Opinión

La reputación del servicio público

“Una funcionaria en Bélgica ha sido despedida por hacer reportajes eróticos en las oficinas donde trabaja. Sin embargo, nadie va a ver en peligro su trabajo por colocar belenes y otros símbolos religiosos en edificios públicos del Estado español”.

27 diciembre 2016
00:00
Compartir
La reputación del servicio público

MIGUEL HERNÁNDEZ// Una funcionaria del Ministerio de Interior de Bélgica ha sido suspendida de su trabajo mientras se tramita su eventual despido. La razón es que unos compañeros la han reconocido en un reportaje de televisión sobre hombres y mujeres que cobran por hacer reportajes eróticos. Ella aparecía en unas fotografías realizadas en las oficinas donde trabaja y en el ascensor del edificio. Cuando su jefe se enteró le pidió que entregara de inmediato su ordenador portátil, sus claves y su tarjeta de acceso al ministerio. Según afirmó, sus actos pueden causar daños a la reputación del servicio público.

Sin embargo, nadie va a ver en peligro su trabajo por colocar belenes y otros símbolos religiosos en edificios públicos del Estado español. Al parecer, eso no causa daños a la reputación del servicio público. Que una parte de los funcionarios imponga su ideología al resto de sus compañeros y al conjunto de la sociedad, es decir, a aquellos que le pagan su sueldo, no tiene ninguna importancia. Esa funcionaria ha acudido al Consejo de Estado para recurrir la decisión alegando que esas actividades forman parte de su vida privada y que no interfieren negativamente en su trabajo. Sin embargo, ocupar el espacio público con los símbolos de una ideología sí que interfiere en el trabajo de esa institución pues se está lanzando el mensaje de que los ciudadanos no católicos son de segunda categoría, y sin embargo no se van a adoptar medidas disciplinarias contra nadie.

Cabría hacerse varias preguntas: ¿Con qué dinero se compran esos belenes? ¿Sale de alguna partida de dinero público o es financiada por los funcionarios católicos de cada organismo público? ¿El proceso de instalación se realiza en horario laboral o fuera del mismo? ¿Por qué los católicos de este país consideran normal imponernos al resto su ideología al ocupar el espacio público con sus símbolos? ¿Cuando sea la fiesta del cordero permitirán que sus compañeros musulmanes degüellen a un cordero en el vestíbulo del edificio público o solo ellos están legitimados para celebrar sus fiestas religiosas en su lugar de trabajo? ¿Por qué cuando uno se hace estas reflexiones es radical, cuando lo radical es tratar de imponer a los demás su ideología y además hacerlo con su dinero?

Miguel Hernández es miembro de la Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors (AVALL)

Tus artículos

Tus artículos

Última hora

Opinión

El largo calvario de la denunciante Chelsea Manning

Los autores recuerdan los crímenes de guerra que fueron puestos a la luz a través de Wikileaks.

El CETA o el laberinto jurídico del “libre comercio”

Juan Hernández Zubizarreta y Pedro Ramiro analizan la lógica jurídica de feudalización del ordenamiento normativo global sobre la que se asienta el Acuerdo Económico y Comercial Global. Este sábado están convocadas nuevas manifestaciones.

Colabora con La Marea

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

Renovarse o morir

El capitalismo no se ha refundado sino que se ha reforzado; y mientras que la izquierda está en un acelerado declive, resurge la extrema derecha.

La nueva prensa independiente

El autor recomienda varios medios como regalo alternativo estas navidades: "Aunque algunos ya están asentados, también hay periódicos a los que les falta aún un empujoncito para alcanzar la tan ansiada estabilidad económica".

TUS ARTÍCULOS

El estilo y la elegancia de España en el siglo XXI

"Raphael se mantiene en el candelero, El Corte Inglés sigue publicitándose por primavera esta vez por cuenta del Santander, los Borbones en el poder son ahora dos, Operación Triunfo sigue de gira y parece que al fin el 'atado y bien atado' cobra sentido", reflexiona Francisco Pérez Cabrera.

Todos los derechos, todas las mujeres (trans, cis, putas, feministas, bolleras…)

"¿Son las feministas, que han luchado durante siglos para que ninguna persona pueda decidir sobre los cuerpos de las mujeres y sus vidas, las que pueden decirle ahora a otras mujeres que no pueden hacer con el suyo lo que les plazca?", se pregunta Yskal, de Hetaira.

Burla a las víctimas del Yak-42 y de la guerra de España de 1936

"En un mismo día y en escenarios distintos encontramos una respuesta similar por parte del PP", reflexiona Víctor Rodríguez Corbacho.