lamarea.com

Martes 25 Abril 2017

Opinión

Oferta de suscripción a La Marea con ‘El puto jefe’

Los lectores pueden aprovechar la oferta de seis números de la revista de La Marea por 23 euros
Con la suscripción, reciben un ejemplar gratuito de ‘El puto jefe’, el último libro de relatos de Isaac Rosa

21 Junio 2015
12:03
Compartir
Oferta de suscripción a La Marea con ‘El puto jefe’

Dos años y medio lleva en los quioscos La Marea, una revista mensual editada por una cooperativa de trabajadores y lectores cargada de reportajes de análisis e investigación. Precisamente esa estructura “empresarial” permite una libertad inigualable a la hora de escribir y unos compromisos éticos básicos, como el de un código que regula nuestra publicidad y cierra el paso a multinacionales, bancos que ejecutan desahucios y otras empresas con criterios poco respetuosos con los derechos humanos.

Todo ello es posible gracias al compromiso de los socios y de los lectores que cada mes acuden al quiosco o se suscriben a la revista para recibirla en casa. Por ese motivo, hemos querido premiar a nuestros lectores y sacamos una nueva oferta de suscripción. Ahora puedes adquirir seis números de la revista de La Marea y el libro El puto jefe de Isaac Rosa por 23 euros.

Tienda_02

El puto jefe recopila los doce relatos escritos por Isaac Rosa en los últimos números de La Marea, precedidos por un prólogo bajo el título ‘Los cuentos no son para el verano’. La ilustración de portada es de Diego Quijano.

Para beneficiarte de esta oferta puedes solicitar ese descuento (30%) en nuestra tienda online introduciendo el código PUTOJEFE6 al iniciar el proceso de compra. ¡Y en unos días recibirás el nuevo número de La Marea y el libro en tu casa!

La Marea

La Marea

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.