lamarea.com

Jueves 27 Julio 2017

Opinión

La Brunete de Pana da el golpe en Ferraz

Felipe González fue el encargado de lanzar el mensaje a través de las ondas radiofónicas de la Cadena SER para comenzar el alzamiento contra Pedro Sánchez

29 Septiembre 2016
09:01
Compartir
La Brunete de Pana da el golpe en Ferraz
Cuadro de Goya imaginando luchas intestinas entre compañeros

MADRID // Una entrevista de Felipe González en la Cadena SER, que más parecía una declaración institucional y solemne que otra cosa, dio paso a las hostilidades y desató la tarde de cuchillos largos en el seno del PSOE. Hasta ayer, las escaramuzas se habían venido realizando entre bambalinas, de forma sibilina, por detrás, con mensajes velados y conversaciones con periodistas. Felipe González narró su propio “Las tertulias de Madrid” para que su facción se levantara en armas contra el actual secretario general del PSOE. El guión de la entrevista a Felipe Gonzalez nos dejó una de las confesiones subliminales más vergonzosas de la historia:

“Nunca hemos tenido peor resultado en el País Vasco, a pesar de las cosas que hicimos… , , “. Una frase que no estaba en el plan: cuando te sientes tan relajado dices cosas que no debes. La escaleta de la entrevista iba orientada hacia otro punto: “Me siento engañado, Pedro Sánchez me prometió que se abstendría”. Dos de los tres tentáculos del triunvirato de influencia socialista en la sombra [Cebrián, González y Fainé] unidos para poner en marcha su particular operación Galaxia contra la dirección de Ferraz. La Brunete de Pana comenzaba el golpe de mando con los micrófonos de la SER como altavoz del pronunciamiento.

El mandato de Pedro Sánchez ha sido una historia de traiciones. Antonio Pradas entregó ayer las 17 dimisiones que quieren moverle la silla. Pradas fue junto a Luz Rodríguez, otra de las dimisionarias, el que llevó los avales de la candidatura de Sánchez a Ferraz. Todos querían a Pedro Sánchez de temporero para que Eduardo Madina no lograra la victoria y así allanarle el camino a Susana Díaz hasta que ganara unas elecciones y la legitimidad suficiente para cruzar Despeñaperros.

Sánchez logró la victoria con el apoyo de Tomás Gómez, al que pagó limpiándole del PSM a pesar de haber ganado unas primarias. Para lograrlo se valió de El País, que con una campaña concertada acusó a Gómez de haberse lucrado con el tranvía de Parla (acusación que quedaría en nada al ser archivado el caso). Luena salió muy indignado en rueda de prensa y le montaron una gestora. A los pocos días el diario de Cebrián publicó una encuesta increíble en la que, gracias a la decisión de Sánchez, el PSOE subía más de 8 puntos en sólo una semana. La realidad electoral fue mucho más dramática para los socialistas en Madrid.

Juan Luis Cebrián, acostumbrado a influir de manera tan crucial en el PSOE, no podía dejar de intentarlo con la cabeza de la dirección. Los editoriales del diario de PRISA comenzaron a conformar un relato que ponía a Pedro Sánchez como un irresponsable por mantener su compromiso electoral de votar en contra de la investidura de Mariano Rajoy. Su táctica de presión para evitar por todos los medios que intentara un acercamiento con Podemos y los independentistas no sólo no conseguía su resultado, sino que enrocaba más aún a Pedro Sánchez. El líder del PSOE veía como única salida para su supervivencia ser presidente del Gobierno, consciente de que tras una abstención a un gobierno del PP sería laminado en un próximo Congreso por los que ahora han dimitido.

El País criticaba en sus editoriales que Pedro Sánchez no tuviera un plan alternativo y, cuando lo proponía, le llamaba irresponsable por tenerlo.

