lamarea.com

Jueves 25 Mayo 2017

Sociedad

Alberto Cañedo, el alcalde al que la burocracia quitó del cargo

El Primer Edil de Carcaboso, un pueblo de 1.000 habitantes, ha sido inhabilitado 9 años por no contestar a 5 de las 700 preguntas que presentó un edil de la oposición en 2 años

01 Marzo 2015
10:05
Compartir
Alberto Cañedo, el alcalde al que la burocracia quitó del cargo

MADRID // Alberto Cañedo no podrá ser alcalde, al menos durante los próximos nueve años,  los que un juez le ha inhabilitado para ejercer cualquier cargo electo. “No puedo ser ni presidente de mi escalera”, se lamenta sorprendido, resignado y enfadado a partes iguales. ¿El motivo de su suspensión? Condena por prevaricación administrativa.

La historia es larga y difícil de contar y entender. Carcaboso es un pueblo de la provincia de Cáceres de 1.000 habitantes. Desde la llegada de la democracia, y durante 21 años, el poder estuvo en manos del PSOE y la oposición, en las del PP. O al revés, pero con las mismas personas o con cambios de siglas. Son esas cosas que suceden en pequeñas localidades, donde se vota antes a la persona que a unas siglas.

En 2005, una moción de censura llevó a Cañedo, al frente de una plataforma vecinal constituida en partido, a la alcaldía. En 2007 y 2011, revalidó el cargo por mayoría absoluta.

Hasta aquí, todo más o menos normal. El problema para el nuevo alcalde llegó cuando el líder de la oposición comenzó a requerirle por escrito información del ayuntamiento. Acerca de todo, desde licencias de obras hasta detalles de concursos oposiciones o la factura con todos los números a los que se llamaba desde el teléfono municipal, pese a tener tarifa plana.

El ritmo de peticiones fue tal que llegó a las 700 en sólo dos años. Todas eran respondidas en un plazo de tiempo razonable por el pequeño ayuntamiento, pese a lo cual el líder de la oposición, del PSOE, se fue a la justicia ordinaria y le planteó al alcalde una denuncia por lo penal, ya que consideraba que restringía su derecho al acceso a la documentación.

La causa llegó a tener más de 2.000 folios y un CD con documentación. Aunque se archivó el caso en primera instancia, un juez lo reabrió y condenó a Cañedo a nueve años de inhabilitación por un delito continuado de prevaricación administrativa.

El juez estima que el ayuntamiento no contestó a cinco de las peticiones hechas desde la oposición, o al menos no lo hizo en el tiempo y forma que marca la ley.

Alberto Cañedo trabaja en la Confederación Hidrográfica del Tajo como técnico de mantenimiento y no da crédito a lo que le ha sucedido. Desde noviembre ha dejado de ser alcalde aunque sigue hablando con orgullo de su municipio y de todo lo que ha hecho en él. A su juicio todo lo que le pasa sólo tiene que ver con una “vendetta” contra su persona por haber arrebatado lo que otro consideraba suyo. Ahora, llevará el caso al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Contra el TTIP y libre de transgénicos

Si la historia es, cuanto menos, curiosa, Carcaboso también lo es. Desde la llegada de Cañedo al poder, este municipio empezó a hacerse conocido por sus políticas sociales y de sensibilización. La última, el pasado mes de enero, cuando se declaró en contra del TTIP (Tratado de libre comercio entre Europa y EEUU). Antes ya fueron municipio del bien común y zona libre de transgénicos.

Cañedo lo explica: “Lo que hemos hecho es una campaña para trasladar a la gente los peligros que tiene perder la propiedad de las semillas o qué significa consumir productos que han sido tratados genéticamente, cuestiones que no se tratan en las televisiones”.

En el pueblo, también han transformado varios huertos sociales en huertos productivos. Gracias a esta iniciativa, consiguieron que dos personas se dieran de alta como agricultores que producen alimentos ecológicos y que vendan directamente a consumidores.

Los ayuntamientos “no tenemos competencia en empleo”, recuerda el exalcalde, “pero son la administración más cercana. Los vecinos no le van a contar al consejero ni al ministro que tienen los cuatro miembros de la familia en paro. Lo que hemos intentado es que la gente cambie el modelo, se habían acostumbrado a trabajar en la construcción y es importante que vuelvan a la agricultura, a lo más cercano a ellos”.

Desde el ayuntamiento se han realizado diversos cursos de formación en esta línea. Uno de ellos, el de elaboración de conservas vegetales, fue más allá. El Consistorio dispone de una cocina sin uso en un centro de día que está a la espera de un convenio con la Junta de Extremadura. Así que se decidió aprovechar ese espacio, dar de alta un registro sanitario y conseguir que un grupo de personas aprendiesen a hacer mermeladas y conservas vegetales. Uno de los jóvenes se ha salido del grupo y ya ha montado una pequeña industria. También el fontanero del pueblo, que antes había sido peón de albañil, ha encontrado trabajo gracias a una iniciativa de economía social.

Además, durante su mandato, Cañedo recuerda cómo se ha negado a privatizar el agua de su municipio. “Le hacemos boicot al cava, pero le vendemos el agua a Aquagest, que es de Aguas de Barcelona. Eso la gente no lo sabe y no se entiende”, se lamenta. El exalcalde calcula que a su pueblo le hubiesen dado 300.000 euros por privatizar esa gestión, casi la mitad del presupuesto municipal anual.

Todas estas iniciativas han hecho que Carcaboso sea conocido e incluso que en 2011 ganase el premio Conaama a la sostenibilidad en pequeños y medianos municipios. Pero la sentencia definitiva del pasado noviembre ha dejado a este municipio extremeño sin su alcalde. Lorena, su sucesora, empieza a buscar equipo para las próximas elecciones municipales. “Queda mucho por hacer”, explica. Lo primero, asegurarse que no le suceda lo mismo que a su antecesor y que no sea la burocracia la que acabe con ella.

faldon_noticias

Toni Martínez

Toni Martínez

LM49 – Mayo 2017

Última hora

Los socios/as escriben

La batalla de Svalbard

El cambio climático está conquistando ya la Fortaleza de Svalbard, nuestra Bóveda Global de Semillas, diseñada para ser inexpugnable, recuerda el autor.

Tus artículos

El World Press Photo y la lucha de clases

El World Press Photo no incluye ninguna representación de los beneficiados de las crisis, la miseria y la guerra, argumenta Carlos Hernández Calvo. Sólo muestra las consecuencias sin enseñar a los culpables.