lamarea.com

Internacional

El día después: Los Estados Divididos de América

“El desafío para los medios y los intelectuales de izquierdas será encontrar formas constructivas de crítica e información que no profundicen más la división cultural entre los que gozan de una educación universitaria y los que no”.

09 Noviembre 2016
16:12
Compartir
El día después: Los Estados Divididos de América

Oberlin, Ohio. Como en una buena tragedia, los dioses han fulminado la hubris. La arrogancia ha quedado castigada, y cómo: la de los analistas y comentaristas; la de los medios; la de las élites políticas y económicas; y sobre todo la arrogancia de la propia Hillary Clinton, que pensaba desde hacía años que tenía un derecho cuasi dinástico a la candidatura del Partido Demócrata y a la Presidencia. Su humillación ha sido total.

La victoria —eso sí, ajustadísima— de Trump, que ni siquiera tenía el apoyo incondicional de su propio partido y que recaudó para su campaña poco más de la mitad de los fondos con que contaba Clinton, es en un sentido perverso un triunfo de la democracia. Marca la bancarrota de una socialdemocracia “moderada”, cómplice de un sistema profundamente injusto e inhumano que Clinton no estaba dispuesta a cambiar en lo esencial.

Aun así, aquí en Ohio esta mañana nos ha pillado desorientados y mareados, incrédulos, al borde de la desesperación. Así como en el resto del cinturón de óxido —los Estados de Pennsylvania, Ohio, Michigan y Wisconsin convertidos en un desierto de fábricas abandonadas; ciudades como Detroit y Cleveland, empobrecidas y medio despobladas— los demócratas perdieron pedazos cruciales del voto obrero, siempre crucial como contrapeso del voto blanco rural, profundamente conservador, anti-intelectual y receloso de las culturas urbanas.

¿Se veía venir? Claro que sí. Incluso aquí en el condado de Lorain, bastión obrero industrial y por tanto demócrata, pululaban los carteles de Trump y escaseaba el entusiasmo por la candidatura clintoniana, cuyas promesas sonaban hueras y formulaicas. No quedaba nada claro que Clinton representara los intereses de la clase obrera, ni mucho menos la clase obrera blanca. Mucha gente aquí, que en los últimos 15 años ha vivido la destrucción salvaje de lo que recuerdan como un mundo basado en la solidaridad, la fuerza sindical y la posibilidad real del avance social, se sentía ignorada y, peor, despreciada. Y no le faltaba razón.

Aunque algunos líderes del Partido Republicano, incluido el gobernador de Ohio, John Kasich, le negaron el apoyo a Trump, los votantes se movilizaron en masa. Las encuestas a pie de urna dan una clave de su éxito. El rechazo que generó Trump —su conducta poco presidencial, sus salidas de tono, su salacidad, su obvia falta de preparación— fue bastante menor de lo esperado. En Florida, por ejemplo, Clinton sólo se hizo con un 51% del voto femenino. Trump, en cambio, acaparó más de un 80% del electorado evangélico a nivel nacional.

Este voto religioso quizá fuera el más estratégico de todos: nadie con dos dedos de frente se cree que Trump represente ni el más mínimo de los valores bíblicos. Pero una presidencia de Clinton habría significado el final del sueño moral —nada cínico, por cierto— que llevan acariciando los conservadores cristianos desde mediados de los años setenta: revertir la decisión de la Corte Suprema en el caso de Roe v. Wade, que legaliza el aborto.

¿Y ahora qué? Hace una semana decía que el cuerpo político estadounidense —su esfera pública, sus instituciones y su sociedad civil— es más resistente de lo que parece. Esa resistencia se pondrá a prueba. Así como durante los ocho años de la presidencia de George W. Bush, la de Trump garantizará un suministro continuo de material de burla e indignación; así como Bush, Trump es un paleto que domina mal su propio idioma, nunca lee un libro y es el mal gusto encarnado. Todo lo opuesto de Obama, al que las élites sí podían considerar uno de los suyos. En cuanto a medidas políticas, es difícil saber qué esperar de Trump. ¿Su absoluta falta de principios podrá traducirse en una especie de pragmatismo moderado a lo Bloomberg? ¿O su absoluta falta de preparación y paciencia significará que su gobierno quedará en manos de una pandilla de cínicos reaccionarios a lo Cheney?

Pase lo que pase, el desafío para los medios y los intelectuales de izquierdas será encontrar formas constructivas de crítica e información que no profundicen más la división cultural —más aguda que nunca, y no sólo en Estados Unidos sino también en Europa— entre los que gozan de una educación universitaria y los que no. Fue en parte el modo en que medios e intelectuales se burlaban del anti-intelectualismo de Trump y sus seguidores el que acabó por reforzar al candidato republicano.  Al Partido Demócrata, mientras tanto, le queda mucho trabajo por delante.

Sebastiaan Faber

Sebastiaan Faber

Última hora

LM47 – MARZO 2017

Los socios/as escriben

Excelencia es no poner lavadoras

"Excelencia es echarle más horas. Excelencia es no poner lavadoras", escribe Álex Gaita.

Tus artículos

Sin ingresos no hay derechos

"La excusa es sencilla: 'No hay dinero'. Sí que lo hubo para el rescate bancario, para proteger a La Trama mediante la modificación del artículo 135 de la Constitución. Quieren que vivamos del aire para mantener sus privilegios", sostiene la diputada de Podemos Isabel Franco.