Tras la investidura fallida de Mariano Rajoy, el diario de Cebrián reprobaba que el líder del PSOE no planteara una solución para evitar las terceras elecciones:

“Es legítimo que Pedro Sánchez se niegue tanto a apoyar al PP como a permitirle gobernar en minoría; tiene argumentos para justificarlo, incluso para no pedir nada a cambio de mover su posición, ni siquiera la renuncia del candidato. Pero es inexcusable que no explique en qué otra solución ha pensado”.

Sólo 20 días después de ese reproche, El País publicaba otro editorial en el que cuestionaba de forma durísima “la deriva de Sánchez” por proponer una solución a las terceras elecciones. El Gobierno alternativo a Rajoy era inaceptable para el otrora periódico progresista.

“En vez de plantear una deriva que conduce hacia la ingobernabilidad en España y que agudizará la crisis de su partido, Sánchez debería abrir un tiempo de análisis y debate interno. La supervivencia de un Partido Socialista moderado, reformista y con vocación de gobernar y mejorar España, no de ser el primero del pelotón de perdedores, debería de ser ahora la prioridad absoluta de todo aquel que sienta lealtad a las siglas del PSOE”.

Hoy, El País ha considerado que tiene la solución para “salvar al PSOE”. Es una autoproclamación muy habitual en los que promueven golpes de mano hacia los líderes elegidos democráticamente considerar que su solución es la salvadora. Salvapatrias se suelen llamar. El vergonzoso editorial llega a la descalificación personal contra Pedro Sánchez por no tolerar apartarse ante el levantamiento de las efigies predominantes de la cultura de la Transición.

Sánchez ha resultado no ser un dirigente cabal, sino un insensato sin escrúpulos que no duda en destruir el partido que con tanto desacierto ha dirigido antes que reconocer su enorme fracaso”.

Las maniobras contra Pedro Sánchez no excusan el comportamiento del actual secretario general del PSOE, que no se atrinchera en el “no” a Rajoy por un convencimiento ideológico, sino por simple ambición personal y de poder. Sánchez es un socioliberal mucho más próximo a Ciudadanos y a la economía de Luis Garicano que a la izquierda tradicional. Su verdadera posición es la del pacto firmado con Albert Rivera, una postura hegemónica del extremo centro que no cuestiona el statu quo económico surgido de la tercera vía socialdemócrata de Anthony Giddens. Pedro Sánchez es el que defendía de manera entusiasta la reforma del artículo 135 de la Constitución y el que hablaba de la necesidad del “mestizaje ideológico”. No llega a plantear el pacto con Podemos y nacionalistas por un proceso de reconversión ideológico, sino porque es lo único que le permite su supervivencia.

La guerra sin cuartel abierta en el PSOE no tiene ganadores en el corto plazo. Todos tendrán que heredar. Susana Díaz es experta en estas formas de adquisición del poder, una posición muy complicada que se antoja especialmente difícil si los triunfadores son los dimisionarios. La idea es que el golpe contra Sánchez se da porque no quiere otorgar el poder a Rajoy. Este relato es demoledor para la dirección entrante de los críticos, que ya sea en unas terceras elecciones, o tras una legislatura corta, tendrá a Podemos a su izquierda dispuesto a devorar al PSOE. Una increíble oportunidad que ni Pablo Iglesias habría podido soñar. La desaparición del PSOE no es una utopía, pero ya no será Pedro Sánchez el único enterrador. Una historia de ambiciones, traiciones y editoriales habrá sido responsable de la muerte del partido surgido tras Suresnes.

faldon_noticias

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

LM51 – Julio/Agosto 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La errática política migratoria italiana

"Las ventas de armamento de Italia aumentan a un ritmo vertiginoso, lo que alimenta las guerras olvidadas que llenan las pateras".

Tus artículos

Alsasua: resucitar a ETA a toda costa

"Con ese caldo de cultivo no es extraño que organismos judiciales aporten su grano de arena en esa cerrazón por resucitar a ETA", escribe Gonzalo del Campo.