lamarea.com

Cultura

Barbijaputa: “Es curioso que en un país machista no haya ningún hombre que se reconozca como tal”

La escritora y columnista Barbijaputa publica un nuevo libro en el que se dirige a los hombres: “Son los que han sacado tajada históricamente y son los que tienen que sentarse a escucharnos ya”.

18 Febrero 2017
09:15
Compartir
Barbijaputa: “Es curioso que en un país machista no haya ningún hombre que se reconozca como tal”

Machismo: ocho pasos para quitártelo de encima (Roca Editorial) es el nuevo libro de la tuitera y columnista Barbijaputa. Y es también un camino de ocho fases para “acabar con nuestra parte machista”, según la autora.

En su primer libro, La chica miedosa que fingía ser valiente muy mal, que ya va por la sexta edición, la escritora nos presentó una autoficción en la que Bárbara era la protagonista: su experiencia trabajando como azafata de vuelo, su acercamiento al feminismo, la relación con su familia y el estallido del 15-M.

Ahora, Barbijaputa se dirige a los hombres: “Son los que han sacado tajada históricamente y son los que tienen que sentarse a escucharnos ya”.

¿Por qué los hombres deben leer Machismo: 8 pasos para quitártelo de encima?

Porque ellos son el foco del problema. Se tienen que quitar el pánico a la palabra machismo. Además, ningún hombre se considera machista, todos niegan serlo, es curioso que en un país machista no haya ningún hombre que se reconozca como tal. Mi idea era hacer esto visible, mientras dejo claro que es normal, lamentablemente, ser machista y que lo difícil es no serlo. Si deja de verse el machismo como actos puntuales en algunos hombres y se empieza a ver como una constante en nuestras vidas habrá más hombres dispuestos a escuchar.

El libro es una herramienta de pedagogía feminista…

Sí, quería que también nos sirviera a nosotras. No me imagino a ningún hombre comprando el libro, aunque sé que los hay que se interesan y se reconocen machistas e intentan cambiarlo, pero son los que menos. El grueso son hombres machista que no se reconocen machistas. Esos no van a comprar el libro diciendo: “¡Uy, machista! yo soy eso y necesito quitármelo”. Lo que quería era llegar como una indirecta por nuestra parte. Me daba la impresión de que todos los libros feministas están escritos por mujeres y para mujeres, lo cual está genial, porque a mí me han servido mucho, pero hay que interpelarles directamente a ellos. La labor de pedagogía que hacemos las feministas es muy cansada, no podemos estar con eso todo el día… A mí a veces me dicen que conmigo no se puede debatir. Claro, es que hay días que no quiero debatir, no tengo porqué estar enseñando todo el rato. Entonces, yo lo que hago mucho es mandar a leer. Pues mira, he escrito un libro para mandarlos a leer que les interpela directamente.

En el libro dejas claro que un hombre nunca debe liderar las luchas feministas.

Eso me parece de primero de feminismo. Que sepan que, por una vez, ellos no son los protagonistas, que no lideran nada y su voz no cuenta. A ver cómo lo llevan, parece que poco a poco muchos se van sumando al carro y eso da esperanza.

¿Qué piensas entonces de la acción de Dani Rovira en los pasados Goya, cuando se calzó unos tacones rojos para reivindicar más presencia de mujeres en el cine?

Estamos equivocando el tiro cuando instamos a un hombre a que se diga feminista. La pregunta no debe ser tanto “¿eres feminista?”, sino “¿sabes que eres parte del problema y estás dispuesto a perder privilegios y no aprovechar cada ventaja que te brinda el patriarcado?”. Ahí muchos se retratarían. Dani Rovira cobró por un anuncio machista de Gallina Blanca con Jorge Cremades. Después se planta con unos tacones en una gala porque ¡hay que ver qué mal está el tema de la mujer! Pero ahí estaba él presentándola por tercera vez consecutiva. No se le ocurrió decirle a la Academia que presente los Goya una mujer, ya que las mujeres dentro del cine piden más reconocimiento. Esto sí habría sido perder privilegios, comprometerse de verdad e involucrarse en el feminismo, no ponerse unos tacones, algo que además no tiene nada que ver. Yo soy mujer, soy feminista y no uso tacones. Es un estereotipo más. Querer reivindicar el feminismo desde el machismo. Es no haber entendido nada.

¿Cuál es el papel de los hombres en el feminismo?

Kelly Temple, una feminista activista de Reino Unido, tiene una frase que a mí me encanta y creo que define muy bien el cometido del aliado feminista. Ella dice: “Los hombres que quieren ser feministas no necesitan que se les dé un espacio en el feminismo. Necesitan coger el espacio que tienen en la sociedad y hacerlo feminista”. Yo creo que el papel del aliado pasa necesariamente por dejar mensajes feministas en todos esos espacios en los que se le escucha por el simple hecho de ser un hombre: con sus amigos, en los grupos de WhatsApp en los que se hacen chistes de violaciones y se pasan fotos de mujeres desnudas o cuando escuche un comentario machista. Que se involucre y no se calle, porque si no está siendo cómplice.

En el libro hablas tanto de mujeres de derechas que se consideran feministas como de machistas de izquierdas… ¿Qué les define?

