lamarea.com

Miércoles 28 Junio 2017

Opinión

La fiscalía de actividades antiespañolas

El Partido Popular y el sistema de valores predominante en la sociedad española está coartando de manera alarmante la posibilidad de discrepar y opinar marcando umbrales ideológicos a la libertad de expresión

21 Enero 2017
12:34
Compartir
La fiscalía de actividades antiespañolas
Paul Robeson cantando el himno americano a los trabajadores en huelga de los trabajadores de los astilleros Moore, Oakland.

“Va Miguel Angel Blanco por el bosque acompañado de un etarra y le dice:
-Qué miedo, ¿no?
-Y me lo vas a decir a mí, que tengo que volver solo.” [1]

Recuerdo que me contaron ese chiste un día después del terrible asesinato del joven concejal del PP. Fue uno de esos momentos en los que todos recordamos qué hacíamos en el preciso instante en que anunciaron el terrible crimen por televisión. Un golpe devastador y, sin embargo, cuando me contaron el chiste en la calle al día siguiente sonreí con el gesto torcido consciente de que era un poco cruel y no estaba bien hacerlo. Es el humor negro. En eso consiste. En hacerte reír a la vez que te incomoda. Nadie creía en aquel momento, con ETA segando la vida de gente inocente, que hacer chistes o expresar de forma irónica una opinión, o mostrar ideas transgresoras pudieran hacerte acabar frente a un juez y ser condenado. César Strawberry ha sido el último en caer en el error de considerar que España no estaba en una deriva prefascista que persigue el pensamiento.

El último artículo que escribí sobre el derecho a celebrar la muerte de Carrero Blanco tuvo que pasar por las manos de nuestra abogada. Antes de eso tuve que reescribirlo dos veces porque consideré que lo que allí decía podía llevarme frente a un tribunal. Tuve que decir lo mismo sin decirlo, extremando el cuidado en el uso de las palabras y contextualizando todo lo que pude, como si el contexto sirviera en la ola autoritaria que la fiscalía del insigne Javier Zaragoza está llevando a cabo desde su sillón de la Audiencia Nacional. Su primer objetivo está conseguido; ha logrado inculcar miedo en las palabras. Que midamos de forma extemporánea lo que sale de nuestras letras.

La persecución que la judicatura más reaccionaria está llevando a cabo contra la libertad de expresión tiene una clara finalidad: la intimidación de la disidencia y el mantenimiento de una superioridad moral basada en el establecimiento de límites muy estrictos para la ideología contraria y laxos para la propia. Unos límites basados en la categorización en diferentes niveles de las víctimas: las víctimas de ETA, en el nivel más alto del escalafón, siempre y cuando sigan la línea política marcada por la derecha, y las del franquismo, en el escalafón más bajo. En los niveles intermedios se sitúan todos aquellos colectivos de víctimas que no pueden ser patrimonializados políticamente por los conservadores, las del Yak42, las del Metro de Valencia, o las del accidente del tren de Santiago, entre otras.

El Partido Popular y el sistema de valores predominante en la sociedad española está coartando de manera alarmante la posibilidad de discrepar y opinar marcando umbrales ideológicos a la libertad de expresión. Una situación favorecida por la connivencia de los medios de comunicación tradicionales que toleran esos ataques sistemáticos [y sistémicos] en nuestro país mientras acuden a denunciarlos allende los mares por espurios intereses políticos y económicos. Los delitos de opinión se han visto incrementados de forma dramática con un claro interés ideológico y partidista. A los conservadores les interesa mantener vivo el fantasma de ETA y así utilizarlo como enemigo interno que sirva para reprimir ideas y personas.

