lamarea.com

Miércoles 16 Agosto 2017

Opinión

Guadiana del Caudillo: nueve años de resistencia franquista y cuatro de pérdida de parte del término municipal

“Han pasado algo más de nueve años desde que se publicó una carta en la que denunciaba la existencia de símbolos franquistas en la entidad menor local de Guadiana del Caudillo”, escribe el autor.

27 Diciembre 2016
00:10
Compartir
Guadiana del Caudillo: nueve años de resistencia franquista y cuatro de pérdida de parte del término municipal

VÍCTOR RODRÍGUEZ CORBACHO // Han pasado algo más de nueve años desde que se publicó una carta en la que denunciaba la existencia de símbolos franquistas en la entidad menor local de Guadiana del Caudillo. Meses después, el BOE recogía la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura, y que es conocida como Ley de la Memoria Histórica. En ella se establece que “las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas”.

Sobre la referida presencia de simbología franquista se han sucedido una serie de hechos de especial relevancia que vamos a referir a continuación:

1.- En 2011, DOE de 30 de marzo, Decreto firmado por Guillermo Fernández Vara por el que se deniega la segregación de la entidad local menor de Guadiana del Caudillo para su constitución en municipio independiente de Badajoz.  El Decreto recoge que “la denominación propuesta por el municipio a segregar constituye, en sí misma, una vulneración de lo previsto en los artículos 1 y 15.1 de la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas en favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”.

2.-En 2012, DOE de 23 de febrero, Decreto firmado por José Antonio Monago Terraza por el que se aprueba la segregación de la entidad local menor de Guadiana del Caudillo para su constitución en municipio independiente de Badajoz.

Al día siguiente se celebró fiesta de la independencia del nuevo municipio de Guadiana del Caudillo, el 387 de la provincia de Badajoz, que contó con la presencia del alcalde de Badajoz, Miguel Celdrán, y del presidente de la Junta, José Antonio Monago, que se encargó de descubrir la placa que conmemora dicha independencia.

El 11 de marzo de 2012 tuvo lugar en el pueblo una consulta sin valor legal sobre el nombre del nuevo municipio. Ese mismo día, el editorial de un periódico regional recogía lo siguiente: “La Junta tiene responsabilidad en este asunto porque no debió dejar que las cosas llegaran hasta aquí. Le ha faltado el coraje de hacer cumplir la ley, aunque para ello se tuviera que enfrentar a las querencias de un alcalde de sus siglas”. Previamente, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Extremadura, PSOE e IU pidieron a los vecinos que estuvieran en contra de mantener el nombre que no participaran en esa votación porque la denominación de la localidad es ilegal por estar en contra de lo que manifiesta la Ley de la Memoria Histórica, y porque no se había seguido lo que marca la legislación vigente para este tipo de referendos.

En fin, supimos que el 60% no votó ese día, 1.133 vecinos. 817 sí lo hicieron de la forma que sigue: 495 votos por conservar el nombre; 310 a favor de cambiarlo para dejarlo en “Guadiana” a secas; 6 para otras opciones alternativas; 4 nulos; y 2 en blanco.

3.- En 2016, 11 de febrero, el abogado Eduardo Ranz denuncia por incitación al odio a ocho alcaldes de pueblos españoles con denominación franquista, entre ellos al de Guadiana del Caudillo, por considerar que incumplen la Ley de Memoria Histórica. También presenta en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) una petición para cambiar los nombres de estos ocho pueblos, a los que se suman tres pedanías, relacionados con la dictadura. Además, manifiesta que solicitará la retirada de subvenciones y la pérdida de derechos de pertenencia a la FEMP.

Al día siguiente es publicada la noticia: “Arrancan la placa que conmemora la inauguración de Guadiana del Caudillo por Franco”. En la placa se recoge lo siguiente: Francisco Franco Bahamonde. Jefe del Estado español, al visitar la zona regable de Montijo en el mes de mayo de 1951, inauguró la primera fase de construcción de este pueblo que se denomina GUADIANA DEL CAUDILLO, como modesta ofrenda a sus constantes entusiasmos en pro de la labor colonizadora”.

Meses después, 13 de mayo de 2016, se hace público que el alcalde de Guadiana del Caudillo protege una placa de Franco “como si fuera un Picasso”. Acababan de instalar la nueva placa con el mismo texto que la anterior.

El 14 de octubre es noticia que Miguel Ángel Gallardo, en calidad de presidente de la Diputación de Badajoz, comunica que los presupuestos de la Diputación para 2017 recogen que los pueblos que incumplan la Ley de la Memoria Histórica no podrán acceder a subvenciones directas de dicha institución. Dos días despuésel litigio entre el abogado Eduardo Ranz y el ayuntamiento de Guadiana del Caudillo, sobre los hechos referidos, tiene una primera sentencia, que en primera instancia condena al Ayuntamiento de Guadiana del Caudillo a elaborar un catálogo de vestigios relativos a la Guerra Civil y a la Dictadura en el municipio.

Al mes siguiente, 4 de noviembre, la Diputación Provincial de Badajoz comunica que “todos los ayuntamientos que cumplan con la Ley de Memoria Histórica en el plazo de un año, podrán acceder a las subvenciones públicas de la institución provincial. En el caso de incumplimiento, los ayuntamientos deberán devolverlas”.

