lamarea.com

Domingo 25 Junio 2017

Opinión

Con Pablo Iglesias sí nos atrevemos

El plante de la prensa a Pablo Iglesias muestra la debilidad de un sector que sólo se atreve a mostrarse digno con algunos

22 Abril 2016
11:34
Compartir
Con Pablo Iglesias sí nos atrevemos

Nuestro gremio tuvo ayer un ataque de dignidad. Se plantó y reaccionó con orgullo y gallardía a los comentarios de poca altura de Pablo Iglesias sobre Álvaro Carvajal, periodista del diario El Mundo. El líder de Podemos utilizó a un trabajador para ejemplificar la penosa situación de los medios de comunicación y la escasa libertad que los periodistas tenemos para ejercer nuestro trabajo.

Habría que recordar a Pablo Iglesias que los trabajadores de los medios de comunicación no somos diferentes a los de la Guardia Civil y la Policía, para los que sí se ha mostrado cercano, y que nuestra precariedad es la que nos impide hacer un periodismo de mayor calidad. Por otro lado, a los medios como éste en el que escribo -en el que no tenemos detrás a grandes corporaciones ni a nadie del IBEX 35 que nos financie y marque la línea editorial-, nos ha negado entrevistas porque no le gustaba lo que algunos, aquí, escribían. Pero el negociado de este artículo es la autocrítica periodística.

Nos hemos puesto estupendos. Pablo Iglesias denunciaba que en algunos medios de comunicación atizar a Podemos era motivo de ascenso profesional y aplauso entre los jefes, y le damos la razón montando un numerito victimista, haciendo al periodista protagonista y dando argumentos a sus adversarios políticos que aprovecharon el suceso para utilizarnos.

Si queríamos darle la razón a Pablo Iglesias había maneras menos vergonzosas para la profesión de hacerlo. Durante muchos años hemos aguantado todo tipo de vejaciones profesionales sin levantarnos, ni por supuesto plantarnos, más allá de patalear un poco por las redes sociales y dejar muy claro todo lo que nos indigna que se hagan ruedas de prensa sin preguntas o que Moncloa pacte preguntas con sus periodistas afines para esquivar la agenda.

Hemos tolerado que un periodista cobre 70 euros por una crónica en Siria y que no se paguen las colaboraciones. La mayoría aplaudió que se cerrarán medios como Egin o Egunkaria, y miraron para otro lado cuando el Tribunal Supremo decidió que el cierre fue ilegal e injusto. ¿Y ahora queremos hacer creer que el peligro para el periodismo es Pablo Iglesias?

Los periodistas tenemos ideología, sobre todo los que dicen no tenerla; los periodistas no somos intocables y los periodistas estamos constantemente siendo presionados por élites políticas y económicas, excepto los que son notarios de las oligarquías. Pero si aplicamos nuestra queja sólo a aquellos que no van a tener repercusión sobre nuestra estabilidad laboral estamos faltando a nuestro deber profesional y quedando en evidencia ante los lectores y la opinión pública.

En España hemos aguantado que el rey Juan Carlos nos eche la bronca por informar sobre su salud y hemos respondido con risas y agachando la cabeza. Hemos soportado que Federico Trillo humillara a la periodista Sonia Martín lanzándole un euro por preguntar sobre las armas de destrucción masiva en Iraq, y seguiremos soportando lo que haga falta porque hay plantes que salen caros.

Nuestro trabajo es contar lo que ocurre, y para eso hay que ir a donde está la noticia. Sin periodistas haciendo fotografías al plasma nadie podría hacer bromas sobre Rajoy dentro de una televisión. Aunque supongo que los compañeros que ayer fueron noticia volverán a actuar de igual manera cuando Esperanza Aguirre insulte a los profesionales de La Sexta llamándoles “La Secta”, o cuando ABC pacte con Moncloa preguntas para evitar a los demás hacer su trabajo.

Nosotros no somos los protagonistas, y la sobreactuación que nuestra profesión tuvo ayer en el acto con Pablo Iglesias es un síntoma de nuestra debilidad.

faldon_noticias

Antonio Maestre

Antonio Maestre

Periodista y Documentalista. Aspirante a imitador de Günter Wallraff.

Última hora

LM50 – Junio 2017

Los socios/as escriben

Mi historia de…

Marcelino García, socio usuario de MásPúblico, editora de 'La Marea', explica su historia de amor con el medio de comunicación del que es propietario y también con el cooperativismo.

Tus artículos

Todavía dura el silencio del dolor

"A mí me gustaría saber cuántas de esas personas que desfilarán por el orgullo han sacado los colores en sus puestos de trabajo a quienes suelen usar expresiones homófobas o reírse de nosotros", escribe Sonia Gatius