MARZO 2017

Los socios/as escriben

Excelencia es no poner lavadoras

"Excelencia es echarle más horas. Excelencia es no poner lavadoras", escribe Álex Gaita.

Tus artículos

Sin ingresos no hay derechos

"La excusa es sencilla: 'No hay dinero'. Sí que lo hubo para el rescate bancario, para proteger a La Trama mediante la modificación del artículo 135 de la Constitución. Quieren que vivamos del aire para mantener sus privilegios", sostiene la diputada de Podemos Isabel Franco.