Pasa algo parecido entre unos y otras. Los machistas de izquierdas no han entendido la transversalidad de las opresiones. Creen que solo ellos son los oprimidos y no han entendido que hay que tener en cuenta otras formas de discriminación como la raza o el género. Como son hombres, solo ven su propia opresión: la de la clase obrera. Tienen los mismos discursos que la gente de derechas tiene con ellos cuando dicen que los activistas de izquierdas solo quemamos contenedores y somos unos vándalos. Ellos dicen a las activistas feministas que no pedimos las cosas bien, que no son las formas adecuadas y que así no se nos va a tomar en serio. ¿No se dan cuenta de que están haciendo lo que odian que haga la derecha? Hay que dejar de mirarse el ombligo.

A las mujeres de derechas les pasa algo similar. Una vez escuché a Cristina Cifuentes quejarse de que cuando le hacían entrevistas, estas eran muy machistas. Le preguntaban, por ejemplo, por el champú que usa. Bueno, entonces que se haga feminista. Pero si eres feminista, no tiene sentido que sigas a tu partido porque ese partido hace políticas misóginas: ha intentado prohibir el acceso libre al aborto y apoya políticas imperialistas de Estados Unidos en otros países. Cifuentes, como presidenta de la Comunidad de Madrid, no puede pretender que le veamos como un oasis dentro del PP porque ella fomenta las políticas de su partido y estas políticas a su vez fomentan el patriarcado y la misoginia. Todavía estamos luchando contra ellos y contra el PSOE para que se revise la Ley de Violencia de Género, para que se destine más dinero a la prevención de violencias machistas, a los cursos de formación… Las mujeres de derechas no tienen contacto con la calle ni con otras mujeres que no sean de su clase o que estén viviendo otras circunstancias. Su feminismo es el feminismo liberal. Aunque yo no lo llamaría ni feminismo, porque es individualismo. El feminismo quiere la liberación de todas las mujeres, no solo de ellas.

De las contradicciones de las feministas también hablas en el libro. A veces nos llegamos a sentir “malas feministas”, que es además un ataque utilizado por los machistas. Eso de que hacemos “flaco favor”. ¿Cómo podemos hacer frente a estas contradicciones?

Hay que hacer una distinción entre las personas que se lucran del machismo y el resto de las mortales. Entre las que tienen poder, como Cifuentes, Arrimadas o Merkel, y las demás mujeres, que intentamos pelearnos con nosotras mismas. Nosotras no tenemos una responsabilidad que vaya más allá de nuestras vidas y nuestro entorno cercano. Nuestras contradicciones son más cotidianas. En mi caso, por ejemplo, pienso que ojalá me gustaran mis piernas con pelo. Pero al menos soy consciente de que no nací queriendo no tener pelos en las piernas, sino que ha sido algo aprendido y ha estado dentro de mí durante mucho tiempo. A día de hoy sé que si salgo a la calle con pelos en las piernas me voy a tener que enfrentar a situaciones, a miradas, por las que no voy a tener ganas de pasar y no voy a saber cómo responder. Pero esta contradicción me afecta a mí, sé que no le estoy jodiendo la vida a un montón de mujeres, que es la diferencia que hay con quienes sí tienen poder.

El patriarcado fomenta la competitividad y la enemistad entre mujeres. ¿Cómo desmontamos este mensaje? Las mujeres nos unimos, por ejemplo, cuando hay agresiones machistas a otras mujeres.

Sí, pero eso lo hacemos desde el feminismo. Las que nos hemos deshecho de ese mensaje somos las feministas. Y después de un trabajo de concienciación muy arduo. Pero los mensajes que fomentan la competición entre nosotras o la envidia son muy potentes y vienen desde muchos bandos. Para las mujeres que no han oído hablar del feminismo o que están empezando tiene que ser muy angustiante. Antes de tener conciencia feminista, yo me revelaba ante esto porque siempre me ha parecido cruel, pero he vivido el llegar nueva a una oficina y que muchas mujeres fueran amables conmigo mientras que otras eran especialmente crueles. Al final no significa que unas hayan nacido buenas y otras no, depende de cómo hayan interiorizado los mensajes sobre estos roles impuestos.

¿Y cómo se vive esto en redes sociales?

Yo la sororidad (la solidaridad entre mujeres) la llevo mejor en la vida real… Pero en redes nunca dejo en evidencia a una mujer, sobre todo si veo que está más alienada que yo todavía. A no ser que sea política, porque volvemos a lo mismo, son personas con poder. Cuando ridiculizo a alguien por un comentario machista siempre son hombres.

De hecho, este miércoles, a raíz de un tuit tuyo, muchas mujeres contaron sus experiencias de acoso en espacios públicos.

Sí. Había chicas que me decían que no lo habían contado hasta mucho tiempo después de que les ocurriera. El sistema patriarcal, que hace que los hombres se vean con derecho a violentarnos, es el mismo que hace que a nosotras nos dé vergüenza cuando nos agreden. Me parece muy positivo que nos desprendamos de esto y entendamos que la vergüenza se la tiene que dar a ellos.

Alba Mareca

Alba Mareca

Última hora

LM47 – MARZO 2017

Los socios/as escriben

Excelencia es no poner lavadoras

"Excelencia es echarle más horas. Excelencia es no poner lavadoras", escribe Álex Gaita.

Tus artículos

Sin ingresos no hay derechos

"La excusa es sencilla: 'No hay dinero'. Sí que lo hubo para el rescate bancario, para proteger a La Trama mediante la modificación del artículo 135 de la Constitución. Quieren que vivamos del aire para mantener sus privilegios", sostiene la diputada de Podemos Isabel Franco.