En diciembre, día 13, es noticia nacional que un diputado regional del PP y el alcalde de Guadiana del Caudillo, han sido premiados por la Fundación Francisco Franco, durante una cena celebrada el pasado 2 de diciembre en Madrid con motivo del 124 aniversario del nacimiento del ”Generalísimo”. Los tres partidos con representación en la Asamblea de Extremadura se manifiestan públicamente sobre dicho hecho. De una parte, la portavoz del PP extremeño, Cristina Teniente, considera “injustificable” la presencia del secretario provincial del PP de Badajoz y diputado de la Asamblea de Extremadura, Juan Antonio Morales, en ese acto de homenaje a Francisco Franco. De otra, el portavoz del PSOE de Extremadura, Miguel Ángel Morales, considera que el diputado del PP está “alabando a Franco, a la represión, al genocidio y a la dictadura”, y reitera que la dirección del PP “debe expulsar de manera inmediata o apartar del partido” tanto a Juan Antonio Morales como a Antonio Pozo. Por su parte, el portavoz de Podemos Extremadura, Álvaro Jaén, manifiesta: “Nosotros pedimos la dimisión inmediata de un representante de los extremeños que no es tal, porque no es un demócrata; es un reconocido franquista y como tal no tiene lugar en nuestras instituciones” y, añade, que han presentado solicitud de reprobación en la Asamblea de Extremadura.

Al día siguiente, Juan Antonio Morales reconoce que fue un error asistir al acto de la Fundación Franco. Podíamos recurrir a la famosa frase de Enrique IV: “París bien vale una misa”, pero tenemos más reciente la de Manuel Fraga a Calvo-Sotelo cuando fue legalizado el Partido Comunista de España: “Habéis contraído una gravísima responsabilidad legalizando al PCE: la historia os pedirá cuentas (…) habéis abierto a la incertidumbre el futuro de nuestros hijos”. Pasado un tiempo, Fraga presentó libros de Santiago Carrillo y preparó queimadas para Fidel Castro.

El 15 de diciembre conocemos la sentencia del juzgado de lo contencioso administrativo número 1 de Badajoz en la que obliga al Ayuntamiento de Guadiana del Caudillo a elaborar un catálogo con los vestigios relativos a la Guerra Civil y la Dictadura que haya en el municipio. El fallo evita valorar si la utilización de la palabra “Caudillo” en el nombre se ajusta o no a la Ley. Por su parte, el PP de Guadiana del Caudillo anuncia que va a recurrir dicha sentencia.

Ese mismo día el secretario general del PP de Extremadura, Fernando Manzano, señala que, de haberlo sabido, “el partido  habría impedido“ la asistencia de los miembros del PP en su autonomía a dicho acto, y anuncia que el Comité de Derechos y Garantías del PP extremeño analizará si la presencia de su líder provincial en Badajoz y diputado autonómico, Juan Antonio Morales, en un acto de la Fundación Francisco Franco se ajusta o no a los estatutos del partido. Entre tanto, Morales y Pozo, manifiestan sentirse extrañados por la intervención del PP tras recibir un premio de la Fundación Franco. Lo hacen a través de un comunicado que califican de complementario al emitido por el PP de Extremadura. De él subrayamos la afirmación: “Ahora resulta que lo escandaloso es lo nuestro” (sic).

El 25 de diciembre nos informaron que el PP de Extremadura sigue estudiando los casos de Morales y Pozo. Y ahora sabemos que la Mesa de la Asamblea de Extremadura ha acordado, con el voto en contra de Podemos, no tramitar la propuesta de Podemos en la que se pedía la reprobación del diputado del PP Juan Antonio Morales y del alcalde de Guadiana del Caudillo, Antonio Pozo, por su asistencia a un acto de la Fundación Francisco Franco. Pero en el pleno de la Diputación de Badajoz sí ha sido aprobada una reprobación del PSOE en repulsa a la presencia Antonio Pozo en una cena de la Fundación Franco para recoger un premio. Tras la votación de la citada iniciativa política, se han producido intercambios de insultos entre Pozo y Ramón Ropero, diputado socialista, en los que se califican mutuamente de fascista, y termina con el “muérete ya hombre, muérete ya” que le espeta Pozo a Ropero.

En 2017 nos informarán sobre el catálogo con los vestigios relativos a la Guerra Civil y la Dictadura en Guadiana del Caudillo; sobre si la utilización de la palabra “Caudillo” en el nombre se ajusta o no a la Ley; sobre si su Ayuntamiento tendrá o no que devolver la subvención de la Diputación Provincial de Badajoz; y sobre si el PP de Extremadura concluye o no, y cómo, los “casos Morales y Pozo”.

Tiempo tendremos en 2017 para escribir o no que 10 años después de aquella carta siguen o no los símbolos franquistas en Guadiana del Caudillo. También será tiempo para evitar que el escándalo continúe. Y ningún tiempo ya para recuperar lo irrecuperable, las 4.500 hectáreas de término municipal del pueblo que reclamaba el alcalde socialista Agustín Gallego y la siguiente alcaldesa independiente, Concepción Lebrato, para constituirse en municipio independiente, porque con Celdrán en Badajoz y Pozo en Guadiana del Caudillo en 18 meses acordaron 3.005 hectáreas. Y en la fiesta de febrero 2017, de nuevo solo “del Caudillo”.

Víctor Rodríguez Corbacho, maestro de escuela, es natural de Guadiana del Caudillo.
Tus artículos

Tus artículos

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

¿De quién es la Universidad?

"Estoy orgullosa de mi pasado y de mi presente, mucho. Pero yo soñaba con ser médico y creo que mi madre también lo soñaba", escribe Noelia Ordieres