lamarea.com

Lunes 24 Julio 2017

Opinión

Convertirse en Eduardo Inda, confundir venganza con periodismo

Eduardo Inda está ahí gracias a vuestro odio, a vuestra necesidad de venganza. Lo exprime y vive de él. Arrojarle el odio utilizando cuestiones personales le fortalece

05 Diciembre 2016
12:48
Compartir
Convertirse en Eduardo Inda, confundir venganza con periodismo
Eduardo Inda en su intervención en el Foro Nueva Comunicación

Eduardo Inda es la antítesis del periodismo, un hombre dedicado a conseguir visitas en un libelo que se nutre de difamaciones, insultos y fuentes de dudosa moral. Algo que le es rentable y explota gracias a la instrumentalización del odio. Que no lo dude nadie. Eduardo Inda está ahí gracias a vuestro odio, a vuestra necesidad de venganza. Lo exprime y vive de él. Arrojarle el odio utilizando cuestiones personales le fortalece. Nunca es legítima ni está justificada la utilización de cuestiones personales para arrojarlas al adversario. El odio no puede marcar la agenda.

No se me olvidará una frase que Eduardo Inda me dijo tras la finalización de un programa en el que coincidimos. Inda había convertido en noticia un mensaje que publiqué sobre Carolina Marín. No me gusta su actitud en las pistas y mostré mi apoyo a su rival en la final. Aquello acabó con una noticia en su digital con un titular riguroso: “El periodista podemita Antonio Maestre deseó la derrota de la española Carolina Marín“. Cuando acabó el programa en el que me acusó de antipatriota por expresar aquella opinión, como si eso importara a alguien, sólo se me ocurrió decirle cuando nos cruzamos en maquillaje: “Ya te vale, Eduardo”. Su respuesta define su visión sobre la profesión: “¿Por qué? Eso es mejor para ti, te doy publicidad“.

Diferenciarse de esta manera de proceder es lo mejor que se puede hacer para dignificar la profesión. La utilización de una cuestión personal para cobrarse las deudas pendientes es situarse en el nivel en el que mejor se maneja Inda. Para resarcirse de los insultos no es legítimo actuar del mismo modo que él lo hace. Sentarse enfrente de Eduardo Inda en un plató no es razón para convertirse en él y utilizar sus mismas herramientas. En el fango ganará. Siempre.

Humanamente comprendo la reacción que Carolina Bescansa tuvo en La Sexta Noche cuando aludió a los problemas privados de Eduardo Inda. Bescansa ha sufrido —igual que el resto de sus compañeros de Podemos— acusaciones, difamaciones, insultos y descalificaciones de toda índole, tanto políticas como personales, por parte de Inda. Han hecho bien en acudir a los tribunales cada vez que se han sentido heridos o atacados por sus mentiras. Pero se equivoca gravemente si legitima la utilización de cuestiones personales en el debate público. No es el camino para enfrentarse a la ignominia.

El código deontológico de la FAPE dice: “Sólo la defensa del interés público justifica las intromisiones o indagaciones sobre la vida privada de una persona sin su previo consentimiento”. Además, el Código de Ética Internacional del Periodismo de la UNESCO incidió en este tema: “Inmiscuirse en la vida íntima de las personas, salvo en casos de que se violente el orden público o se trate de hechos noticiosos de interés”.

No cabe duda de que la actitud de Eduardo Inda al violar estos principios de forma sistemática ha provocado ese odio que hizo que la publicación de la resolución judicial del embargo de su sueldo en las redes sociales fuera un hecho noticioso de interés. Puede que haya quien considere que el hecho de que Eduardo Inda sea un tertuliano en vez de un periodista incida en el interés público para que sea necesario conocer su litigio matrimonial. Yo tengo claro que no lo justifica y que el uso de esa noticia de ámbito privado sobre Eduardo Inda violenta los códigos deontológicos. No repitamos el error.

La serie Black Mirror se ha convertido en un eslogan denuncia contra el sistema. Se ha utilizado en multitud de ocasiones para comparar hechos que se suceden en la vida real. El capítulo titulado Odio nacional reflexiona sobre la mala utilización de las redes sociales, una herramienta valiosa que cuando el enjambre usa de forma racional produce resultados maravillosos, pero que cuando se inocula con inquina produce dolor. Que el odio a un personaje lleve un hecho a ser lo más comentado en las redes no lo convierte en noticia, sólo es un síntoma determinado de la polarización social y de un algoritmo caprichoso. Pinchemos la burbuja de la rabia y llenémosla de pensamiento crítico y razón.

faldon_noticias

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

LM51 – Julio/Agosto 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La errática política migratoria italiana

"Las ventas de armamento de Italia aumentan a un ritmo vertiginoso, lo que alimenta las guerras olvidadas que llenan las pateras".

Tus artículos

Alsasua: resucitar a ETA a toda costa

"Con ese caldo de cultivo no es extraño que organismos judiciales aporten su grano de arena en esa cerrazón por resucitar a ETA", escribe Gonzalo del Campo.