lamarea.com

Martes 25 Abril 2017

Economía

Telefónica y su cadena de explotación

Los empleados de las subcontratas de la multinacional se rebelan contra los bajos salarios

01 Mayo 2015
14:07
Compartir
Telefónica y su cadena de explotación
Protesta de trabajadores de Telefónica. RAMÓN SERRA / Fotomovimiento

Artículo publicado en el número de mayo de La Marea, disponible en quioscos y en nuestra tienda virtual

Jornadas laborales de hasta 12 horas diarias, de las cuales sólo cotizan cuatro; trabajo de lunes a domingo y un salario que apenas alcanza los 800 euros al mes, a los que hay que descontar el gasto en carburante y aparcamiento derivado de los desplazamientos para instalar ADSL y fibra óptica o para efectuar reparaciones. Éstas son las condiciones de trabajo que padecen miles de empleados en todo el Estado del eslabón más débil de la cadena de contratas y subcontratas sobre las que se apoya Telefónica para maximizar beneficios: 3.178 millones de euros en 2014, 4.593 millones un año antes.

Tras años de progresiva precarización de las condiciones laborales en la multinacional de telecomunicaciones –y 50.000 empleos fijos menos– desde que el gobierno de Felipe González pusiera las bases para su privatización en 1994 y Aznar la culminase dos años después, la reducción de precios del nuevo contrato ha desatado la batalla: por primera vez, miles de trabajadores y trabajadoras que están subcontratados o trabajan como autónomos para diferentes empresas se han unido en una huelga indefinida para luchar contra su empleador final. “A pesar de llevar tantos días en paro la gente cada vez tiene más ánimos, porque para cobrar un salario de 600 euros es preferible aguantar hasta el final”, expone José Luis Amaro, trabajador de una subcontrata y miembro del comité de huelga de la Comunidad de Madrid.

La coordinación entre los trabajadores tiene un especial valor dada la atomización entre los empleados. Para un mismo trabajo, hay quienes están en plantilla de Telefónica, quienes trabajan para una contrata directa de la compañía, quienes lo hacen para una subcontrata y quienes se hicieron autónomos bajo la promesa de poder alcanzar el mileurismo.

“Lo que nos ha costado más es juntar a toda la gente. En Barcelona hay 1.600 personas que trabajan para Telefónica entre autónomos, empleados de contratas y de subcontratas, la inmensa mayoría sin comité de empresa ni delegados sindicales”, señala Josep Bel, empleado de la compañía y miembro del sindicato Co.Bas, que asesora a los trabajadores en un paro que ha rebasado la función de los sindicatos mayoritarios, que se subieron a la ola posteriormente convocando paros de dos días semanales. “Están haciendo asambleas abiertas, unitarias, recuperando la mejor tradición del 15-M y de la democracia de base. Una persona, un voto, sean de la empresa que sean”, detalla Bel.

Los trabajadores calculan el seguimiento de la huelga en el 85%, sobre todo en Madrid y Barcelona. El nuevo convenio en bucle, que afecta a unos 20.000 trabajadores y que la multinacional renueva con las contratas cada tres años, implicaría que un empleado de subcontrata difícilmente pudiese alcanzar los 600 euros mensuales, denuncia José Luis Amaro.

Diferencia de plantilla

En 2012, se rebajaron los baremos en un 30%. Pese a que tras estallar la movilización Telefónica aseguró que prorrogaría los contratos actuales, los huelguistas ya no se conforman con parar el nuevo convenio. Piden que se deroguen los “contratos bucle”, que todos los empleados cobren lo mismo por el mismo trabajo –el sueldo mínimo en Telefónica es de 1.700 euros mensuales–, y que todo aquel que lo desee pueda integrarse en la plantilla.

“Queremos lo que cualquier trabajador, un contrato de ocho horas y unas condiciones dignas, porque lo de ahora es una esclavización, y estamos trabajando para una multinacional que todos los años tiene unos beneficios abismales”, apunta Amaro. Explica que hace 17 años, cuando entró a trabajar en Telefónica, le ponían “el coche y la gasolina, dos pagas extra… Ha habido un cambio radical. Hay compañeros que llevan 22 años trabajando para la empresa y han perdido la vivienda porque no podían pagarla”.

