lamarea.com

Miércoles 23 Agosto 2017

Internacional

Los vientos de guerra vuelven al Sáhara tras 25 años de alto el fuego

Lo que en apariencia puede parecer un nuevo capricho diplomático del rey de Marruecos, está siendo interpretado como una declaración de guerra por parte del Polisario.

23 Marzo 2016
12:00
Compartir
Los vientos de guerra vuelven al Sáhara tras 25 años de alto el fuego
Hombre saharaui con turbante cerca del campamento de refugiados de Dajla, Tindouf. Foto: José Bautista.

La crisis de los refugiados, la visita de Obama a Cuba y el atentado en Bruselas están eclipsando un problema de primer orden para España: el Frente Polisario y Marruecos nunca habían estado tan cerca de volver a las armas desde que en 1991 firmaron la paz en aras a un referéndum de autodeterminación que nunca llegó a celebrarse. La tensión en la zona no alcanzó niveles similares ni siquiera cuando las autoridades marroquíes aplastaron el campamento protesta que los saharauis montaron cerca de El Aaiún a finales de 2010 y que se saldó con decenas de víctimas mortales y desaparecidos.

Tras expulsar este fin de semana a 84 funcionarios de la MINURSO que trabajaban en El Aaiún, capital del Sáhara Occidental bajo control marroquí, este martes Rabat pidió a la ONU el nombre de sus 28 funcionarios que aún permanecen sobre el terreno para velar por la paz y, en teoría, organizar el plebiscito. Además, las autoridades alauíes ordenaron el cierre de la oficina militar desde la que la ONU supervisa el alto el fuego en la que fuera provincia -que no solo colonia- de España hasta 1975. De esta forma el rey Mohamed VI responde al “ultraje” que, según el Gobierno marroquí, profirió Ban Ki-moon, secretario general de la ONU, al utilizar el término “ocupación” para referirse a la presencia marroquí en el Sáhara Occidental. Para mayor enfado de Marruecos, Ban Ki-moon pronunció la palabra prohibida durante su visita a los campamentos de refugiados saharauis en Argelia a principios de marzo.

Tal es el enfado de Rabat que hasta amenazó con retirar a los 2.300 cascos azules marroquíes que operan en África. Lo que en apariencia puede parecer un nuevo capricho diplomático del monarca alauí, está siendo interpretado como una declaración de guerra por parte del Polisario: ambos rivales firmaron la paz en 1991 para celebrar un referéndum de autodeterminación, tal y como estipula la legislación internacional -en concreto la resolución 1514 de la Asamblea General de la ONU-, pero al poner fin a la MINURSO, misión creada para este fin, Marruecos “induce al retorno al enfrentamiento bélico”, declaró el ministro saharaui de Asuntos Exteriores en una carta pública.

Este lunes el presidente saharaui y líder del Frente Polisario, Mohamed Abdelaziz, llamó a filas a todos sus efectivos, mientras que la televisión pública saharaui difundió un vídeo en el que por primera vez muestra cientos de tanques, lanzamisiles y radares listos para entrar en combate. Al otro lado del muro marroquí que divide el Sáhara Occidental, otro vídeo grabado el lunes de madrugada muestra el despliegue de tanques marroquíes en El Aaiún.

Algunos analistas restan importancia a esta escalada de tensión argumentando que el Polisario no tiene músculo militar para enfrentarse a Marruecos, aunque otros expertos opinan que el punto fuerte que permitió a los saharauis plantar cara a Marruecos durante 16 años de guerra fue su conocimiento del desierto y el componente moral, talón de Aquiles de los mal pagados soldados de Rabat que motivó cientos de deserciones durante la guerra.

Parar los pies a Marruecos

No obstante, el tablero internacional y sus piezas han cambiado en los últimos meses. Por un lado, Ban Ki-moon ha tomado cartas en el asunto y por primera vez ha pedido al Consejo de Seguridad que pare los pies a Marruecos. De momento, Francia, Estados Unidos y España (miembro no permanente del Consejo) no han respondido a sus peticiones ni han aclarado su intención de renovar el mandato de la MINURSO, que caduca en abril de este año.

Francia cada vez tiene más dificultades para mantener el juego de malabares sobre el que se establece su relación con Argelia, su principal proveedor de gas, y Marruecos, que usa su información antiterrorista para mantener la protección de París, mientras que en los últimos años Estados Unidos condecoró a activistas saharauis y presionó a Marruecos, según cables filtrados por Wikileaks y el hacker apodado Chris Coleman.

Argelia, país que desde 1975 acoge a al menos 160.000 refugiados saharauis y principal aliado del Frente Polisario, mantiene como presidente de iure al octogenario Bouteflika, que lleva sin aparecer en público desde junio de 2015. Lo cierto es que el presupuesto militar argelino se disparó en un 124% entre 2009 y 2014, pero el desconocimiento sobre los verdaderos dirigentes del país más grande de África mantiene la incertidumbre sobre su grado de implicación ante un eventual conflicto armado.

Marruecos parece dispuesto a cualquier aventura mientras su credibilidad se tambalea dentro y fuera del país. Sus rifirrafes con la ONU se suman al cese de relaciones con la Unión Europea en febrero de este año y a la expulsión en 2015 de Amnistía Internacional y Human Rights Watch, tan solo un año después de la filtración de cables secretos que destaparon el esquema de sobornos del espionaje marroquí para comprar el favor de periodistas y trabajadores de Naciones Unidas, incluidos varios altos funcionarios del Alto Comisionado para los Derechos Humanos que presionaron con éxito para evitar que la MINURSO informara sobre violaciones de derechos humanos cometidas por Marruecos en el Sáhara Occidental.

La población saharaui permanece dividida entre quienes sufren la represión política y cultural en los territorios ocupados por Marruecos y quienes sobreviven en los campamentos de refugiados de Tindouf, a donde cada vez llega menos ayuda humanitaria. Las voces que aclaman el regreso a las armas crecen entre estos últimos, particularmente entre los jóvenes saharauis que ven en las armas su única alternativa para poner fin al destierro en la hamada argelina.

Mientras Marruecos desmantela a toda velocidad los mecanismos que mantienen el status quo y la paz en el Sáhara Occidental desde 1991, el Gobierno español hace la vista gorda y evade su responsabilidad como potencia administradora del último territorio africano pendiente de descolonización.

José Bautista

José Bautista

0 comentarios

No hay comentarios

There are no comments at the moment, do you want to add one?

Escribir un comentario

Escribir un comentario

No se publicará tu dirección de email.
Los campos obligatorios están marcados con *

Última hora

LM51 – Julio/Agosto 2017

Los socios/as escriben

Las Olimpiadas Obreras

La Internacional Deportiva Obrera Socialista, organización de la Internacional Socialista, fue la encargada de organizar las Olimpiadas Obreras en el período de entreguerras, recuerda Luis Miguel García, socio cooperativista de 'La Marea'

Tus artículos

Terroristas haciéndose ‘selfies’: de qué hablamos cuando hablamos de la ideología del terrorismo yihadista global

"El “integrista” islámico no es íntegramente islamista; su particular islamismo sólo puede sobrevivir, como si dijéramos, mezclado con el elemento que lo niega, empotrado en una subjetividad neoliberal que impera globalmente y que hace de su necesidad goce. ¿Cómo explicar, si no, el 'selfie'?", argumenta el profesor Víctor Pueyo