Opinión

Inda y el monstruo

“El problema es que hemos creado un monstruo que ni es periodismo ni existe órgano institucional ni ciudadano al que tenga que dar explicaciones”, argumenta Serrano.

04 diciembre 2016
22:53
Compartir
Inda y el monstruo
Carolina Bescansa y Eduardo Inda, en el plató de La Sexta Noche.

El caso Inda, un periodista y tertuliano a quien los jueces han condenado por no pagar la manutención de sus hijos, y el modo en que reaccionó al sacar el asunto el moderador de La Sexta Noche, Iñaki López, merecen una reflexión. Como se recordará, tras la publicación de la sentencia por el diario Público el sábado 3 de diciembre, el tertuliano y director de Okdiario participó ese mismo día, como viene siendo habitual, en el programa televisivo La Sexta Noche.

A pesar de que la noticia de la sentencia fue el tema estrella de las redes sociales durante toda la jornada, los responsables periodísticos del programa, incluido el moderador, ni se plantearon sacar el asunto. Una información es trending topic todo el día, a la noche tienes al protagonista en el plató y no se plantean tocar el tema. Curioso. No sólo eso, cuando una de las tertulianas del programa, la diputada de Unidos Podemos Carolina Bescansa, a propósito de las declaraciones del alcalde de Alcorcón, saca la información, Iñaki López intenta pararla con el argumento de que se trata de un asunto personal que no procede abordar en la tertulia. A pesar de que Bescansa argumenta su importancia y razona su trascendencia social por enmarcarlo en un asunto de gran sensibilidad como la violencia de género.

Supongamos por un momento que el implicado fuese un político. ¿Alguien se imagina a los medios intentando impedir el debate argumentando que es un asunto privado? Si un ministro fuese condenado por no pagar la pensión de manutención de sus hijos y su sueldo embargado, nadie entendería que es un asunto privado que no debe debatirse. Es más, el debate sería sobre si debía dimitir o no. Si entendemos que eso es un asunto privado también podría asesinar a su cuñado o violar a una vecina y deberíamos ignorarlo porque forma parte de su vida privada.

Sin embargo, cuando se trata del periodista se le intenta proteger. No olvidemos que se trata de periodistas que no ejercen de periodistas. Hace mucho que los tertulianos no hacen labor de periodistas, ellos opinan al mismo nivel que el resto de los invitados. Y, por tanto, deberían estar bajo el mismo criterio de medición. Un periodista es un profesional que le pregunta a una figura que se considera de interés público para que ésta opine sobre lo que el periodista le requiera.

Julio Anguita lo precisó en uno de esos debates. Tras opinar Anguita, un periodista da su opinión y añade “es para que quede clara mi posición en este aspecto”. A lo que el político comunista le responde: “Sí, pero lo importante es la mía, lo que importa es la opinión del entrevistado”. En un debate político, las personas que discuten exponen sus críticas y las legitiman con el aval de su propio ejemplo y trayectoria. Si organizamos debates en el que unos (los políticos) deben dar explicaciones y recibir críticas (lo cual está muy bien), y otros (tertulianos/periodistas) pueden opinar, argumentar, rebatir y contrargumentar, pero no están obligados a dar explicaciones de su propia trayectoria, no estamos jugando limpio.

Cada vez es más frecuente encontrar en nuestras televisiones reyertas políticas en las que periodistas, a los que no se les exige ninguna legitimidad ética ni honestidad, se permiten dar lecciones morales a los políticos. Como vemos, hasta se pueden permitir no pagar la pensión de sus hijos y siguen dando lecciones de ética. Y encima algunos medios bloquean, o intentan bloquear, la discusión en torno a esa legitimidad. Quizás porque lo siguiente que está sobre la mesa es el criterio profesional para incluir en su nómina de tertulianos que dicen denunciar la corrupción política a periodistas sentenciados por mentir y por no mantener a sus hijos.

La Constitución española (artículo 120) obliga a los jueces a hacer públicas todas las sentencias y ahora resulta que no está bien que los periodistas puedan difundirlas si el afectado es un periodista tertuliano. Hasta la directora de Público tiene que dar explicaciones de por qué publicó la sentencia contra Eduardo Inda.

El periodismo se ha presentado como el cuarto poder, es decir, el que iba a controlar a los otros tres (ejecutivo, legislativo y judicial), el problema es que hemos creado un monstruo que ni es periodismo ni existe órgano institucional ni ciudadano al que tenga que dar explicaciones. Un monstruo que, de todos los poderes, curiosamente es el menos democrático y el que más depende del dinero. Hasta se puede permitir mentir, no pagar la pensión de sus hijos y exigir que no se difunda porque forma parte de su ámbito privado.

Pascual Serrano

Pascual Serrano

Última hora

Opinión

La importancia de la organización popular en las renuncias de Puzder y Flynn

El primero, acusado de robo de sueldos y acoso sexual generalizado en sus empresa, ha renunciado como secretario de Trabajo. El segundo, un conocido islamófobo que se ha referido al Islam como “un cáncer”, ha dimitido como consejero de Seguridad Nacional.

La precaución y el ‘youtuber’

"Cuando en el ámbito del entretenimiento, pensado a menudo para ocultar las tensiones subyacentes, estas se empiezan a manifestar de forma clara es que tenemos un problema con nuestros valores, pero sobre todo con el aparato ideológico que los genera", escribe el autor.

Colabora con La Marea

LOS SOCIOS/AS ESCRIBEN

‘Por qué recuperar la ilusión’

Violeta Martín, socia de La Marea, explica sus razones para apoyar la candidatura Recuperar la Ilusión en la próxima asamblea ciudadana de Podemos

¿Hasta cuándo estos muros?

"Leo por Twitter historias de gente que se queda tirada al otro lado de una frontera, sus vidas rasgadas por una raya imaginaria y una violencia muy real", denuncia el autor.

TUS ARTÍCULOS

Podemos y el tercer mandato que Iglesias prefirió silenciar

"Si quiere 'parecerse a la gente' tendrá que exponer a su organización a las lógicas propias de un tejido social diverso, multiforme y acentrado. Un lenguaje reñido con la vocación centralista y 'representativa' de los partidos y de las instituciones", escribe Alberto Azcárate.

Enseñanza: maquillaje o pacto imposible

"El tan manido 'Pacto por la Educación', en todo caso y si se da, va a consistir en un simple maquillaje de la actual LOE-LOMCE", reflexiona Francisco Delgado, presidente de Europa Laica.

La renta básica frente a la esclavitud moderna

Isabel Franco, diputada de Podemos, argumenta por qué considera imprescindible implantar una renta básica en España.