Las sentencias condenatorias por enaltecimiento y apología del terrorismo se han visto incrementadas, de forma indefendible por cualquier observador externo, desde el final de la violencia de ETA. Desde octubre de 2011, año en el que la banda terrorista anunció el cese de la actividad armada y del terror, se han producido 30 sentencias por enaltecimiento y apología del terrorismo; la mayoría por comentarios en las redes sociales de gente sin relación con la banda terrorista. En los ocho años anteriores al final de ETA y mientras la organización terrorista asesinó a 12 personas sólo se produjeron 16 condenas por estos motivos.

La situación actual no está lejos de replicar la época del macarthismo en EEUU. El Comité de Actividades Antiamericanas se encargó entre los años 1949 y 1958 de perseguir a la disidencia de izquierdas y a todo aquel que tuviera ideas comunistas o próximas a ellas. En periodos anteriores amparados en la Smith Act se llegó a condenar a miembros del Partido Comunista Americano (CPUSA) como Eugenne Dennis y William Foster a 5 años de cárcel por delitos tales como poseer el Manifiesto comunista o citar a Karl Marx. Los últimos movimientos de la Fiscalía y algunos tribunales de justicia españoles se asimilan al proceder de los peores años de la persecución del pensamiento en EEUU; una represión política de las ideas inmersa en una sociedad en la que se presumía de libertades.

Paul Robeson fue uno de los juzgados y denostados por sus ideas políticas. Un cantante de soul negro, además de actor y activista por los derechos civiles, que había conseguido labrarse una carrera de abogado en la América de la segregación racial y que tuvo el arrojo de mandar a estudiar a su hijo a una universidad de la URSS. Defensor a ultranza de los derechos de los trabajadores, fue miembro de la Brigada Lincoln en la Guerra Civil Española. Una vida demasiado sospechosa en los EEUU del senador McCarthy.

Cuando Robeson tuvo que acudir al Comité de Actividades Antiamericanas a declarar fue interrogado por el diputado republicano Gordon Harry Scherer, que le cuestionó por su amor e interés por la URSS. Paul Robeson le contestó que allí, en la URSS, nunca se había sentido rechazado por su color de piel. La repregunta de Scherer sonará mucho en nuestro país por lo habitual que es escucharla pero cambiando el destino al que irse. La respuesta de Robeson no es necesaria comentarla.

Gordon. H. Scherer: ¿Por qué no se quedó en Rusia?

Paul Robeson: Porque mi padre fue un esclavo, y mi gente murió para construir este país, y yo me voy a quedar aquí, y voy a ser parte de este país tanto como usted. Y ningún fascista me forzará a irme. ¿Está claro? Apoyo la paz con la Unión Soviética, apoyo la paz con China, y no apoyo la paz ni la amistad con el fascista Franco, y no apoyo la paz con los nazis alemanes. Yo apoyo la paz con la gente decente.

No es tiempo de guardar silencio. Todos los que mantienen posiciones críticas con el sistema político actual conocen ciudadanos que tienen miedo a expresarse en redes sociales, que miden al detalle sus palabras, que aconsejan a sus familiares que tengan cuidado con lo que escriben en sus perfiles no vayan a transgredir la línea ideológica marcada por la fiscalía de actividades antiespañolas. La deriva autoritaria y regresiva que estamos viviendo en España precisa la repulsa más absoluta de todos los que defienden las libertades. Paul Robeson tenía claro lo que era preciso hacer cuando el momento histórico sólo daba dos opciones y así lo expresa la frase de su epitafio: “El artista debe elegir luchar por la libertad o por la esclavitud. Yo he hecho mi elección. No tenía alternativa”.

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

Última hora

LM50 – Junio 2017

Los socios/as escriben

Mi historia de…

Marcelino García, socio usuario de MásPúblico, editora de 'La Marea', explica su historia de amor con el medio de comunicación del que es propietario y también con el cooperativismo.

Tus artículos

Todavía dura el silencio del dolor

"A mí me gustaría saber cuántas de esas personas que desfilarán por el orgullo han sacado los colores en sus puestos de trabajo a quienes suelen usar expresiones homófobas o reírse de nosotros", escribe Sonia Gatius