Mientras, en la parte noble de la cadena se instalan ex políticos del PP como Eduardo Zaplana –con un salario de 600.000 euros anuales– y del PSOE, como Javier de Paz, que en 2012 percibió 1,07 millones de euros. El presidente de la compañía, César Alierta, se embolsó 6,7 millones de euros en 2014, un 16% más que el año anterior. El día en que detuvieron a Rodrigo Rato, éste seguía siendo asesor de Telefónica para Latinoamérica, puesto remunerado con 100.000 euros anuales.

faldon_noticias

Brais Benítez

Brais Benítez

  • Pingback: Telefonica eta Moviestarren dena da prekario, baita langileen greba ere | Xehe()

  • CRN

    Las Huelgas en este pais estan mal pensadas, puesto que en vez de cortes lo que tendría que hacer es manipular los servicios para aumentar la velocidad de los clientes o darles mas canales de television y por consiguiente realmente hacer perder dinero a la empresa que es lo que realmente ahora les duele. Por que que dejen sin servicio la verdad les da absolutamente igual.

  • bernardo

    Y la empresa remposable Abengoa,Abentel y telefonica,Jazztel y Vodafon lo conciente

  • Como ya han comentado, es escandaloso que haya unos salarios tan bajos cuando la cúpula tiene unos beneficios tan altos y con el beneplácito de los grandes partidos que tienen asesores y puestos en la ejecutiva.

    Así nos va.

    Tenemos lo que nos merecemos.

  • Mancuso

    Muy podrida tiene que estar una sociedad que permite condiciones laborales del S XIX en empresas cuyos dirigentes tienen unos ingresos indecentemente altos.
    No solo la normativa laboral debería desandar parte del camino que ha tomado los últimos años sino que la administración debería dotarse de medios (inspectores) para luchar contra esta lacra de abusos a los trabajadores.

  • benicadell

    No olvidemos el voto cautivo de ese pequeño accionista que se cree un gran inversor con a lo mejor 100 euros en acciones y que seguramente votará ppsoe para que no nacionalicen su inversión jeje. De pena. Cuantos pequeños accionistas- voto cautivo ppsoe- tiene telefónica?

  • mique

    No debemos olvidar que Urdangarín, también pertenecía a ese selecto grupete de “asesores” tan bien remunerados como inútiles.

  • Geradon

    Me parece muy bien que pidan unas mejores condiciones laborales, pero no que CORTEN CABLES de internet y teléfono / fibra óptica y dejen totalmente incomunicadas urbanizaciones enteras, barrios, y sobretodo a personas con problemas que necesitan esos servicios.

    De eso en este tipo de entrevistas no se habla, ¿verdad?
    Pues la gente lleva casi un mes entero sin línea.

  • Echoes

    Cuando en 1995 se culminó la privatización de Telefónica, es decir, el grandísimo robo de la mejor empresa pública española, nadie apenas dijo nada en contra. La sociedad española siguió su vida, convenientemente distraída con deportes y sandeces en los medios, y con una falta de conciencia sobre su economía pública, atroz. Han pasado ya veinte años y hemos visto en qué consistieron aquellas privatizaciones de TODO lo público. Que hicieron el PSOE y el PP. Telefónica fue privatizada por el PSOE (1987, Ley de Ordenación de las Telecomunicaciones) y por el PP, en un proceso perfectamente planificado, progresivo, para no levantar alarmas en la sociedad. Tras Telefónica vinieron otras privatizaciones acompañadas de reformas laborales, etc. De Sintel hasta hoy.

LM48 – ABRIL 2017

Última hora

Los socios/as escriben

Enloquecidos

"Parece difícil cambiar este mundo en el que se da culto al dinero, pero dejar de adorarle nosotros sí es algo que está a nuestro alcance".

Tus artículos

Sonríe, imbécil

"Creo que hay un cierto pensamiento dominante que parece exigir a los trabajadores que no solo deben trabajar en condiciones de precariedad sino que además deben hacerlo con buena cara", escribe David Herreros.