lamarea.com

Miércoles 24 Mayo 2017

Medio ambiente

El papel de las ciudades en la lucha contra el cambio climático

El arquitecto Fernando Prats recordó que “las ciudades concentran el 50% de la población mundial, y vamos hacia el 70%. En sus espacios se genera el 80% del PIB a nivel europeo”.
En el caso de Madrid, la responsable de Medio ambiente, Inés Sabanés, recordó que el ayuntamiento se compromete a reducir emisiones en un 35-50% para 2020.

17 Febrero 2016
01:56
Compartir
El papel de las ciudades en la lucha contra el cambio climático
Imagen de la campaña #STOPCambioClimático del grupo europeo de Los Verdes. EQUO

Bajo el título Tic-Tac, Tic-Tac… El cambio climático. Urgencia de nuevas políticas en la ciudad y el territorio, el Círculo de Bellas Artes de Madrid acogió este martes un debate para poner sobre la mesa las distintas iniciativas que se han de poner en marcha en la lucha contra el calentamiento global. En la charla, organizada por Club de Debates Urbanos y moderada por Antonio Serrano, presidente de la Asociación Interprofesional de Ordenación del Territorio (Fundicot), intervinieron la ex ministra de Medio Ambiente y miembro de la Global Ocean Commission Cristina Narbona, el arquitecto Fernando Prats y la Concejala del Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Inés Sabanés.

Serrano arrancó el acto haciendo un breve repaso de la situación actual en materia de cambio climático. “La actuación del hombre desde el desarrollo industrial ha provocado que desde 1890 se haya ido incrementando la temperatura un grado de media en el conjunto del planeta. De seguir a este ritmo y no hacer nada, se alcanzarían los 4,6 grados para el año 2100″. Asimismo, Serrano repasó cuáles son los causantes de los gases de efecto invernadero, los principales países emisores y las consecuencias: subida del nivel del mar, hambrunas, catástrofes naturales, sequías e inundaciones, problemas de salud, pérdida de la biodiversidad, etc.

El arquitecto Fernando Prats fue el más contundente de la mesa. “Nos estamos jugando la vida tal y como la conocemos”, denunció. “No tenemos un siglo, ni 80 ni 50 años: hay que arrancar ya con cambios profundos, que se lleven a cabo en 30 años como mucho”. Prats recordó una frase pronunciada por un periodista a la conclusión de la COP21: “Para lo que se esperaba, el acuerdo ha sido un milagro. Para lo que se necesitaba, ha sido un desastre”.

Prats apuntó directamente a las ciudades y a la responsabilidad que sus responsables políticos tienen en la lucha contra el cambio climático. “Las ciudades concentran el 50% de la población mundial, y vamos hacia el 70%. En sus espacios se genera el 80% del PIB a nivel europeo. Sin las ciudades no hay nada que hacer en esta materia”.

Respecto a los nuevos gobiernos que se han hecho cargo de las principales urbes españolas, Prats señaló que “las cosas no están avanzando a la velocidad que debería. Tampoco por parte de los nuevos partidos políticos. Tenemos un déficit en esta materia que tiene que ver con que se considera que este no es un tema rentable electoralmente”, denunció. “Tenemos que exigir una hoja de ruta urgente, y de manera muy especial a estos nueve grandes ayuntamientos que gobiernan ciudades con más de 6,5 millones de personas”.

En ese sentido, Inés Sabanés apuntó la dificultad a las que se enfrenta el equipo municipal en esta materia. “Hace 20 años, Álvarez del Manzano decía que el Día Sin Coches atentaba contra la libertad individual. Ahora nos encontramos con que el discurso permanece casi intacto, liderado de forma muy especial por Esperanza Aguirre”.

Sabanés explicó que “las ciudades van adquiriendo cada vez más relevancia en los acuerdos internacionales, conscientes de su propia situación y de la contribución que pueden y deben ofrecer a la lucha global contra el cambio climático”. En el caso de Madrid, recordó que “se ha planteado un reducción del 35-40% para el 2020″. Tenemos que dar el paso a un modelo más sostenible, a una ciudad mucho más integradora, que también es una ciudad mucho más moderna”, sentenció.

Cristina Narbona fue la primera en tomar el turno de palabra. La ex ministra apuntó que “la lucha contra el cambio climático es un problema de voluntad política”, y enfatizó que “el cambio climático es un paradigma económico, pero está teniendo consecuencias a todos los niveles”, denunció.

Hacia el colapso

Para la ex ministra Cristina Narbona, el momento de tomar medidas es ahora. “Hace 20 años, la comunidad científica no conseguía poner negro sobre blanco en esta materia, ni denunciaba de manera tan nítida que el calentamiento global está provocado por el modelo económico dominante. Al mismo tiempo, los efectos del cambio climático ya están aquí. Somos la primera generación viva en el planeta que tiene el conocmiento del colapso al que nos encaminamos. Y al mismo tiempo, somos la primera generación que puede evitar ese colapso”, subrayó Narbona.

En ese sentido, y “más allá de acuerdos como el de la reciente COP21”, Narbona destacó que “empieza la hora de los ciudadanos: ellos son los únicos que van a poder sancionar a los gobiernos nacionales, recgionales y locales sin incumplen con los compromisos. Narbona recordó, asimismo, que está en manos de la ciudadanía tomar medidas eficaces en la lucha contra el cambio climático. Y puso un ejemplo: “Si sabemos que el 20% de las emisiones de efecto invernadero están asociadas al consumo de proteínas de origen animal, ¿a qué estamos esperando para acometer un cambio de hábitos sin necesidad de que nos lo diga ningún gobierno?”, se preguntó. Del mismo modo, reconoció que, “tradicionalmente, las izquierdas y las derechas sólo se han preocupado del crecimiento del PIB como la gran respuesta a todos los problemas de la humanidad”.

 

bannernewsletter

Dani Cabezas

Dani Cabezas

LM49 – Mayo 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La batalla de Svalbard

El cambio climático está conquistando ya la Fortaleza de Svalbard, nuestra Bóveda Global de Semillas, diseñada para ser inexpugnable, recuerda el autor.

Tus artículos

El World Press Photo y la lucha de clases

El World Press Photo no incluye ninguna representación de los beneficiados de las crisis, la miseria y la guerra, argumenta Carlos Hernández Calvo. Sólo muestra las consecuencias sin enseñar a los culpables.